MLK habría cumplido 95 años este año. Hagamos realidad su sueño.

0
42
American civil rights campaigner Martin Luther King and his wife Coretta Scott King lead a black voting rights march from Selma, Alabama, to the state capital in Montgomery. (Photo by William Lovelace/Express/Getty Images) | El activista estadounidense por los derechos civiles Martin Luther King y su esposa Coretta Scott King encabezan una marcha por el derecho al voto de los morenos desde Selma, Alabama, hasta la capital del estado en Montgomery. (Foto de William Lovelace/Express/Getty Images)
Advertisements

Por Dedrick Asante-Muhammad, Chuck Collins, Iowa Capital Dispatch

Este enero marca lo que habría sido el cumpleaños número 95 del Dr. Martin Luther King, Jr. Casi un siglo después del nacimiento del fallecido líder de los derechos civiles, es un buen momento para reflexionar sobre el trabajo que aún queda por hacer.

Hace poco más de 60 años, en su famoso discurso “Tengo un sueño” en la Marcha sobre Washington de 1963, King declaró: “Nos negamos a creer que no haya fondos suficientes en las grandes bóvedas de oportunidades de esta nación. Y por eso hemos venido a cobrar este cheque, un cheque que nos dará, cuando lo solicitemos, las riquezas de la libertad y la seguridad de la justicia”.

Advertisements

Sesenta años después, como destacó nuestro informe “Still A Dream” a finales del año pasado, ha habido algunos avances. La comunidad afroamericana está experimentando un desempleo récord, niveles récord de ingresos y logros educativos, y ha visto una disminución masiva de la pobreza de ingresos desde la década de 1960.

A pesar de todo eso, el cheque por la igualdad económica racial sigue rebotando. Sin intervención, descubrimos que la riqueza de los morenos tardará siglos en alcanzar la riqueza de los blancos en este país.

Los años 1960 fueron años de progreso económico crucial para los afroamericanos, incluso cuando la lucha por la libertad de los morenos enfrentó asesinatos y represión gubernamental. En 1959, cuando King tenía 30 años, el 55% de los afroamericanos vivían en pobreza de ingresos. Cuando habría cumplido 40 años en 1969 (un año después de su asesinato), esa tasa de pobreza había caído al 32%.

Advertisements

Sin embargo, este progreso sustancial aún no fue suficiente para salvar la radical y actual división económica racial entre morenos y blancos. Y desde entonces, el progreso se ha ralentizado.

En comparación con el progreso político y económico de la década de 1960, el siglo XXI ha sido mucho menos fructífero, incluso cuando el país vio a su primer presidente afroamericano y un reconocimiento nacional de la brutalidad policial a través de las protestas de Black Lives Matter. De 2000 a 2021, hubo solo una disminución de 3 puntos porcentuales en la pobreza de los morenos (del 22.5% al ​​19.5%).

Advertisements

Un área modesta de progreso: la tasa de desempleo de los afroamericanos ya no es el doble que la de los blancos. Desde 2018, el desempleo de los morenos ha alcanzado mínimos históricos del 5 y el 6%, excepto durante la recesión de 18 meses provocada por el COVID-19. Pero en 2021, el desempleo de los morenos seguía siendo aproximadamente 1.8 veces mayor que el de los blancos.

Advertisements

La división de riqueza racial fue creada por políticas federales y prácticas nacionales como la segregación, la discriminación, las líneas rojas, el encarcelamiento masivo y más. Por lo tanto, será necesaria una política federal y prácticas nacionales para cerrar la brecha.

Advertisements

Y así como fue necesaria una inversión federal masiva para desarrollar la clase media estadounidense blanca, también es esencial una inversión federal masiva para superar la desigualdad económica racial.

Será esencial invertir en viviendas asequibles y programas diseñados para fortalecer la propiedad de vivienda para los afroamericanos. Otras políticas importantes incluyen inversiones como un programa nacional de bonos para bebés dirigido a los afroamericanos, atención médica nacional y la ruptura de la concentración dinástica de riqueza que ha hecho que nuestro país sea más desigual para todos los estadounidenses.

Pasar 60 años sin reducir sustancialmente la brecha de riqueza e ingresos entre blancos y morenos es un fracaso político. En este año electoral, las políticas que finalmente puedan cerrar la brecha entre blancos y morenos deberían estar al frente de nuestro debate nacional.

Hacer realidad un sueño es un trabajo desafiante, pero es algo que nuestro país tiene los recursos para lograr. La celebración nacional del 95 cumpleaños del Dr. King debería ser un momento para volver a dedicarnos a este trabajo.

Esta columna fue distribuida por OtherWords.org.

 

Facebook Comments

Advertisements