Coach Felika Correa with amateur boxer Eduardo Colín and Jesse Gómez, founder of the Alien Boi Boxing Academy in East Moline. Photo by Antonio Varela / Hola America
Advertisements

Por Stephen Elliott

En la comunidad boxística de los Quad Cities, Jesse “Alien Boi” Gómez es un nombre y un rostro familiar entre los boxeadores, los entrenadores y los aficionados.

Gómez, propietario de la Academia de Boxeo Alien Boi, 841 15th Ave., East Moline, creció en los Quad Cities. De niño, vivió en Silvis, Moline y East Moline. Descubrió el boxeo a una edad temprana, cuando alguna cosa, quizá muchas más, le atrajo a este deporte. Desde entonces, el deporte nunca ha dejado de interesarle.

Advertisements

“Cuando crecí, mi madre no tenía mucho dinero y no teníamos coche para desplazarnos”, dice Gómez. “Lo único que podía hacer era ir caminando a la cancha de baloncesto para jugar a este deporte o ir caminando al gimnasio de boxeo.

“Así que empecé a ir al gimnasio de boxeo. Sinceramente, era lo único que me hacía sentir parte de un equipo. No importaba si competías con otros boxeadores en el gimnasio. Seguían tratándote de igual a igual, porque seguías yendo allí, seguías entrenando con ellos y hacías sparring”.

En una reciente tarde de invierno, Gómez habló de algunos de esos recuerdos mientras entrenaba en el interior de su gimnasio, inaugurado el pasado septiembre en el centro de East Moline.
La academia de boxeo tiene una larga vista desde sus ventanas delanteras, con sacos pesados y cuerdas de salto, espejos en la pared y pisos con alfombras de goma. En la parte trasera hay un ring de boxeo. En las paredes del gimnasio hay carteles de tamaño natural de boxeadores de la zona de los Quad Cities: Joe Pérez, Limberth Ponce, Travis Thomas, Lupe Jiménez.

Gómez es una persona calmada. Ha crecido con el deporte.

Advertisements

“Jesse es una persona muy sincera que se preocupa genuinamente por marcar la diferencia en su comunidad”, dijo el entrenador de la academia, Frank DeToye, de Davenport.

 

La gran inauguración de Alien Boi Boxing Academy el pasado 27 de agosto de 2021. Foto de José Murillo / Hola América

DeToye, que recientemente fue comisionado adjunto del Estado de Iowa, que ayudó a supervisar todos los deportes de combate en el estado, tiene una larga historia en el boxeo, tanto en el cuadrilátero como de entrenador a lo largo de décadas. DeToye comenzó su trayectoria en el mundo del boxeo como alumno de octavo grado bajo la dirección del difunto entrenador Alvino Peña en su club de boxeo de Davenport.

“No puedo decir lo suficiente sobre lo que el entrenador Peña ha significado para mí y para cientos de personas como yo. Boxeé durante varios años para el entrenador Peña y luego me uní al ejército”, dijo DeToye.

DeToye boxeó y luchó en las primeras artes marciales mixtas (MMA) durante algunos combates a finales de los 80.

Advertisements

Considera que el boxeo es una forma de tutelar y apoyar a los jóvenes de la comunidad.
Gómez, que también promueve peleas de box profesionales aquí en los Quad Cities bajo el nombre de Alien Boi Boxing, incluido un espectáculo programado para el 12 de febrero en el Rhythm City Casino de Davenport, tiene objetivos similares.

También espera organizar un espectáculo al aire libre este verano en East Moline. También agradece a East Moline Main Street el apoyo a su gimnasio.

Gómez entiende la historia y la tradición del boxeo en los Quad Cities, junto con los gimnasios y las personas que han mantenido el legado.

“Me encanta el boxeo”, dijo Gómez. “Pero, le digo a todo el mundo, esto es lo que yo llamo el gimnasio de los niños. No tienes que pelear en exhibición. Si quieres pelear, házmelo saber, y entonces podremos entrenarte de otra manera”.

Advertisements

La academia ofrece clases gratuitas para jóvenes entre las 3:30 y las 6:00 p.m. de lunes a jueves. El boxeo para adultos es de 6:30 a 8 p.m.

Esta tarde, Gómez tiene un grupo de cuatro jóvenes con los que está haciendo calistenia. Están intentando hacer flexiones, saltos y toques de pies, entre otros ejercicios.

Mientras tanto, en la parte trasera del gimnasio, en el ring, Eduardo Colín, de 15 años, está practicando boxeo en la sombra. El entrenador Felika Correa, de Moline, está dando instrucciones fuera del ring al adolescente.

Felika Correa, coach de boxeo de Alien Boi, entrena a Eduardo Colin, de 15 años.
Foto por Antonio Varela / Hola America

Colin aún no ha disputado ningún combate amateur, pero está aprendiendo los fundamentos, golpeando y practicando su juego de pies, manteniendo las manos en alto y la barbilla metida.
Correa, boxeador profesional y aficionado de los Quad Cities desde hace mucho tiempo, tiene muchos conocimientos. Gómez pidió a DeToye y a Correa que le ayudaran en el nuevo gimnasio e impartieran parte de su sabiduría en nombre de los boxeadores.

“Eso es, pelea alto y usa ese jab”, instruye Correa a su pupilo. “Párate alto y usa el jab y trabaja detrás de él”.

Correa ha esquivado y lanzado golpes durante décadas. Correa puede distinguir si estás soltando la mano derecha después de lanzar un golpe o si estás dando una palmada en lugar de volcar tu peso en los golpes. Estos consejos pueden ser útiles algún día para el joven boxeador al que está dando clases.

“Sí, los niños van y vienen”, dice Correa. “Sólo quiero que los chicos vengan, se mantengan alejados de las calles, alejados de las drogas, nada de eso”.

La campana suena para terminar la ronda. Colin se toma un descanso antes de golpear los guantes.

“Esto es algo que me gusta hacer”, dice Colin.

Gómez da crédito tanto a DeToye como a Correa y a su compañero entrenador Don Elston por su trabajo y por mantener vivo el sueño del gimnasio. DeToye dijo que el gimnasio también ha tomado un papel activo en el trabajo con niños con necesidades especiales con buenos resultados.

“Jesse, Felika y yo tenemos personalidades diferentes, pero a los tres nos apasiona orientar a los niños y marcar la diferencia”, dijo DeToye. “Entrenar es sólo una pequeña parte de la ecuación”.
Gómez aún recuerda cuando era joven y encontró un hogar en este deporte. Mientras está de pie cerca de uno de sus costales de boxeo, un joven está saltando a la cuerda, la cuerda golpeando el suelo. Otro estudiante está golpeando las manoplas.

Gómez parece sentirse cómodo en su entorno. Siempre ha soñado con tener su propio gimnasio de boxeo.

“Sólo quiero que los chicos tengan un lugar al que venir, que tengan un lugar donde entrenar”, dice Gómez. “Todo el mundo aquí es parte de un equipo”.

 

Esta es la historia de portada de la edición actual de Hola América. Haga clic en la imagen para leer la edición digital:

Facebook Comments

Advertisements