Advertisements

Como parte de los esfuerzos para liberar a los inmigrantes de los centros de detención, donde son susceptibles de ser infectados con coronavirus debido a que las instalaciones están confinadas, el viernes 26 de junio de 2020, un juez federal dictaminó que el gobierno de los EE. UU. debe liberar a los niños migrantes detenidos en tres centros de detención familiar antes del 17 de julio de 2020.

 

El último recuento indica que de más de 8,000 inmigrantes bajo custodia de ICE, alrededor de 751 dieron positivo por coronavirus. La jueza Dolly M. Gee, del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Central de California, ordenó que los niños migrantes fueran retirados de los centros de detención administrados por ICE y ubicados en Texas y Pensilvania. La orden requiere que los niños sean entregados a sus padres o al patrocinador apropiado u otros “entornos no congregados libres de COVID disponibles” con el consentimiento otorgado por los padres y tutores de los niños.

 

Esta decisión se aplicará a los niños que residieron en los tres centros de detención durante más de 20 días y según la orden de la juez, la liberación debe ocurrir con “rapidez deliberada”.

 

Los tres centros de detención ubicados en Berks, Pensilvania, el sur de Texas (Dilley) y los centros residenciales familiares del condado de Karnes en Texas albergan a niños de edades entre 1 y 17 años.

Facebook Comments

Advertisements