Arturo “Sapo” López un boxeador de Muscatine cuya carrera se definió por su gran corazón, su dureza y su valentía

0
1126
Advertisements

Por Juan Fourneau, DiscoverMuscatine.com

Mi hijo y yo vimos la nueva película “Big George Foreman” el domingo por la noche en The Palms Theatre. Estuvo muy bien y ambos disfrutamos del filme. También me hizo pensar en un viejo amigo, Arturo “Sapo” López.

La primera vez que oí el nombre de Sapo fue cuando era niño, en los años ochenta. Competía en la liga de béisbol recreativa de los domingos en Kent Stein Park, donde mi padre a veces entrenaba o jugaba. Su carrera como boxeador era sólo una parte de su vida, pero una parte que recordar y celebrar.

Advertisements

Cuando acabé la preparatoria, me enteré de que Sapo había empezado a boxear. Me sorprendió, porque es un deporte de jóvenes y peligroso. Empezó a competir profesionalmente en 1992, tras iniciarse en este deporte dos años antes, a pesar de tener más de 30 años.

Me fascinó ver ese capítulo de la vida de nuestro George Foreman local. Sapo tenía unos kilos de más, pero se hizo con un gran número de seguidores en el área como boxeador obrero que trabajaba en la fábrica local de Heinz. Era una atracción de taquilla que hacía vender entradas y daba peleas emocionantes. Al igual que Big George, su mejor arma en el ring eran sus fuertes golpes.

Peleó en Muscatine unas cuantas veces junto con otro púgil local, Craig Sulzberger. Recuerdo que para una pelea diseñó camisetas y las vendió para recaudar fondos para ayudar a la juventud local. Fue un gran mentor, entrenador y amigo de muchos jóvenes de aquí y siempre tenía tiempo para ellos.

Advertisements

Para mí, lo mejor de su carrera boxística fue hablar con él cuando volvió de Los Ángeles después de pelear en el legendario Grand Olympic Auditorium. El Auditorio Olímpico era un lugar histórico que fue uno de los pocos construidos con un ring como centro de sus eventos. Todos los grandes luchadores profesionales de la época se presentaron allí, como Mil Mascaras, Andres el Gigante y Roddy Piper, pero su historia como arena de boxeo fue un quién es quién de los grandes boxeadores a partir de la década de 1930. Carlos Palomino, Fernando Vargas, Joe Frazier, Muhammad Ali, Julio César Chávez, Salvador Sánchez, Roberto Durán y muchas otras leyendas boxearon en el Olympic Auditorium, y también lo hizo el propio Sapo de Muscatine. Y lo que es mejor, el hombre que encabezó el evento principal en el que peleó Sapo no fue otro que Oscar De La Hoya. La fecha del histórico combate fue el 5 de marzo de 1994, y el evento principal se retransmitió en directo por HBO.

Sapo me contó que participó en su pelea de esa noche como sustituto de última hora. Recibió un trato de primera clase, desde el vuelo a Los Ángeles hasta el hotel en el que se alojó. Sapo pudo charlar con De La Hoya, estrella emergente del boxeo, la víspera del combate en una cena llena de estrellas.

Advertisements

Sapo disputó su último combate el 11 de abril de 1995 en Levallois (Francia), a sólo cinco kilómetros de la Torre Eiffel de París, y terminó su carrera profesional con un total de 17 peleas. Nada mal para un chico criado en Río Bravo, México, que viajaba con su padre haciendo trabajos de temporada antes de establecerse en Muscatine en 1975.

Después de retirarse del ring, Sapo siguió ayudando a entrenar y orientar a los jóvenes de nuestra comunidad. Incluso se le pidió que viajara por el país para ser juez de boxeo, algo de lo que se sentía muy orgulloso. Se jubiló de su trabajo en Heinz en 2014 tras 30 años de carrera.

Advertisements

Lamentablemente, Sapo falleció en julio de 2020 a los 61 años. Le recuerdo como un tipo que nos dedicaba tiempo a los más jóvenes y me demostró que nunca es tarde para tener grandes sueños en la vida. La carrera boxística de Sapo se definió por su gran corazón, su dureza y su valentía dentro y fuera del ring.



Facebook Comments

Advertisements