Advertisements

Por Kassidy Arena, Radio Pública de Iowa

Todo empezó con un juego de té.

Eso es lo que, según Kate Hoch, inició su proyecto de fabricar y donar muñecas culturalmente específicas para niños refugiados de Afganistán. Ella cose los tradicionales adornos para la cabeza de las muñecas, llamados hijabs y khimars.

Advertisements

Cuando la sobrina de Hoch fue a dejar abrigos y botas a una familia de refugiados afganos en Des Moines, una de las niñas de la familia ayudó a vaciar el coche. La sobrina de Hoch llevaba por casualidad un juego de té en el coche, pero no era una donación.

“Vio el juego de té y pensó que era para ella. Y se le iluminaron los ojos. Y lo cogió. Y a mi sobrina se le derritió el corazón. Le tomó una foto y me la envió. Y yo, no bromeo, se me llenaron los ojos de lágrimas con la mirada de esta niña”, recuerda Hoch.

Hoch sabía que los nuevos refugiados afganos que se instalaban en su estado natal no tenían muchas pertenencias. Pero además, se dio cuenta de que los niños no tenían muchos juguetes, y menos aún juguetes con los que pudieran relacionarse.

“Pensé que esto podría ser una forma de ofrecer algo de consuelo a estos niños y darles una bienvenida, y de eso se trata realmente”, dijo. “Fingir es una manera de que los niños escapen de algunas cosas difíciles que han sucedido en sus vidas. Y las muñecas pueden ser una parte importante de eso”.

Advertisements

La profesora de teatro vive ahora en Cape Cod, en Massachusetts, por lo que envía todo lo que hace a Iowa. Aunque también hay refugiados en Massachusetts, Hoch explicó que ha visto a mucha más gente ofrecer apoyo allí que en Iowa. Descubrió que su ayuda es mucho más necesaria en Iowa.

Hoch creció en Cedar Rapids en una familia de 12 miembros, por lo que, según dijo, sabe lo importante que es para los niños poder llamar a algo suyo.

Algo menos de 1000 refugiados afganos se han instalado en Iowa. dijo Mak Suceska, jefe de la oficina de servicios para refugiados del Departamento de Servicios Humanos de Iowa, en el programa “Iowa Press” de Iowa PBS. Dijo que espera que con el tiempo haya más de 1.000.

“Todo lo que tienen [algunos refugiados] es la ropa que llevan puesta y la misericordia de sus vecinos. Y sus hijos no tienen nada. Y el consuelo que obtienen al tener un muñeco que se parece a ellos, y que pueden sentir que, de alguna manera, están en casa”, dijo Hoch.

Advertisements

Y continuó: “Estos niños, y también los adultos, deben sentir que son uno de tantos y, para mí, si esto realmente conecta con un niño, podría cambiar todas las dificultades que han tenido hasta ese momento. Podría tener un verdadero impacto en ellos”.

Hoch ha enviado 12 muñecas hasta ahora y actualmente está trabajando en 14 más. Espera empezar a enviar muñecas en masa en un futuro próximo. Pero no ha sido un proceso fácil. Dice que le ha resultado difícil encontrar muñecas que se parezcan exactamente a algunos de los niños que vienen de Afganistán. Y si las encuentra, suelen ser más caras.

Por ello, Hoch trabaja con un grupo local sin fines de lucro, Des Moines Refugee Support (DMRS), para ayudar a reunir donaciones. Dice que acepta muñecas de cualquier calidad: “¡Incluso si necesitan rehabilitación, si tienen el pelo nudoso o lo que sea!”.

Hoch también comparte sus patrones de costura con cualquiera que quiera ayudar en su empeño de hacer que los niños se sientan como en casa en Iowa.

Para formar parte del proyecto de Hoch

Puedes enviarle un correo electrónico a [email protected]

O a través de DMRS.

 

 

Facebook Comments

Advertisements