Advertisements

El racismo sigue vivo y bien. A algunos les gusta atribuir el problema del racismo solo a las grandes ciudades. Desafortunadamente, eso no es verdad. Davenport es más pequeño que Des Moines, pero el racismo está aquí y últimamente ha invadido nuestra comunidades con más frecuencia que antes.

 

Como periodista y activista local, Athena Gilbraith anunció a través de su página de Facebook que su hijo encontró folletos racistas fuera de su casa en el extremo oeste de Davenport, IA. El volante racista está pidiendo “distanciamiento racial” llamando a los blancos a distanciarse de los afroamericanos porque las tasas de infecciones por coronavirus son más altas entre la población afroamericana. Aunque la infección parece afectar más a la población afroamericana e hispana, no tiene nada que ver con el color de la piel de una persona. Es probable que el mayor número de casos de COVID-19 entre las minorías tenga que ver con el hecho de que la mayoría de ellos trabajan en trabajos que fueron designados como esenciales, la falta de recursos y atención médica en esas comunidades también empeoran el brote entre los afroamericanos e hispanos.

 

Aunque extremadamente molesta porque su hijo fue quien encontró estos volantes racistas, Gilbraith declaró que no abandonará su activismo debido a este incidente. Recibió mucho apoyo y algunas compartieron historias similares en su página de Facebook.

 

 

 

 

El racismo se ha vuelto más común en los últimos años. Ya no es un problema solo en grandes ciudades y el último incidente en Davenport lo demuestra.

 

 

 

El sábado pasado, los residentes de Le Claire, IA, realizaron una manifestación en protesta contra estos volantes racistas distribuidos en su ciudad.

 

 

 

 

 

Parece que los pequeños pueblos de Iowa están siendo blanco de estos grupos de odio para difundir su propaganda.

Facebook Comments

Advertisements