Estigarribia is a 31-year-old native of Paraguay. He is the music director of the Quad City Symphony Youth Ensembles and assistant conductor of the Quad City Symphony Orchestra since 2019. Photo by Mike Fetterer / Hola America
Advertisements

Por Jonathan Turner, WHBF, OurQuadCities.com

Ernesto Estigarribia no puede dejar pasar la oportunidad.

Este atareado joven de 31 años -que ha sido director musical de los Ensembles Juveniles de la Sinfónica de Quad City y director asistente de la Orquesta Sinfónica de Quad City desde 2019- está añadiendo muchos bocados musicales a su abarrotado platillo artístico. Para este otoño, el simpático nativo de Paraguay llevará a cabo las siguientes tareas:

Advertisements

– El sábado 14 de mayo, a las 14 horas, dirigirá a la QCSO en una proyección especial de “Frozen” de Disney, con música en directo en el Adler Theatre, 136 3rd St., Davenport.

– El sábado 20 de agosto, dirigirá tanto la Sinfónica Juvenil como la QCSO para todo el programa del Quad City Bank & Trust Riverfront Pops, con una banda tributo a Elton John, en el parque LeClaire de Davenport.

– En el año escolar 2022-23, se convertirá en director de orquestas en el Augustana College de Rock Island, además de sus trabajos en la QCSO, donde dirige tanto la YSO como la Youth Philharmonic Orchestra.

– El 22 de octubre de 2022, dirigirá una orquesta de cámara de la QCSO para la ópera con temática del Holocausto, “Two Remain: Out of Darkness”, en el Brunner Theatre Center de Augustana.

Advertisements

En una entrevista reciente, Estigarribia (que está casado con la violinista y profesora de la QCSO, Sabrina Tabby) parecía despreocupado por tener una agenda más apretada a partir del otoño.

“Estoy muy emocionado por empezar en este cargo. Creo que Augustana es una universidad maravillosa, y el hecho de estar en la ciudad me da una gran ventaja en cuanto a la coordinación del horario de ambas instituciones”, dijo.

Estigarribia está casado con Sabrina Tabby, violinista y profesora de QCSO.

“En cierto modo, ya trabajamos en conjunto para muchos proyectos. Tenemos una historia de colaboración con los coros, y espero seguir profundizando en esas relaciones”, dijo Estigarribia. “Augustana es un lugar que tiene un gran potencial musical. Es una comunidad universitaria que valora mucho la música. Así que me siento muy afortunado y muy dichoso de ir a trabajar a esa institución”.

Violinista consumado, se diplomó en interpretación y pedagogía de la viola en el Conservatorio Nacional de Música-Paraguay, y es licenciado en interpretación de la viola por la Universidad Estatal de Pittsburg (Kansas) y la Universidad de Minnesota.

Advertisements

Obtuvo un doctorado en artes musicales en dirección orquestal por la Universidad de Minnesota, donde estudió dirección con Mark Russell Smith, director musical de la QCSO.

“Ernesto es un apasionado de la música y de su profunda capacidad para enriquecer y moldear las vidas de los jóvenes”, dijo Smith cuando fue contratado a finales de 2018. “Sé que los jóvenes músicos de la QCSYE se inspirarán en su energía y entusiasmo por la música y las artes. Será una fantástica adición a la familia de la Quad City Symphony y está preparado para tener un tremendo impacto en las vidas de muchos ciudadanos de los Quad Cities.”

Pasión por la nueva música y la educación

En la Orquesta Sinfónica Juvenil hay unos 90 estudiantes, principalmente de 7º a 12º grado, que deben hacer una audición para ingresar.

“Trabajar con estudiantes músicos de alto rendimiento de la escuela secundaria me da una gran satisfacción, al igual que trabajar con los increíbles músicos de la Quad City Symphony”, dijo Estigiabarra. “Son simplemente diferentes niveles de satisfacción.

“Trabajar con mis colegas de la Sinfónica de Quad City ha sido una experiencia de crecimiento tremenda, una experiencia gratificante porque todos creemos en lo poderoso que es hacer música y compartirla con la comunidad”, dijo. “Siempre buscamos oportunidades para comprometernos con la comunidad y eso ha sido muy gratificante para mí”.

Estigarribia es director musical de QC Symphony Youth Ensembles desde 2019.

Un punto álgido reciente fue la preparación de la YSO para el concierto anual Lado-a-Lado, en el que tocaron con la QCSO dos movimientos de la Sinfonía nº 6 de Dvorak (que la YSO ha estudiado durante todo el año y ha hecho extractos en otros conciertos, y hará la obra completa el 8 de mayo). El concierto del 24 de abril también contó con Estigarribia al frente de la Filarmónica Juvenil, la OSJ y la OPJ con el Conjunto Juvenil de Cuerda.

“La música es una de esas cosas que aprendemos por ósmosis, realmente se aprende haciéndola, pero también haciéndola al lado de gente que es mejor y más experimentada que tú”, dijo sobre los estudiantes que tocan literalmente al lado de los músicos profesionales. Los músicos profesionales inspiran y hacen que los estudiantes mejoren y quieran ser mejores.

“Estar con los músicos profesionales y tratar de estar realmente inmerso en su mundo y en cosas como la forma en que hacen el sonido, cómo articulan, cómo sostienen, la cantidad de sonido que tocan”, dijo. El mero hecho de darse cuenta de ello fue una reacción en cadena de momentos “a-ha””.

Estigarribia es un apasionado defensor de la música contemporánea, y suele programar una pieza de un compositor vivo en cada concierto del QCSYE.

“Es algo que siento con intensidad y no solo de un compositor vivo, sino de una pieza compuesta en los últimos 10 años”, dijo. “En todas las orquestas con las que trabajo, siento que hacer música de gente que vive de la misma manera que nosotros, es diferente a trabajar en una pieza de un compositor que tiene que encender las velas para poder trabajar por la noche. Hacer piezas que fueron escritas para nosotros, para la gente de esta época, tiene un tremendo significado y creo que el público conecta con eso muy profundamente”.

Los alumnos también conectan con las piezas modernas, al participar en su creación (ya que no les son familiares), y se apropian de ellas.

Para el concierto del 8 de mayo, además del Dvorak (1880), la OSJ interpretará el Concierto para piano nº 21 de Mozart (1785), primer movimiento, con la participación de la ganadora del premio del Concurso de Conciertos 2021-2022 de la OSJ, Xin-Yan Chan (estudiante del instituto Pleasant Valley), y “Wood, Metal, Skin” (2006) de Josh Gottry para la sección de percusión de la OSJ.

Dirigiendo conciertos de música pop y cine

Estigarribia ha dirigido la YSO en el pre-show de Riverfront Pops, excepto en 2020, que fue la vez que dirigió todo el concierto (entonces un tributo a Fleetwood Mac). Tiene muchas ganas de que llegue el siguiente, el 20 de agosto en LeClaire Park, ya que el Pops cumple 40 años.

El concierto a orillas del Mississippi es una celebración sinfónica con coros de la música de Elton John.

“Coco” (2017) -la primera película de Pixar con temática latina- fue especialmente significativa para Ernesto, oriundo de Paraguay.

“En cuanto a como celebrar la cultura, creo que fue 10 de 10. Es decir, fue fantástico”, dijo. “Como nuestro público para ese concierto era mayoritariamente hispano, me dirigí al público en español, tanto en inglés como en español. Y eso fue muy especial, sin duda”. 

Estigarribia lideró “Coco” en vivo en concierto en el Teatro Adler en enero de 2020.

Dirigir una partitura de cine con una película es lo más difícil que hace Estigarribia, y “Frozen” será la más compleja de todas hasta ahora, ya que también implica voces y coros.

“Es un proceso muy complicado, porque mi proceso es doble. Me los tengo que aprender igual que me aprendo la música de Mozart o Beethoven para un concierto, pero luego me tengo que aprender también la película”, ha dicho. “Es mucho más complicado que, por ejemplo, limitarse a interpretar una pieza sinfónica, porque la película seguirá adelante tanto si estoy con ella como si no”. 

Además de la música, el director de la partitura de la película también tiene una pantalla delante de él con todo tipo de indicaciones visuales que le ayudan a alinearse con la película (a veces también utiliza un auricular que mantiene el ritmo, “un click track”).

“Hay números y hay cosas que se llaman golpes y serpentinas que pasan volando”, dijo Estigarribia. “Si alguna vez has visto el juego Guitar Hero, no es muy diferente a eso: todo tipo de información visual, pistas visuales, codificadas por colores y también los números de los compases. Así que tengo toda esa información”.

Hacer una partitura en directo con una película es el trabajo más difícil para un director de orquesta, “porque no hay margen de error”, dijo. “La precisión es, de hecho, de suma importancia”.

La QCSO sólo tiene uno o dos ensayos con la película antes del concierto, dijo Ernesto, aunque los músicos tienen la partitura desde hace un mes.

“Sólo es posible gracias a la increíble capacidad o habilidad musical de los músicos y a su increíble preparación”, dijo. “Cuando se presentan al primer ensayo, están como decimos, listos para el concierto”.

Tener canciones en la película, y un coro en directo (aquí preparado por Nathan Windt, de St. Ambrose), añade otros retos.

“Eso ya está incrustado en la película, lo que es una razón más para ser extremadamente unidos con ella”, dijo Estigarribia sobre las voces principales de “Frozen” (de las estrellas Idina Menzel, Kristen Bell, Jonathan Groff y Josh Gad). “Porque esas voces se van a producir, estés o no en el lugar adecuado”.

“Seguro que pasan muchas cosas”, dijo. “Me emociono muchísimo. Sinceramente, juro por Dios que cuando terminas una película, aunque sea de tres horas, parece que son 10 minutos como mucho. Es decir, hay tanto que hacer”.

En el caso de “Frozen”, la música orquestal (eliminada de la banda sonora) es casi continua a lo largo de la película, por lo que los intérpretes tienen muy pocos descansos, dijo Estigarribia.

Que las orquestas toquen para las películas es muy popular en todo el país, dijo.

“Hacer esto en concierto con la película, no es un mero juego de palabras, sino que hacerlo en concierto con la película es algo especial”, dijo Ernesto. “Y estas películas son clásicos. No son películas que estén actualmente en el cine, sino que se traen del pasado reciente, pero no obstante son clásicos que se traen de vuelta, acondicionados en un concierto nocturno completo. Es dramáticamente hablando, muy gratificante. Es una experiencia muy rica”, dijo.

Más música nueva

Entre los eventos más destacados de la próxima temporada, espera dirigir el estreno en QC de la ópera de Jake Heggie, “Two Remain: Out of Darkness”, como parte de una serie interdisciplinaria de programas relacionados con el Holocausto en la región.

Esa ópera de cámara (escrita en 2016) se representará en octubre en el teatro Brunner del Augustana College, dirigida por la profesora de teatro de Augie Shelley Cooper. Estigarribia la propuso y ha dirigido su proceso de planificación y producción.

“Estoy muy emocionado de hacerlo, ya que hemos estado trabajando muy intensamente en ello durante los últimos dos años. Y ver por fin que se hace realidad, es otra cosa”, dijo.

La ópera -escrita para siete cantantes y seis instrumentistas- cuenta la historia de dos supervivientes reales del Holocausto. Una reseña de 2018 de una producción de la Ópera de Atlanta decía: “Tras el espectacular éxito de su ópera del año 2000, Dead Man Walking, Jake Heggie ha crecido de manera constante hasta alcanzar las alturas como uno de los grandes compositores de la ópera estadounidense, situándose al lado de figuras como Samuel Barber, Douglas Moore, Tom Cipullo y Carlisle Floyd”.

Estigarribia es director musical de QC Symphony Youth Ensembles desde 2019.
Foto Mike Fetterer / Hola América

La ópera de Heggie irá acompañada de una gran cantidad de programas complementarios relacionados con el Holocausto este otoño, entre los que se incluyen el Museo de Arte Figge, el Museo y Centro de Ciencias Putnam, el Centro del Patrimonio Germano Americano, el Ballet Quad Cities, el Centro Botánico QC, Augustana y la Biblioteca Pública de Rock Island. Fuera de la zona, participarán el Museo Nacional Checo y Eslovaco de Cedar Rapids y la Sociedad Histórica Judía de Iowa.

Además de los conjuntos de QC, Estigarribia ha dirigido la Sinfónica de Dubuque, la Sinfónica de St. Cloud, la Sinfónica de Rochester, la Orquesta del Festival de Música de Oskaloosa, la Orquesta de Cámara del Centro del Conocimiento (Argentina) y la Orquesta Sinfónica del Congreso Nacional (Paraguay), y ha sido director titular de la Orquesta de Minnesota.

En 2016, Ernesto dirigió la grabación de música del compositor brasileño João Ripper con el violista Korey Konkol y la Camerata de la Universidad de Minnesota. Además de las actuaciones sinfónicas, ha dirigido muchas producciones de ópera, incluyendo “Gianni Schicchi” de Puccini, “Idomeneo” de Mozart, “Albert Herring” de Britten y “Weisse Rose” de Zimmermann.

Facebook Comments

Advertisements