Lucía M. Suárez, Ph.D., director of ISU's U.S. Latino/a Studies Program
Advertisements

Por Kassidy Arena, Iowa Public Radio

 

Se ha puesto en marcha un proyecto estatal, “Voces de una Pandemia”, en un esfuerzo por registrar y archivar las experiencias de los latinos en Iowa a medida que la pandemia de COVID-19 disminuye.

El proyecto se inició en la Universidad de Texas en Austin en su Centro de Historia Oral Voces, dirigido por la profesora Maggie Rivas-Rodríguez. Fue la idea de Rivas-Rodríguez la que inspiró a la profesora de la Universidad Estatal de Iowa Lucía Suárez a empezar una versión del proyecto en Iowa. Se enteró de ello en la conferencia de la Asociación de Estudios Latinos en Washington D.C.

Advertisements

“La segunda parte es que la biblioteca [de la ISU] de Parks quería hacer un proyecto de historia oral”, explicó Suárez sobre el “nacimiento de la colaboración” de la versión de Iowa de ‘Voces de una pandemia’.

La directora del Programa de Estudios Latinos de la ISU aprovechó la oportunidad para destacar específicamente las experiencias de los latinos.

“Vi una necesidad. Se necesitan más historias de nuestras comunidades latinas aquí, ¿verdad? Hay una necesidad de más vínculos”, dijo Suárez.

Advertisements

La estudiante Iris Martínez. la pasante del proyecto del Programa de Estudios Latinos.

Dijo que el proyecto de historias orales se ofreció por primera vez en la universidad como una clase de honores, pero Suárez dijo que ninguno de los entrevistados era latino. Por eso recurrió a la ayuda de la estudiante Iris Martínez. Ahora, la pasante inicial del proyecto del Programa de Estudios Latinos, Martínez dirige el proyecto para Iowa.

Martínez, que se formó en el ejército estadounidense en Carolina del Sur antes de trabajar como pasante, es una estudiante de segundo año. Este verano, entrevistará a los latinos sobre sus vidas ahora que la pandemia está empezando a remitir lentamente. Dice que es importante recordar las historias cotidianas de los latinos, y no sólo lo que ella llama “malas noticias” relacionadas con la inmigración.

“Todos vamos a darnos cuenta de que todo el mundo tiene una historia y [para] la gente subrepresentada, es mucho más difícil encontrar sus relatos en la historia actual”, dijo Martínez. “Creo que es muy importante conocer sus experiencias y asegurarnos de que las recordamos”.

Suárez añadió que las experiencias cotidianas sirven para contrarrestar las noticias negativas que rodean a los latinos. Por ejemplo, cómo muchas comunidades latinas se vieron desproporcionadamente afectadas por la pandemia.

En este momento, Martínez dijo que el proceso se basa en la prueba y el error para encontrar lo que funciona mejor para los iowanos. Las entrevistas se realizan a través de Zoom o en persona. Martínez también permite que sus sujetos no utilicen el vídeo si eso les hace sentir más cómodos.

Comenzó en febrero centrándose en el COVID-19, pero ahora el tema ha cambiado. Dado que ya no hay obligación de usar cubrebocas ni otros requisitos para impedir la propagación del COVID-19, Martínez dijo que pedirá a los entrevistados que reflexionen de una manera más profunda y completa.

Dijo que un tema que la mayoría de los entrevistados han tocado es el aislamiento. Ella ha hablado principalmente con los trabajadores esenciales y los beneficiarios de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA). Ella quiere que todos los diferentes tipos de personas aprendan de este esfuerzo de historia oral.

“Cuando los historiadores hacen este tipo de investigación, su principal objetivo es asegurarse de que esto se escriba, se recuerde. Pero creo que el objetivo de “Voces” es incluir a los periodistas y al público para que la gente de aquí y de ahora se dé cuenta de que esto está ocurriendo. Y esta es la gente con la que está pasando y para la que está pasando”, dijo Martínez.

Suárez añadió que este proyecto no es sólo para que Iowa, un estado mayoritariamente blanco, conozca a sus comunidades latinas. También es para que los latinos se sientan empoderados, y para que sus historias sean legitimadas.

“Espero que se sientan escuchados. Espero que se sientan incluidos, que formen parte de un panorama más amplio”, dijo Suárez.

Martínez dijo que se ha emocionado al escuchar las experiencias de la gente. En promedio, planea que las conversaciones duren unos 30 minutos, pero tampoco cortará a alguien si necesita más tiempo. Su objetivo para las conversaciones es ser lo más abierta posible.

“Siento que cuando le haces esto a alguien, y empieza a hablar y hablar, te das cuenta de lo mucho que necesita contar su historia”, dijo Martínez.

Suárez planea continuar con el proyecto incluso después de que la pandemia desaparezca de las noticias diarias.

Una de las cosas más importantes es que los latinos no son “otros”. No somos un ”otro”, somos parte de la población de Iowa”, dijo Suárez. “Y estamos aquí para conectar, estamos aquí para trabajar juntos y que, ya sabes, nuestras historias son historias compartidas”.

Advertisements

El proyecto inspiró una nueva clase en la universidad, Latina/o/x Life Stories: Memorias e historias orales, en la que los estudiantes seguirán recopilando historias orales latinas. Comenzará en otoño de 2022.

 

Facebook Comments