El luchador destacado Noah Tapia irá a la Universidad Hofstra en Nueva York

0
593
Dad Tony Tapia, Noah, his brother Isaiah Tapia and uncle Mike Ortiz.
Advertisements

Por Juan Fourneau, Hola America

Cuando un estudiante procede de una familia numerosa, aprende rápidamente que sus actividades no son las únicas importantes en el hogar. A veces, cuando ese niño muestra una gran disciplina de trabajo y un trato amable y educado, la gente se da cuenta. Su comunidad no sólo les anima, sino que se vuelca para ayudar a ese joven a alcanzar sus sueños. Esa es la historia de Noah Tapia, que quedó segundo en el torneo estatal de lucha libre de Illinois a nivel de preparatoria. El alumno de último año del Moline High School terminará la temporada como uno de los luchadores más condecorados de la historia del programa, con 108 victorias en su carrera.

Tapia comenzó a luchar para seguir los pasos de sus hermanos mayores y de su padre, pero rápidamente desarrolló un amor y una pasión por este deporte. Su padre, Tony Tapia, también luchó para Moline High School en 1996, cuando Moline ganó el título estatal por equipo de la IHSA. Desarrolló su ética de trabajo dedicando horas agotadoras a lo que a menudo se conoce como el más solitario de los deportes. Una foto de Noah de niño con la leyenda de la lucha libre de Iowa Dan Gable estaba en exhibición en el banquete de lucha Moline celebrada el 8 de marzo. 

Advertisements

“Quería ser el próximo Dan Gable desde que tengo uso de razón. Admiraba su mentalidad. Siempre trabajaba muy duro y estaba muy seguro de su esfuerzo. Mi tío y mi padre habían hablado de él, y yo leí su libro en 4º año de escuela primaria”.

Tapia luchaba en 145 libras, una de las divisiones de peso más competitivas del deporte. Algunos atletas consideran cuidadosamente la categoría de peso para mejorar sus posibilidades, pero Tapia dejó claro que eso no formaba parte de su estrategia. “Aquí en Moline no esquivamos a la gente. Luchamos en la categoría de peso en la que nos sentimos bien y al que esté ahí tenemos que ganarle”. El equipo de Moline estaba formado por muchos luchadores hispanos, entre ellos cuatro que llegaron a las seccionales. “Tenemos muchos chicos hispanos en nuestro equipo, es algo con lo que algunos de nosotros podemos identificarnos”, dijo Tapia. “Tenemos una buena comunidad en el equipo”.

Incluso durante la temporada baja Tapia practicó y trabajó para mejorar en su deporte. “Entreno en el club de lucha Young Guns. Tengo un montón de amigos por la zona, Gauge Shipp que ganó un título estatal, los hermanos Smith de Riverdale, Heath, Brock y Blake, un montón de buenos compañeros fuera de temporada que están constantemente practicando entre ellos, haciéndose mejores unos a otros.” El entrenador de Noah en el Young Guns Club, Eric Juergens, fue miembro del equipo de lucha de los Iowa Hawkeyes y dos veces campeón nacional. “Noah lleva mucho tiempo con nosotros, entrenando desde que era pequeño. Es un atleta dispuesto a entrenar en cualquier momento, en cualquier lugar, a ir con cualquiera, con el fin de mejorar.”

Advertisements

Cuando mira hacia atrás a sus cuatro años en Moline High School, Tapia reconoce los avances que ha hecho en todo su carácter gracias a la lucha grecorromana. “Estoy orgulloso de lo que he hecho. Más aún, estoy orgulloso de la mejora que he hecho en mi mentalidad fuera de la lucha. Creo que he mejorado como persona, y gran parte de ello se lo debo a la lucha. No era un líder muy vocal, pero sabía que muchos de los chicos me observaban todo el tiempo. Sabía que si yo hacía las cosas bien, los demás se darían cuenta y también harían las cosas bien”.

Juergens puede dar fe de que Tapia pone en práctica esas palabras. “Sigue siendo el primero en ayudar a alguien en la practica, en ofrecer una mano para limpiar las lonas después del entrenamiento, en llevar a alguien a casa ahora que ya puede conducir él mismo”. Su entrenador en el instituto, Jacob Ruettiger, se hizo eco de esas palabras. “Su ética de trabajo, sus notas, su carácter como ser humano. Le echaremos de menos. Predica con el ejemplo. No va a criticar a nadie, simplemente lo va a hacer. Si no estás dispuesto a hacerlo o no sabes cómo hacerlo, él te lo enseñará. Y eso es lo que ha hecho los últimos cuatro años”.

Tapia atribuye a su entrenador en la high school el mérito de haberle dado la confianza necesaria para competir a tan alto nivel. “Le debo un agradecimiento enorme porque creyó en mí mucho antes de que yo creyera en mí mismo. En mi primer año, cuando no creía que fuera tan bueno, él me decía que era el mejor luchador del estado”. Está agradecido por la ayuda que recibió de la unida comunidad de luchadores a lo largo de los años. “Mi padre fue mi entrenador, siempre me apoyó mucho. Stuart Terronez fue uno de mis entrenadores en la escuela secundaria. Le debo mucho. Me llevaba a los torneos, me pagaba las comidas. Lo mismo con Kevin Brower, me entrenó en el club y en sexto. Me llevó a torneos, pagó mis comidas, le debo todo a ese tipo”.

Advertisements

Juergens habló muy bien de la comunidad que apoyó a Tapia a lo largo de los años. “Su situación es realmente el epítome de ‘se necesita una aldea para criar a un niño’. Tuvo el apoyo de su tío Mike, de su entrenador de preparatoria Jake Ruettiger, del ahora director atlético Todd Thompson, incluso de los padres que sólo están en nuestro club de lucha, como sus íntimos amigos los Smith”. El tío de Tapia, Mike Ortiz, es modesto sobre la ayuda que le ha proporcionado a Tapia. “Somos una familia de luchadores. Todos tuvimos que trabajar para hacer lo mejor que pudimos por él. Viendo el empuje y la determinación que tenía es por lo que le ayudamos a llegar a donde quería. Mi mujer le preparaba los almuerzos desde que era un niño para ir a los torneos”.

Ahora que se dirige a la Universidad de Hofstra en Long Island, Nueva York, con una beca de lucha, guarda buenos recuerdos de sus cuatro años luchando para Moline High School. “Definitivamente voy a echar de menos a la gente. Tenemos una buena comunidad en nuestro equipo. Me agradan todos los padres, todos nuestros entrenadores. Construí grandes amistades a lo largo de mis cuatro años aquí. Sólo nos graduamos dos seniors, Rudy Sepeda y yo. Los voy a echar mucho de menos”.

MOMENTOS DESTACADOS DE LA CARRERA DE NOAH TAPIA

Récords escolares de Moline de todos los tiempos
52 Más victorias en una temporada.
290 La mayoría de los puntos de equipo en una
temporada.
40 más pines en una temporada.
4X Calificador estatal
3X Finalista estatal
1X Campeón Estatal por la IWCOA Illinois Wrestling
Coaches and Officials Association*
*Debido a la pandemia, la IHSA no tuvo un Torneo estatal
en 2021. La IWCOA organizó el Torneo estatal.

Facebook Comments

Advertisements