Sam Vasquez on one of his many visits to Mercado on Fifth in Moline in 2017. Photo by Tar Macias / Hola America
Advertisements

Descanse en paz Sr. Samuel Vasquez – 29 de mayo de 1926 – 4 de enero de 2022

Tal vez pienses que no conoces a Sam Vásquez; pero si lo piensas de nuevo, quizás sí. Tal vez lo hayas visto caminando. Fue un caminante habitual durante muchos años en los Quad Cities, recorriendo muchos kilómetros y muchos lugares. Tal vez lo hayas visto en las noticias de la noche. También podría ser un personaje habitual allí, defendiendo diversas causas y hablando en nombre de las personas mayores. Es posible que hayas leído un artículo en el periódico sobre Sam: tal vez el de su visita a Vinton, Iowa, para escuchar la presentación de su sobrino-nieto sobre Pearl Harbor; o tal vez el que Bill Wundram escribió sobre los días de Sam como niño en el campo de la cebolla; o el que tenía su foto cuando se le pidió que debatiera sobre el tema del TLCAN. Tal vez viste el de cuando defendió que el nuevo centro cívico se construyera en el centro de Moline, donde está hoy.

Tal vez hayas hablado con Sam. Tal vez haya charlado mientras jugaba al golf con Sam en el campo de golf de Indian Bluffs, o puede que hayas sido testigo de uno de sus ONCE hoyos en uno. Tal vez jugaste a las cartas con él. Era un ávido jugador de cartas; y cuando se le preguntaba por sus partidas de cartas semanales, respondía con una risa: “He ganado algunas, he perdido algunas y he hecho un poquito de trampa”. Tal vez comiste con él o le visitaste en el Senior Star de Davenport, Iowa. Tal vez intercambiaron una conversación mientras trabajaban codo a codo empacando un saco de arena o dos durante una de esas grandes inundaciones del río Mississippi. Tal vez hablaste con Sam por teléfono. Durante años él llamó para sacar el voto, o tal vez te ayudó en las urnas. Era un registrador adjunto y trabajaba en las urnas año tras año. Era enfático sobre el privilegio y el derecho al voto. Tal vez en sus primeros días lo viste paseando a sus hijos por el barrio, distribuyendo literatura de campaña. Tal vez estabas en la política, sirviendo a la gente, y Sam vino a verte para hablar de algo que le parecía importante. Verás, Sam, estrechó la mano de algunos de los grandes, Paul H. Douglas -el demócrata de los derechos civiles de Illinois-; escuchó a Martin Luther King, Jr. dar su discurso de “Tengo un sueño” en persona; y cenó con César Chávez en la casa familiar de su amigo desde la infancia, Henry Vargas.

Advertisements
El entonces presidente demócrata del condado de Rock Island, Doug House, entregó a Sam Vásquez un reconocimiento especial en el picnic Salute to Labor el 7 de septiembre de 2015.
Foto de Tar Macias / Hola America

Quizá viste a Sam en las líneas de piquete. Regresó de la guerra y fue contratado por International Harvester Farmall Works, donde trabajó hasta que se jubiló en 1981. Cuando la Unión llegó a Farmall, Sam se unió a la Unión-UAW Local 1309. Cuando se jubiló, formó parte del capítulo de trabajadores jubilados del Local 6 de la UAW. Tal vez estabas caminando y pasaste por la casa de Sam donde tal vez estaba sentado en el porche tocando la guitarra y enseñando a sus hijos las grandes canciones del Movimiento Obrero, el Movimiento de Derechos Civiles, o la Era de la Depresión. A Sam le gustaba la música. Disfrutaba de su hija tocando la flauta y de su nieta dándole una serenata con Las Mañanitas en el violín que él le había regalado.

Tal vez te sentaste detrás de Sam en la Iglesia y lo viste marchar cuando tocaron el Himno de Batalla de la República. Le encantaba marchar. Cogía una batuta, ponía a sus hijas en fila y las hacía marchar por la casa al ritmo de un disco de John Phillips Sousa. Tal vez te lo cruzaste alguna vez en el centro de Moline mostrando a sus hijas cómo recuperar el paso al marchar. Iban de camino a la biblioteca para que Sam les enseñara a buscar el periódico del día en que nacieron. Tal vez, más recientemente, lo vieron marchando en el desfile del Día de los Veteranos con su uniforme del Ejército. Sam sirvió en la 125ª Infantería del Ejército de los Estados Unidos en Filipinas. Tal vez hayas visto su entrevista durante los prolegómenos del documental de Ken Burns sobre la Segunda Guerra Mundial emitido por la Iowa Public Broadcasting, o es posible que hayas visto alguna de sus otras historias en vídeo. Hay uno sobre el crecimiento en Cook’s Point en Davenport, Iowa. En uno de los segmentos, Sam habla de los velatorios que se hacían para los fallecidos y de cómo se servía chocolate caliente a los niños. Tal vez Sam recordaba haber tomado chocolate caliente cuando tenía diez años y su madre había fallecido. Parecía que siempre le gustaba el chocolate caliente.

Advertisements

Tal vez no viste exactamente a Sam. Tal vez viste señales de él. Tal vez pasaste por las flores que él y su hija menor plantaron en las macetas vacías que encontraron en el centro de Moline. Tal vez una de sus hijas te ayudó en su área de experiencia. Verás, Sam empezó con sus hijas desde el primer minuto que las tuvo en brazos, diciéndoles que un día irían al jardín de infantes. Empezó a inculcarles el mensaje de que la educación es una oportunidad y un futuro, una lección que aprendió de su madre. Todas las hijas de Sam se graduaron en la universidad. Pronto, la nieta más joven de Sam se graduará en la Universidad de Iowa y con ello, todas sus nietas se habrán graduado en la universidad. Un día, pronto, el bisnieto de Sam irá al jardín de infantes y las oportunidades de educación serán suyas también.

Verás, definitivamente había cosas de Sam. Era un buen padre. Se casó con Esperanza Sandoval el 22 de agosto de 1953 y comenzaron una familia. Les dijo a sus hijas que aunque hubiera salido con la intención de encontrar a alguien que fuera un buen padre, nunca habría encontrado a nadie mejor que su padre. Creía en el valor de la educación. Él mismo aprendió durante toda su vida. En otra época, podría haber sido profesor, pero no dejó que esa formalidad lo detuviera. Enseñaba… a sus propias hijas y a cualquiera que estuviera dispuesto a aprender. Era un activista. Era un demócrata; sirvió como fideicomisario en el municipio de Moline; y fue activo en muchas otras organizaciones. Pero Sam no esperaba una organización. El creía, y creía en el poder de las acciones de un hombre. Solía citar líneas de discursos famosos de grandes pensadores sociales y pedía a sus hijos que nombraran al orador. Dicen que nunca citó esta frase de John F. Kennedy: “Una persona puede marcar la diferencia, y todos deberían intentarlo”. Interesante, ya que parece haber vivido esa frase, y ya que a menudo citaba los discursos de JFK. Después de todo, compartían un cumpleaños, Sam, el padre de Sam y JFK: el 29 de mayo. De hecho, si bien Sam empezó a ser políticamente activo en 1948, en las grandes elecciones de 1960 lo fue aún más. Para entonces, él había regresado de servir en la Segunda Guerra Mundial, había estado trabajando en IH Farmall Works en lo que era la Capital Mundial de los Implementos Agrícolas – los Quad Cities, se había casado y comenzado una familia, y había comprado una o dos casas. Estaba viviendo el Sueño Americano, este hombre cuyos padres eran inmigrantes; cuyas raíces estaban en el gran estado cultural de Jalisco, México; cuya familia comenzó su vida en los Quad Cities viviendo en un vagón de ferrocarril; que sufrió mucha pobreza en la Gran Depresión; que se abrió camino sin una madre; que pasó tiempo de niño cortando cebollas en el campo para ganar un poco de dinero para la ropa, la escuela y algún que otro capricho, que experimentó la discriminación incluso en la edad adulta, incluso después de servir a su país.

Advertisements

Tal vez en sus últimos años, conociste a Sam porque le ayudaste de alguna manera. Tal vez le serviste la comida o verificaste su estado de salud de vez en cuando. Tal vez le llevaste a casa cuando parecía cansado. Tal vez le ayudaste a conseguir los documentos que necesitaba o le ayudaste a encontrar algo en Internet. Tal vez acogiste al querido gato de Sam, Morgan, cuando lo necesitaba. Quizá fuiste una enfermera que le cantó el cumpleaños feliz durante su estancia en el hospital. Tal vez le trajiste un bocadillo de la cocina del hospital en mitad de la noche. Tal vez le hiciste sentir más cómodo. Tal vez le sacaste esa sonrisa de Sam Vásquez con tu amabilidad. Muchas gracias.

Samuel (Sam) Albert Vasquez falleció el martes 4 de enero de 2022, a la edad de 95 años. Tuvo una buena vida. Llevaba años diciéndolo: “No se preocupen por mí; he tenido una buena vida”. Venía de orígenes humildes y utilizó los dones que Dios le dio para marcar la diferencia en el mundo que le rodeaba y dejar un legado sobre la familia, la educación y la defensa en beneficio de los demás.

Escrito con amor por su hija, Margaret Vasquez.

Facebook Comments

Advertisements