Advertisements

Por Kathie Obradovich, Iowa Capital Dispatch

La gobernadora Kim Reynolds se tomó un tiempo en su mensaje sobre la situación del Estado para acusar a los profesores y administradores escolares de Iowa de “imponer su visión del mundo” a los estudiantes al permitir ciertos libros en la biblioteca escolar o en el aula.

El discurso se produjo un día después de que el presidente del Senado, Jake Chapman, un republicano de Adel, acusara a profesores y periodistas de tener un motivo “siniestro” e incluso de promover la pedofilia y el incesto.

Advertisements

“Aquellos que desean normalizar el comportamiento sexualmente pervertido contra nuestros niños, incluyendo la pedofilia y el incesto, están impulsando este movimiento más que nunca.  Nuestros niños deben estar a salvo y libres de esta atroz agresión”, dijo Chapman en su discurso del día de apertura de la sesión legislativa.

Reynolds, aunque no nombró ningún título, mencionó que un distrito escolar retiró el vídeo de una transmisión en directo de una reunión del consejo escolar en la que un padre leyó pasajes de tres libros con temas LGBTQ. “Estos libros son tan explícitos que serían de clasificación X si fueran películas”, dijo Reynolds, “… y sin embargo muchos de estos libros permanecen en las bibliotecas escolares hoy en día”.

Hay un video de un padre en una reunión del Consejo Escolar de Waukee en octubre leyendo pasajes de tres libros centrados en personajes LGBTQ: “All Boys Aren’t Blue” de George M. Johnson; “Lawn Boy” de Jonathan Evison y “Gender Queer” de Maia Kobabe. Los pasajes que el padre eligió para leer en voz alta eran bastante explícitos, y dos de los tres describían encuentros sexuales con menores de edad. Waukee retiró los tres libros de su biblioteca escolar.

Sólo he leído uno de los libros, “Gender Queer”. Se trata de unas memorias en formato gráfico (estilo cómic) sobre la mayoría de edad de un personaje no binario. El pasaje que el padre de Waukee leyó en voz alta trataba de un encuentro entre personas del mismo sexo que la protagonista, Maia, tiene a los 25 años, y que implica un consolador con correa. Maia no disfrutó de la experiencia y la escena, a pesar de las ilustraciones, no era lo que yo llamaría clasificada X. Los lectores más jóvenes deberían contar con la orientación de sus padres si eligen este libro, pero no estoy de acuerdo en prohibirlo para los adolescentes mayores.

Advertisements

Lo que más me llamó la atención de este libro, irónicamente, fue lo vital que fue para Maia tener acceso a los libros y más tarde a Internet para ayudar a explicar los cambios en su cuerpo a medida que crecía y permitirle aceptar sus experiencias y emociones como persona de género fluido. Los adultos de su vida ni siquiera le habían explicado la menstruación, dejándola sola ante su primera regla. En su conjunto, un libro como éste podría ayudar a otros niños, incluso a los de género cis, a enfrentarse a las incómodas experiencias de aceptar su sexualidad.

Advertisements

Otro libro a menudo desafiante que leí durante las vacaciones, “The Absolutely True Diary of a Part-time Indian”, de Sherman Alexie, era a la vez divertido y conmovedor. A pesar de un breve pasaje no explícito sobre la masturbación de un personaje en edad preparatoria, la novela sería apropiada para la mayoría de los adolescentes. El Consejo Escolar de Johnston rechazó recientemente la petición de un padre de retirarla. Creo que fue una decisión acertada.

¿Significa eso que tengo una agenda “siniestra” o que quiero promover el incesto o la pedofilia? Por supuesto que no, y me parece que la acusación de Chapman es aún más inquietante que el contenido de estos libros. Teniendo en cuenta que las personas más propensas a aprovecharse de los niños son sus padres u otros familiares, la biblioteca escolar no es el primer lugar donde buscaría materiales utilizados para normalizar el abuso sexual o preparar a las víctimas potenciales. En muchos casos, la principal esperanza de una víctima infantil es un adulto de confianza fuera del hogar: esos profesores y funcionarios escolares “siniestros” que Chapman y Reynolds satanizan.

Reynolds pide transparencia en los planes de estudio y los contenidos de las bibliotecas escolares (porque la transparencia es importante para los demás, si no para su propia administración). Según entiendo la propuesta, probablemente significaría la publicación de los títulos y programas de estudio en los sitios web de las escuelas y un proceso para los padres que quieran plantear sus preocupaciones. No encuentro nada malo en el concepto, siempre y cuando todos los distritos tengan los recursos necesarios para llevarlo a cabo.

Advertisements

Los padres deberían poder excluir a sus hijos de los programas escolares o de los materiales que consideren objetables, por muy equivocadas que sean esas objeciones. Como he escrito antes, los padres están bien equipados para determinar el nivel de madurez de sus hijos. Hay mucha basura por ahí y es maravilloso ver que los padres prestan atención por un cambio. Sin embargo, es poco probable que el plan de Reynolds vaya lo suficientemente lejos para quienes impulsan una agenda política y quieren decidir qué libros están disponibles para todos los niños y no sólo para los suyos.

Desde luego, no satisfará a los que aplaudieron la propuesta de Chapman de que los educadores que pongan libros de este tipo a disposición de los alumnos sean encarcelados por un delito grave.

Una vez más, este debate no es realmente sobre las bibliotecas o la literatura juvenil. Se trata de encontrar otra fuente de escándalo para irritar a los padres que se activaron políticamente a principios de la pandemia por el debate sobre el aprendizaje a distancia y las órdenes de mascarilla. Se trata de recaudar dinero para la campaña en un año electoral, lo cual es mucho más fácil cuando se pueden fabricar amenazas contra los niños y señalar grupos de personas para denostarlos.

Los habitantes de Iowa, cuya “visión del mundo” incluye la valoración de la educación pública, tal vez quieran pensar de dónde viene esta decisión de atacar a los profesores y hacia dónde se dirige.

Facebook Comments

Advertisements