El nuevo dueño de la Dreamers Roosevelt Barbershop hace su sueño una realidad gracias a DACA

0
639
Luis Garcia is the first Latino owner of Roosevelt Barbershop now Dreamers Roosevelt Barbershop. Photos Mayra Quintanilla
Advertisements

Hubo un momento en el que Luis García, un joven de 31 años residente en Des Moines (Iowa), renunció a su sueño de hacer lo que más le gusta y se resignó a que no hubiera ningún cambio. 

“Es lo que hay”, pensó para sí mismo. Afortunadamente para él y para muchos otros como él, el cambio llegó en forma deuna Orden Ejecutiva Presidencial y su sueño se convirtió finalmente en una realidad.

Hoy, este DREAMer, como llaman a los participantes en el programa DACA, tiene su propio negocio y está trabajando duro para salir adelante. 

Advertisements

La Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) es el programa de aplazamiento de la deportación del presidente Obama para los DREAMers, jóvenes indocumentados traídos a Estados Unidos cuando eran niños. El programa comenzó a recibir solicitudes el 15 de agosto de 2012. 

Luis García nació en Córdoba, Veracruz, México. Vivió allí durante más de una década, al cuidado de sus abuelos mientras su madre se ganaba la vida en Estados Unidos. 

“La vida allí es muy diferente a la de aquí”, dice García. “Recuerdo que ayudaba a mi tía a vender limas, tomates y demás”.

Advertisements

Añade que solía pasar mucho tiempo en la calle, que se volvía peligrosa. Cuando cumplió 11 años, ya había visto algunas cosas que los niños de su edad no deberían experimentar. Cuando su abuelo falleció y su abuela ya no pudo ocuparse de él, su tía le dijo a su hermana, su madre, que García debía reunirse con ella en Estados Unidos.

“¿Qué estás esperando?, le preguntó mi tía a mi madre”, recuerda García. “Llévate a tu hijo. Está solo aquí. Aquí no hay vida”.

Advertisements

Pronto, García se encontró en un nuevo país. Dice que fue muy duro para él porque la escuela era muy diferente a la de México, y no hablaba nada de inglés.

“Fue muy, muy, muy duro”, dice García sobre sus primeros años en Estados Unidos. “No sólo porque no sabía hablar inglés, sino que ni siquiera sabía cómo llegar al baño porque no sabía cómo preguntar. Fue difícil aprender. Fue un periodo de silencio en mi vida”.

Advertisements

Dijo que incluso hubo un momento en que le pidió a su mamá que lo mandara de regreso a México o que lo dejara ir a trabajar porque no entendía nada en la escuela. Pero su mamá no lo dejó desertar. Le animó y le insistió para que continuara.

Cuando empezó la preparatoria se dio cuenta de que era el momento de ponerse serio y tratar de averiguar qué quería hacer con su vida después de graduarse. 

De adolescente, García no estaba satisfecho con ninguna peluquería de la ciudad. Parecía que no podían producir los estilos que él quería.

“No hacían estilos o diseños únicos. Eran demasiado clásicos”, dice.

En un momento dado se sintió tan frustrado que le preguntó a su madre si podía comprarle su propia maquinilla de cortar el pelo. Al día siguiente encontró una caja de cortadora de pelo sobre su cama. García pasó las tres horas siguientes frente al espejo del baño, pero acabó obteniendo el resultado que buscaba. Los niños de su escuela se fijaron en su corte de pelo y pronto empezaron a pedirle que les cortara el pelo. Fue entonces cuando empezó a pensar que ser peluquero podría ser lo suyo.

Después de la escuela preparatoria, trató de entrar en el Colegio Americano de Peluqueros. Desafortunadamente, esto fue antes de DACA, y no tenía un número de seguro social, por lo que la escuela se negó a aceptarlo como estudiante. García se desanimó, pero sabía, como muchos otros jóvenes inmigrantes, que no había nada que pudiera hacer. Comenzó a trabajar en un restaurante y pensó que convertirse en un peluquero con licencia nunca sucedería.

En agosto de 2012 el presidente Obama estableció el programa DACA y García pensó que esa era su oportunidad de realizar su sueño de convertirse en peluquero.

“Al principio, muchos no creían en el programa. Pensaban que era una forma de deportar a la gente”, dice García, compartiendo el escepticismo que muchos tenían sobre el programa DACA en sus primeros días. Parecía demasiado bueno para ser verdad”. A pesar de sus temores, reunió los documentos necesarios y fue uno de los primeros solicitantes del programa.

En cuanto García recibió su tarjeta de seguro social, volvió al Colegio Americano de Peluqueros y volvió a presentar su solicitud. Pero el hecho de ser un DREAMer significaba que no podía obtener ninguna ayuda financiera o beca. Tendría que trabajar para pagar la matrícula. La escuela le ofreció un plan de pagos en el que pagaría 1,000 dólares al mes para cubrir los gastos de la escuela y los suministros. No tenía tanto dinero. Pensó que su sueño se había roto una vez más, pero su madre intervino para ayudar a su hijo. Trabajó en turnos extra y vendió algunas de sus pertenencias para pagar la factura mensual y que él pudiera ir a la escuela.

El trabajo duro dio sus frutos y García terminó la escuela de peluquería. Empezó a trabajar en una peluquería local mientras soñaba con abrir la suya propia. Quería abrirla en cinco años, pero la pandemia de COVID desbarató sus planes. Dejó de trabajar unos dos años durante el cierre. Una vez que las cosas volvieron a la normalidad, empezó a buscar locales para su propia peluquería.

“Estuve buscando locales, pero no fue fácil”, recuerda. “Tenía que seguir muchos reglamentos y era caro porque los precios subían”.

Afortunadamente, la oportunidad llamó a la puerta. García recibió la llamada de un amigo que le dijo que la peluquería Roosevelt estaba en venta. Tiene una larga historia en Des Moines. Se inauguró en 1934 y se considera una de las peluquerías más antiguas del área metropolitana. Ha tenido 5 propietarios desde su apertura y existía la posibilidad de que García fuera el siguiente.

No tuvo que pensar mucho en comprar la peluquería Roosevelt. Aunque le encantaba el aspecto histórico del local, quería darle un toque personal, así que decidió llamarlo Dreamers Roosevelt Barbershop.

Los peluqueros de Dreamers Roosevelt Barbershop.
“Dreamers Roosevelt Barbershop una peluquería para TODOS” – Luis Garcia

“Es muy sentimental para mí”, explica. “Si no fuera por el programa Dreamer [DACA] no sería peluquero ahora. Este programa me dio la oportunidad de ir a la escuela y convertirme en peluquero.”

Bajo la propiedad de García, Dreamers Roosevelt Barbershop está planeando algunos toques modernos e incluso podría expandirse algún día. Mientras lleva su negocio a la próxima era, García se mantiene firme en mantener intacta la rica historia de la Peluquería Roosevelt. Piensa aprovechar su increíble legado histórico. El anterior propietario sigue trabajando allí, alquilando una silla a García para atender a sus clientes de siempre. García ha añadido dos peluqueros latinos más al equipo: Mayra Quintanilla y Adrián Camarillo. 

DACA ha abierto nuevas oportunidades para muchas personas. Un joven Luis García nunca imaginó que alcanzaría el éxito en un país nuevo y desconocido. Con el apoyo de su madre, logró superar muchas dificultades y ahora es el orgulloso propietario de su propio negocio, Dreamers Roosevelt Barbershop. Muchos beneficiarios de DACA atribuyen a sus padres el mérito de ser los soñadores originales. Soñaron con una vida mejor para sus hijos, sin importar los sacrificios que tuvieron que hacer para darles la oportunidad de buscar la felicidad. Trabajan duro en sus nuevos países para eliminar las barreras para sus hijos, al igual que hizo la madre de García cuando él necesitaba ayuda para pagar la escuela de peluqueros.

Hoy en día, García es un residente documentado en Estados Unidos que está criando una hermosa familia con su esposa Lacy y tienen 3 hijos, y está viviendo su sueño de dirigir su propia peluquería.

Dreamers Roosevelt Barbershop se encuentra en 851 42nd St., Des Moines, IA.

Luis García es el primer propietario latino de Roosevelt Barbershop ahora Dreamers Roosevelt Barbershop.

Facebook Comments

Advertisements