Advertisements

Por Dawn Neuses

Un grupo diverso de estudiantes han creado una comunidad dentro de la Universidad de St. Ambrose (SAU por sus siglas en inglés), un lugar donde ellos pueden salir adelante y compartir sus culturas como miembros en el primero Concilio Universitario de LULAC en Iowa.

El concilio de SAU fue certificado en abril del 2015 con la misión de promover la justicia social y la educación, registración y derechos de votantes. Es uno de los solo 23 de los concilios universitarios en los Estados Unidos.

Advertisements

LULAC, la liga de los Ciudadanos Latino Americanos Unidos, es la organización de derechos civiles más grande de la nación. Sus miembros voluntarios trabajan para dar influencia a los hispanos americanos y construir comunidades latinas fuertes por medio de sus programas, servicios y abogacía.

Andrea Rivera, la consejera de St. Ambrose para LULAC, dijo que los miembros estudiantes vienen de diferentes culturas y lugares de origen y ellos voluntariamente aprenden a apoyarse entre ellos. Ella agregó que ellos se han hecho buenos amigos, casi como miembros de una familia, ellos se escuchan y se valoran sin importar su origen, raza o religión.

Victor Garibay de Chicago, estudiante de segundo año que se transfirió a la Universidad este otoño, describió el concilio como un lugar seguro donde todos pueden contribuir lo que ofrece su cultura.

Su amigo de infancia, estudiante de segundo año de SAU, Norma Palomino, lo invitó a ser parte de LULAC.

Advertisements

“Esto fue un gran sistema de apoyo para mí,” Palomino dijo.

St. Ambrose es una universidad católica dedicada a la excelencia académica, justicia social y servicio. La universidad se ubica en Davenport, IA y da la bienvenida a los diversos estudiantes y tiene la proporción de facultad a estudiante de 11 a 1. La escuela ofrece el ambiente donde todos los estudiantes pueden encontrar la atención individual que ellos necesitan para ser exitosos personalmente y profesionalmente.

Ryan Saddler, Director de Diversidad de la universidad, dijo que St. Ambrose busca promover a servir a los estudiantes de todas las identidades étnicas y agregó que la universidad esta tratando de educar a los estudiantes sobre el valor de ser diferente.

“La meta final es que nuestros estudiantes estén conscientes de los asuntos de nuestra comunidad relacionados a injusticias raciales y étnicas y para que estén conscientes de los maneras y acciones que pueden asegurar una sociedad más justa,” Saddler dijo.

Advertisements

“Como institución, estamos emocionados de tener LULAC en nuestro campus y estamos ilusionados de que saber que puede significar este hecho para la comunidad de St. Ambrose. Tenemos el potencial para aprender de unos a otros, aprender sobre injusticias en la sociedad, aprender como podemos resolverlas y llamarlas al centro ahora y en las comunidades donde acabaran nuestros estudiantes,” él dijo.

Advertisements

Clarice Roa se mudó a los Estados Unidos de Filipinas hace seis años. Ella es de un pueblo pequeño de Mundelein, Ill., y se graduará en mayo del 2017 con licenciatura en psicología forense.

Ella se unió a LULAC el año pasado y dijo que aunque los miembros no comparten la misma cultura, ellos comparten las experiencias, por ejemplo el ser mujer de color en los Estados Unidos, y aspectos del idioma, tradición y valores familiares.

Lo más importante los miembros comparten su orgullo en sus culturas. “En los Estados Unidos cuando vienes de diferente cultura eso te hace sentir orgullo,” Roa dijo.

El mes pasado el concilio de SAU tuvo el evento de Día de los Muertos para la comunidad del campus. Muchos estudiantes asistieron el evento para aprender sobre la celebración y disfrutar de la comida y música. Antes del acabar el evento, el presidente del concilio universitario de LULAC, Vicente Solis, ofreció una oración por los fallecidos. Los estudiantes que llenaron el cuarto se unieron a la oración con lágrimas, dijo Palomino.

Fue una demostración fuerte de respeto y solidaridad, ella dijo.

Garibay agregó, “Disfruto de la comunidad que hemos creado aquí. Estamos creciendo y aprendiendo unos de otros,” él dijo.

Solis dijo que los miembros seguirán ofreciendo eventos para la comunidad universitaria también el alcance del concilio va más allá de la universidad.  Hay planes de hacer y donar cobijas para los refugios del área, también tener una junta con estudiantes latinos de preparatorias para hablarles sobre el colegio y ofrecer excursiones personales por el campus. “Nuestros miembros están abiertos y dispuestos para hacer todas estas cosas,” él dijo.

Saddler dijo que los estudiantes que participan en LULAC tienen una oportunidad tremenda. El Concilio Universitario de LULAC fue formado gracias a LULAC Concilio #10 y tiene apoyo de sus más de 100 miembros. El concilio universitario tiene acceso a las organizaciones de LULAC estatales y nacionales que conectan los estudiantes universitarios con apoyo y expertos adicionales, él dijo.

Palominos dijo ella es la primera de su familia en graduarse de la preparatoria y la primera en asistir a una universidad. Ella dijo que ella sabía que quería asistir a la Universidad de St. Ambrose después de visitar la escuela por primera vez. “Todos te dan la bienvenida,” ella dijo.

Garabay, también es primero en su familia en asistir a la universidad, dijo que él cree que siempre hay un lugar para todos. Él encontró el suyo en St. Ambrose.

“Edúcate,” Garabay dijo. “La educación es la llave. Conocimiento es poder.”

 

Facebook Comments

Advertisements