ISTANBUL, TURKEY - JULY 29: In this photo illustration, social media apps are seen on a mobile phone on July 29, 2020 in Istanbul, Turkey. Turkey's parliament passed a new law Wednesday, to regulate social media content. The law will require foreign social media companies to have an appointed Turkish-based representative to deal with any concerns authorities have over content. (Photo by Chris McGrath/Getty Images)
Advertisements

Por Ariana Figueroa, Iowa Capital Dispatch

 

WASHINGTON – Los expertos que investigan los esfuerzos de desinformación en línea detallaron el jueves a los legisladores de un panel de la Administración de la Cámara de Representantes de EE.UU. cómo las comunidades de color son objetivos de esas campañas de desinformación.

Los demócratas del Subcomité de Elecciones expresaron su preocupación por cómo las comunidades de color son objeto de desinformación electoral y COVID-19 a través de varias plataformas de medios sociales como YouTube, Facebook, Twitter y Discord, entre otros.

“Los votantes merecen recibir información precisa sobre el proceso democrático para que sus voces puedan ser escuchadas”, dijo el representante G.K. Butterfield, demócrata de Carolina del Norte, en su discurso de apertura.

Joi Chaney, vicepresidenta principal de política y promoción y directora ejecutiva de la oficina de Washington de la Liga Nacional Urbana, dijo en su testimonio escrito que los afroamericanos fueron “ferozmente atacados” por la desinformación rusa en la campaña presidencial de 2016.

Dijo que el gobierno ruso creó cuentas de redes sociales no auténticas haciéndose pasar por influencers afroamericanos en un intento de disuadir a los votantes afroamericanos de participar en las elecciones.

Además, dijo, en el período previo a las elecciones, un meme que decía “evita la línea – vota desde casa. Envía un mensaje de texto con la palabra ‘Hillary’ al 59925”, dirigido a los votantes afroamericanos y latinos en Facebook y Twitter.

Advertisements

Los republicanos: La censura supone una grave amenaza

Pero los dos republicanos presentes en la audiencia, Reps. Bryan Steil, de Wisconsin, que es el miembro de mayor rango del panel, y Rodney Davis, de Illinois, que es el miembro más importante del GOP en el comité completo, argumentaron que la audiencia era una violación de la libertad de expresión.

Davis dijo que el gobierno no tiene el poder de dictar lo que es la verdad.

“Este tipo de censura supone una grave amenaza para nuestra república”, dijo. “Personalmente, no creo que nadie esté cualificado para ser la máxima autoridad sobre la verdad, excepto el propio Dios”.

Advertisements

La diputada Teresa Leger Fernández, demócrata, replicó y dijo que hay leyes y reglamentos que exigen que las campañas políticas no fomenten la desinformación y que el mismo requisito debería aplicarse en Internet.

“Es bastante razonable evitar la desinformación en línea, como se propone en la Ley de Anuncios Honestos, que exige transparencia”, dijo. Esa ley exigiría que los anuncios políticos en línea cumplieran las mismas normas que rigen los anuncios en la televisión y la radio.

Leger Fernández preguntó a una de las testigos, Stephanie Valencia, cofundadora y presidenta de Equis Research en Santa Fe (Nuevo México), sobre su reciente carta a YouTube en la que detalla la desinformación dirigida a los hispanohablantes. Equis supervisa las campañas de desinformación dirigidas a los latinos.

“La mitad de lo que nuestro equipo ha marcado para ellos (en YouTube) lo han retirado”, dijo Valencia. Pero añadió su decepción por el hecho de que, mientras se retiran los vídeos, se permite que muchos canales que siguen fomentando la desinformación sigan en línea.

Davis comparó la eliminación de la desinformación con lo que ocurre en los regímenes autoritarios, como Cuba y Rusia. Uno de los testigos, un ex legislador de Florida, Carlos Curbelo, contó que su familia escapó de Cuba “porque ya no tenían libertades básicas como la de expresión”.

Advertisements

“Hay formas mucho mejores de luchar contra la desinformación y la desinformación… que buscar formas de silenciar a la gente”, dijo Curbelo.

El representante Pete Aguilar, demócrata de California, preguntó a uno de los testigos, Samuel Woolley, experto en propaganda, cómo las campañas de desinformación se centran en las comunidades de color.

Woolley es el director del programa del Propaganda Research Lab, Center for Media and Engagement de la Universidad de Texas en Austin, Texas.

Dijo que muchas campañas de desinformación pueden dirigirse a determinadas comunidades de color en función de la región, lo que ha visto en el sur de Texas con los latinos, los cubanoamericanos en Miami y la comunidad indioamericana en Carolina del Norte.

“Se centran en todos los ámbitos para tratar de adaptar las narrativas socioculturales a determinadas personas, para que sean lo más potentes posible”, dijo Woolley.

 

 

Facebook Comments

Advertisements