Advertisements

Por Clark Kauffman, Iowa Capital Dispatch

 

La gobernadora de Iowa, Kim Reynolds, dijo el miércoles a una audiencia televisiva nacional que Iowa había superado el reto de proporcionar un “entorno seguro” a los trabajadores de las plantas empacadoras de carne durante la pandemia de COVID-19.

Reynolds hizo sus declaraciones en FOX News con el comentarista conservador Sean Hannity presidiendo una reunión de gobernadores republicanos que estaban allí para discutir cómo sus agendas están ayudando a EEUU.

En un momento del programa, Hannity se dirigió a Reynolds y planteó la cuestión de su respuesta a la pandemia en relación con la industria cárnica de Iowa.

“He visto cómo lo has manejado y ha sido espectacular, para ser muy honesto”, dijo Hannity. “Porque ustedes entraron de lleno, fue como una presión total, y rodearon la zona. Háblenos de ello”.

“Bueno, en primer lugar, mis agricultores y productores producen más del 10 por ciento del suministro de alimentos de la nación”, respondió Reynolds, “así que era imperativo que mantuviéramos nuestras plantas de procesamiento de alimentos abiertas, y que mantuviéramos nuestras tiendas de comestibles llenas y la carne en la mesa para las familias de todo este país. Y así pudimos entrar y hacer pruebas de vigilancia. Pudimos acceder a un cierto número, una gran cantidad, de pruebas para que no sólo pudiéramos mantener abiertas las plantas de procesamiento, sino que pudiéramos garantizar a los empleados que estaban trabajando en un entorno seguro.

“No sólo proporcionamos el EPP, sino que pudimos realizar pruebas, los que dieron positivo fueron puestos en cuarentena, y pudimos mantener nuestras plantas de procesamiento en funcionamiento y, quiero decir, no detener la producción de cerdos para nuestros productores y estábamos viendo algunas cifras horribles porque las plantas de procesamiento estaban siendo afectadas por el COVID. Así que lo atacamos de frente. Hicimos pruebas disponibles. Pudimos implementar un programa de datos realmente sólido que nos permitió, hasta el código postal, identificar dónde estaban los casos positivos y actuar en consecuencia”.

Advertisements

La afirmación de Reynolds de que Iowa mantuvo “las plantas de procesamiento abiertas”, ignora una serie de cierres reportados por las propias plantas. Su afirmación de que el estado garantizó “un entorno seguro” para los empleados ha sido cuestionada por funcionarios locales, familias de trabajadores e informes de los medios de comunicación.

En la planta de carne de cerdo de Tyson Foods en Waterloo, al menos 1,500 de los 2,800 trabajadores estaban infectados con COVID-19, según el sheriff del condado de Black Hawk, Tony Thompson, que también dirige la comisión de gestión de emergencias del condado. Al menos ocho trabajadores de la planta murieron. De hecho, la planta cerró temporalmente la producción en abril de 2020 debido a un número insuficiente de trabajadores sanos, y esa decisión se produjo sólo después de que los funcionarios locales hicieran repetidos llamamientos públicos para el cierre.

“Nunca deberíamos haber tenido la cantidad de crecimiento exponencial de casos positivos y la cantidad de muertes que tuvimos al principio”, dijo Thompson al Cedar Rapids Gazette. “Nunca deberíamos haber tenido nada de eso, y todo se debe a Tyson”.

Al principio de la pandemia, el 15 de abril de 2020, la Dra. Caitlin Pedati, Directora Médica del Estado, escribió al equipo de respuesta regional COVID-19 de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades sobre el rápido crecimiento del número de infecciones en las plantas empacadoras de carne de Iowa.

Advertisements

Un funcionario de los CDC respondió preguntando si Pedati estaba solicitando asistencia federal, que incluiría ayuda para el rastreo de los contactos, la introducción de datos, el examen de los empleados, las barreras del idioma extranjero y otras cuestiones. Pedati declinó la oferta, escribiendo: “Todavía estamos trabajando en la recopilación de un poco más de información de nuestros socios, por lo que aún no estamos listos para hacer una solicitud.”

Para entonces, cientos de trabajadores de la planta de Waterloo se rehusaban, o no podían, presentarse a trabajar, alegando que la empresa estaba encubriendo un brote de COVID-19 y alentando a los trabajadores sintomáticos a permanecer en el trabajo. Días después, a raíz por lo menos de una muerte confirmada, los funcionarios locales pidieron a Tyson que cerrara temporalmente la planta. En 48 horas, un segundo trabajador de la planta murió, y Reynolds reiteró su posición de que no ordenaría a Tyson el cierre de la planta.

El Departamento de Salud del Condado de Black Hawk rompió entonces con el estado, declarando un brote oficial en la planta de Waterloo, contradiciendo la afirmación del Departamento de Salud Pública de Iowa de que no había ningún brote “oficial” allí.

El 22 de abril de 2020, con más de 180 trabajadores marginados por el virus, Tyson cerró voluntariamente la planta, temporalmente, alegando un número insuficiente de empleados sanos. En los días siguientes, otros dos empleados de la planta morirían, según los registros del tribunal. Cuando la planta de Waterloo volvió a abrir a principios de mayo, más de 1,000 de sus trabajadores habían dado positivo.

El 7 de mayo de 2020, el Departamento de Salud Pública del Condado de Black Hawk indicó que la planta de Waterloo había sufrido el doble de infecciones que el IDPH había comunicado 48 horas antes. A finales de ese mes, Tyson había cerrado temporalmente su planta de Storm Lake, citando 555 infecciones entre los 2,400 trabajadores de la planta.

Advertisements

En junio, los funcionarios de Tyson dijeron que más de 500 trabajadores de la planta de Columbus Junction habían sido infectados. En Tama, un único brote en la planta de Iowa Premium Beef dejó infectado a casi el 40% de los 850 trabajadores de la planta, lo que provocó la suspensión de la producción en la planta.

En Sioux City, más de 100 empleados de Seaboard Triumph Foods habían contraído el virus en los tres primeros meses de la pandemia, y los trabajadores se quejaron de la falta de EPI y otras medidas de seguridad.

En julio, Associated Press informó de que los registros estatales mostraban que el número de infecciones en la planta de Tyson en Columbus Junction era significativamente mayor de lo que había informado la administración Reynolds, con 522 de los 1,300 empleados de la planta infectados. El estado había dicho previamente que 221 empleados de la planta habían dado positivo por el virus.

En septiembre, AP informó de que un brote de abril de 2020 en la planta de Iowa Premium Beef en Tama había dado lugar a 338 de los 850 trabajadores de la planta que dieron positivo por el virus, lo que supuso 80 infecciones más de las que el estado había reconocido previamente.

En noviembre, el Iowa Capital Dispatch informó de que una demanda por homicidio involuntario contra Tyson alegaba que los gerentes de la planta de Waterloo habían organizado una quiniela para apostar sobre el número de empleados de la planta que darían positivo en la prueba de COVID-19, y habían ordenado explícitamente a los supervisores que ignoraran los síntomas de los trabajadores. Tyson acabó despidiendo a siete gerentes de la planta tras llevar a cabo su propia investigación sobre las acusaciones.

 

Facebook Comments

Advertisements