Adiós Adolph’s: El restaurante Adolph’s Mexican Foods en Moline cierra sus puertas después de setenta años.

0
2665
Leslie Carter, owner of Adolph’s Mexican Foods in Moline, hopes that her customers know just how much they meant to her and that her dad knows just how hard she worked to keep his legacy alive and well. Photo by Phil Cunningham / Hola America
Advertisements

Todo el mundo conoce el dicho, cuando una puerta se cierra, otra se abre. Y después de setenta años de servir a los Quad Cities, el restaurante Adolph’s Mexican Foods en la avenida de los Quad Cities en Moline cerrará sus puertas el 24 de diciembre, pero por suerte para sus clientes, mantendrá la puerta del local de East Moline abierta todavía. 

Advertisements

“Creo que descansaremos”, dijo la propietaria de Adolph’s, Leslie Carter, cuando se le preguntó qué harán ella y su familia la primera semana de su cierre.  “Imagino que me despertaré y probablemente no podré conducir en esta dirección sin venir aquí automáticamente.  Será diferente”.

Fue el padre de Leslie, Adolph Pérez, quien puso en marcha Adolph’s, pero el local estuvo de lugar a lugar antes de establecerse en la localidad familiar de Moline que tantos han llegado a amar a lo largo de los años. “El primero (restaurante) fue en East Moline y se llamaba El Sombrero”, explica Carter.  “Luego abrió en Rock Island, junto al puente Centennial. Luego, abrió el local de Moline en la 5ª avenida”.  Fue en 1977 cuando abrieron donde están ahora y Leslie trabajó allí entonces y han trabajado en el negocio todos sus hermanos menos uno. Sus otros hermanos Frank y John abrieron con el tiempo sus propios restaurantes Adolph’s en Milan y en East Moline respectivamente.  El restaurante de East Moline, propiedad de su hermano John desde 1982, será el último Adolph’s que quedará abierto. 

Advertisements
Advertisements

Leslie Carter, propietaria de Adolph’s Mexican Foods en Moline, anunció la semana pasada que su último día abierto será el 24 de diciembre. Su padre, Adolph Perez, fue el fundador del negocio de su familia hace 70 años.
Foto por Phil Cunningham / Hola América

El anuncio de su cierre corrió como la pólvora en las redes sociales la semana pasada y Carter dijo que el amor y el apoyo que ha recibido han sido impresionantes.  “No hay palabras”, dijo Carter. “Nos sentimos abrumados por las historias, las lágrimas y los abrazos.  Sabes que sirves comida, pero no te das cuenta de lo mucho que formas parte de sus celebraciones”.

Bobby Carter, nieto de Adolph y antiguo empleado, compartió algunas historias propias del restaurante de su abuelo a lo largo de los años.  “Supongo que mientras crecía no sabía lo grande que era”, dijo Carter.  “Pero supongo que no lo veíamos así. Cuanto mayor me hago, más lo aprecio”. Y también recuerda haber trabajado junto a sus abuelos a lo largo de los años.  “Ese era su lugar”, explica Carter. “Es triste porque el (restaurante) de Moline era suyo.  Una vez que ya no esté allí, será más doloroso”.

Mientras muchos en la zona corren para conseguir su última comida en el local de Moline, la Sra. Carter espera que sus clientes sigan yendo al local de East Moline dirigido por su hermano y también sepan lo mucho que significaban para ella y que su padre sepa lo duro que trabajó para mantener su legado vivo y bien. “Estamos agradecidos a todos porque sin los clientes no podríamos estar aquí”, dijo Carter. “Estas eran todas sus recetas y no hemos cambiado nada. Hemos mantenido las recetas tal y como él las enseñó. Es su nombre el que aparece en el cartel, no el mío, así que queríamos mantenerlo igual. Y creo que lo hemos conseguido”.

Advertisements

Facebook Comments

Advertisements