La pandemia fue sólo uno de los retos de Marshalltown en 2020

0
217
Rogelio "Roger" Ibarra owns Mi Ranchita Mexican Grill in Marshalltown. "We've got a full menu of quite a bit of different things, but you got to try our pizza too," Ibarra says. "I think if you can come out and support local businesses, make sure you do so. I mean, that's how we stay above water." (He and his chef took off their masks for the photo. Ibarra requires staff and customers to wear masks.) Photo Kassidy Arena / IPR
Advertisements

Por Kassidy Arena, Iowa Public Radio News

 

Los habitantes de Iowa han tenido que afrontar un año de COVID-19. Pero la pandemia fue sólo la punta del iceberg para una pequeña ciudad. La ciudad de Marshalltown, con una población mayoritariamente latina, tuvo un 2020 difícil, pero sus habitantes han salido adelante a pesar de las dificultades.

 

El alcalde de Marshalltown, Joel Greer, enumeró con los dedos los acontecimientos de 2020. Comenzó con enero. La ciudad todavía se estaba recuperando del tornado de 2018.

Advertisements

 

El alcalde de Marshalltown, Joel Greer.

“Y luego nos golpea el tercer evento, el Derecho y bueno, el tercer evento el cuarto el… el tercer evento el COVID, el cuarto el Derecho. Ni siquiera puedo mantener el orden de mis crisis”, negó con la cabeza mientras corregía su cronología de crisis.

 

“Hablando de cargar con el peso sobre nuestros hombros como comunidad. Hemos tenido que soportar mucho con esas desgracias que han ocurrido”, admitió Greer.

 

Marshalltown tiene la mayor población del condado de Marshall. Tuvo su primer caso positivo de COVID-19 hace casi exactamente un año. Desde entonces, el condado ha registrado algo más de 5,000 casos positivos y 73 muertes.

Advertisements

 

Para ayudar a frenar la propagación, Greer emitió una orden de uso de cubrebocas para la ciudad. A pesar de que la gobernadora Kim Reynolds dijo que los gobiernos locales no podían emitir sus propios requisitos de cubrebocas. Greer explicó que la gente no será castigada por no llevar una en Marshalltown, pero definitivamente “se les mirará con recelo”.

 

Y eso se nota. Casi todas las tiendas tienen un cartel que exige el uso de cubrebocas para entrar. Greer lo atribuye a la estrecha comunidad de Marshalltown. Más del 30% de ellos son hispanos o latinos. Y el COVID-19 ha tenido un efecto desproporcionado en los latinos.

 

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades informaron que los hispanos o latinos tienen 3.1 veces más probabilidades que los blancos no hispanos de ser hospitalizados con COVID-19. Tienen más de dos veces más probabilidades de morir a causa del virus.

Advertisements

 

Rogelio “Roger” Ibarra es propietario de un restaurante Mi Ranchito Mexican Grill en la ciudad.

 

“Ha sido un reto. Es decir, tener un restaurante en sí mismo ya es un reto. Pero con una pandemia, además de eso ha añadido definitivamente más estrés, más trabajo para nosotros, con todas las restricciones”, dijo Ibarra.

 

Él se empeña en intentar equilibrar las restricciones a nivel estatal y local. En este momento, el estado de Iowa no exige el uso de cubrebocas, pero Ibarra sigue exigiendo que su personal y sus clientes las lleven para cumplir las restricciones locales. Calcula que aproximadamente la mitad de su negocio en este momento depende de los pedidos para llevar.

 

“Incluso antes de que fuera obligatorio, salía a la calle con mi cubrebocas, ya sabes, mostrando, o dando ejemplo”, dijo Ibarra. Su hijo pequeño no siente lo mismo. Ibarra afirma que le cuesta recordar a su hijo que se ponga la mascarilla. Se rió al admitir: “Es difícil sacarlo en público y que no lleve el cubrebocas porque la gente se va a quedar mirando”.

 

Ibarra dijo que había estado en otros lugares de Iowa, pero que ninguno se sentía como su hogar. Por eso se instaló en Marshalltown con su hijo y abrió el restaurante en 2016.

 

“Y, ya sabes, nos llevamos muy bien. Quiero decir, creo que es una gran comunidad. Así que creo que tenemos ese fuerte vínculo en la comunidad”, dijo Ibarra. “Recibimos mucho apoyo”.

 

Y ahora que la distribución de la vacuna está en marcha, ha notado más positividad en sus clientes. Más de 3,000 personas del condado han recibido la vacuna. Mientras tomaba una taza de café, Lana Bradstream dijo que notó que la gente se sentía diferente cuando Iowa anunció su primer caso positivo.

 

“Había mucha preocupación, mucho miedo”, dijo Bradstream. “Porque la gente no sabía a qué se enfrentaba. Todo lo que sabían era: “Dios mío, el virus está aquí. ¿Y ahora qué hacemos?”.

 

Ella es la editora del Times-Republican, el periódico con sede en Marshalltown. Creció en la Reserva Sioux de Standing Rock. Cuando se trasladó a Marshalltown, se dio cuenta de lo diversa que es la ciudad.

Advertisements

 

“Es maravilloso ver a toda esa gente de todas las zonas del mundo conviviendo en Marshalltown. Y puedes aprender sobre ellos, y es simplemente fascinante”, dijo Bradstream. “Es como tener el mundo entero aquí en el centro de Iowa”.

 

Tanto Greer como Ibarra señalaron que se han mantenido informados sobre el desarrollo de COVID-19 gracias al seguimiento de las noticias y a las conversaciones con personas de la comunidad. Bradstream se alegró de la noticia, pero dijo que su papel ha cambiado cuando COVID-19 ha cumplido un año en Iowa.

 

“Creo que la gente está agotada de la pandemia. Creo que están cansados de oír hablar de ella. Y creo que quieren volver a algún tipo de normalidad”, dijo Bradstream. “Tener una variedad de cosas de las que hablar era ciertamente normal antes. Y de verdad quieren volver a ello”.

 

Ella dijo que una de sus mayores historias de 2020 fue en realidad la recuperación del Derecho, ya que la pandemia se ha mantenido como una constante, ella ha tratado de seguir informando de la “historia más importante del día”, que ha cambiado constantemente en Marshalltown a lo largo de 2020.

 

Bradstream dijo que una vez que la gente tuvo tiempo de asimilar y darse cuenta de lo mucho que el virus estaba afectando a sus propias familias y amigos, “lo aceptaron”. Debido a ese miedo inicial y a la preocupación que tenían por su salud y la de otras personas”, explicó Bradstream.

 

Y una de esas personas fue Karina Hernández. Ella contrajo el virus el pasado mes de noviembre. Es madre de tres hijos y forma parte del consejo escolar de la comunidad de Marshalltown. Dijo que la pandemia ha sido definitivamente aterradora para mucha gente.

 

Karina Hernandez miembro de la junta escolar de la comunidad de Marshalltown

“De modo que estaban asustados. Así que vivimos con miedo durante un tiempo porque las noticias, obviamente, ya sabes, todos las vemos”, dijo Hernández.

 

En su calidad de coordinadora escolar, ha trabajado con familias de todo Marshalltown. Dijo que un gran problema que los padres han experimentado a lo largo de la pandemia fue la transición a la educación en línea.

 

“Ha sido un poco difícil porque nuestras familias, vivimos en una comunidad donde nuestros hijos viven en la pobreza. Así que Internet… a veces no hay servicio en su casa”, dijo Hernández. “Eso es algo que fue un poco difícil de trabajar al principio de esta pandemia, para asegurarnos y garantizar que todos los niños tuvieran internet en casa, o incluso un dispositivo”.

 

Pero dijo que ahora algunos de esos temores se han disipado, al menos un poco. Las escuelas han proporcionado dispositivos y puntos de acceso a los estudiantes que los necesitan. Y las clases continúan. “Quiero decir, creo que todavía es una lucha continua, pero es mejor”, dijo.

 

Hernández dijo que toda la ciudad probablemente conoce al menos a una persona que contrajo el virus o que murió a causa de él, y que en ese sentido, COVID-19 ha unido a la gente.

 

“Creo que nuestra comunidad, sinceramente, ha pasado por muchas cosas. Y una cosa que diré sobre nuestra comunidad es que hemos aprendido”, dijo Hernández. “Debido a todo lo que hemos pasado, el tornado, el derecho y ahora la pandemia, creo que hemos aprendido a trabajar juntos”.

Advertisements

 

Greer dijo que no quitará la orden de uso de cubrebocas en Marshalltown hasta que los casos positivos se hayan reducido y la mayoría de las personas hayan recibido la vacuna. Y Hernández no tiene ningún problema con eso.

 

“Somos una comunidad que se preocupa. Somos una comunidad en la que, ya sabes, vamos a cuidar no sólo de nuestra familia, sino de nuestro vecino”, dijo Hernández. “Y creo que ha sido aceptado”.

 

Hernández se detuvo a pensar en lo que espera una vez que la pandemia disminuya.

 

“Definitivamente, no necesitamos ninguna catástrofe natural, ni pandemia, ni nada de eso. Sinceramente, espero…” Le costó poner sus pensamientos en palabras. “Y ni siquiera sé lo que es normal. Espero un año en el que haya menos… Estoy intentando pensar en cómo decirlo sin usar esa palabra, pero no puedo. Así que menos drama, menos, menos noticias”.

 

Una cosa que ella y mucha gente de la pequeña ciudad de Marshalltown saben: son fuertes. Suelen levantarse después de una crisis. Reconstruyen después de un tornado, se levantan después de un derecho y se apoyan mutuamente durante una pandemia mundial.

 

Facebook Comments

Advertisements