Advertisements

Por Kassidy Arena

Cortesía de Iowa Public Radio

Advertisements

 

La lluvia en Des Moines permitió un descanso suficiente para que 100 personas se hicieran ciudadanos de EE.UU. el viernes por la mañana.

 

Debido a las pautas de distanciamiento social y al riesgo de COVID-19, sus ceremonias personales se pospusieron. En su lugar, participaron en una ceremonia de naturalización en coche.

 

La primera ola de nuevos ciudadanos estadounidenses proclamó “Lo haré” después de escuchar el juramento. Luego se subieron a sus autos y se fueron para hacer espacio para que la siguiente ronda de autos se estacionara frente al juez.

 

El Principal Park fue el anfitrión para que las 100 personas se convirtieran en nuevos ciudadanos. Jasmina Rospa fue una de ellas. Dijo que una ceremonia de naturalización en coche era tan buena como una sentada, especialmente con todo el apoyo que tiene.

 

“Es algo diferente pero mientras lo haya hecho, eso es todo, estoy bien por eso. Y además la gente está aquí para apoyarme, así que estoy bien con eso y están aquí para tomarnos fotos, por lo que no es tan diferente de la ceremonia real”, dijo Rospa.

 

Boe Meh esperó su turno de juramento en su coche con su hermana y su sobrina. Le costó encontrar la palabra adecuada para expresar sus sentimientos.

 

“Me siento un poco nerviosa y un tanto emocionada. No sé realmente lo que siento”, dijo Meh con una sonrisa.

 

Meh dijo que el aspecto de la ceremonia de naturalización no le molestaba porque no conocía nada diferente.

 

Con unos diez turnos de ceremonias, Penny Luthens, la administradora de casos en el tribunal federal de Des Moines bloqueó la mayor parte de su día. Antes de la pandemia, la gran ceremonia habría tenido lugar en el partido de béisbol del 4 de julio.

Advertisements

Facebook Comments