Advertisements

Por Catherine Babikian

Ila Plasencia aprendió a lanzar gracias a su hermano, un talentoso jugador de béisbol. Poco tiempo después, fue lanzadora en el equipo de sóftbol de su escuela primaria y esas experiencias la guiaron por el resto de su vida. “Si practicas deportes, sabes cómo trabajar en equipo y cómo ser líder,” dijo Ila. Ila Plasencia era una líder tanto dentro como fuera del campo de sóftbol.

Los padres de Ila eran originarios de la región central de México. Se conocieron en El Paso, Texas y en 1918 se mudaron a Earlham, Iowa, donde su padre trabajaba en la cantera local. Cuando la familia de Ila se mudó a Des Moines, vivían en una pequeña granja mientras su padre trabajaba en la planta de cemento Portland.  Ila recordaba las historias que su padre le contaba:

 

Mi padre vino cuando era niño, durante la revolución. Vino a los Estados Unidos porque, me decía, los federalistas estaban por allí y querían llevarse a todos los chicos.  Su madre lo escondía a él y a sus primos para que no tuvieran que irse con ellos. [Mi padre] era una persona de muchas aptitudes. Podía hacer cualquier cosa. Nos hizo unas bancas… una banca para cada uno de nosotros. Recuerdo claramente, cada quien sacaba su banca en la noche y nos echábamos ahí.  Esto era en el verano, por supuesto.  Nos echábamos a ver las estrellas.

Advertisements

…Mi madre murió cuando yo era muy pequeña, cuando tenía cinco años. No conocí bien a mi madre porque siempre estuvo internada en un hospital debido a la tuberculosis. En esos años, no se nos podía acercar porque era una enfermedad contagiosa. No la podíamos ver más que a través de la ventanilla del hospital.

 

La Segunda Guerra Mundial, recordó Ila, “desapareció” a su familia: su hermana murió de un apéndice perforado, mientras que la Guerra del Pacífico cobró la vida de sus hermanos mayores. Ila y su padre se mudaron a Valley Junction, que ahora es parte de West Des Moines. En Valley Junction, se sentía excluida: a la comunidad blanca no le gustaba los mexicanos y la comunidad mexicana ya establecida tampoco la recibió con los brazos abiertos. “Fue un golpe duro,” recordó, “porque… te veían como si no tuvieras ningún valor.”

“Ila and Ralph Plasencia at the LULAC Black and White Ball, 1966.,” Picture courtesy of Migration is Beautiful
“Ila y Ralph Plasencia en el Black & White Ball de LULAC, 1966.” Imagen cortesía de “la Migración es Bella”

Después de la secundaria, Ila trabajó como transcriptora. Se casó con Ralph Plasencia en 1949. Aunque dejó de trabajar mientras sus hijos estaban pequeños, pronto regresaría a la fuerza laboral como asistente administrativa en la oficina del Cuerpo de Alguaciles de los Estados Unidos (U.S. Marshals Service, en inglés). Su trabajo allí consistía en asegurarse de que los empleadores les pagaran adecuadamente a sus empleados. “Era un trabajo muy gratificante,” dijo Ila. “Pude recuperar muchos sueldos para el beneficio de muchas personas”. Ese trabajo la puso en contacto con la misma compañía de cemento donde su padre había trabajado y encontró el historial laboral de su padre mientras investigaba a la compañía de cemento Portland. Luego trabajó como funcionario de cumplimiento de normas con el Departamento del Trabajo de los Estados Unidos hasta su jubilación en 1985.

Ila también volvió a su amado sóftbol, esta vez como entrenadora:

 

Fui presidenta de la Asociación de Sóftbol Femenino de West Des Moines. Era entrenadora. Era mánager… Tenía un equipo de pelota de puras latinas, que jugaban con el “Y” aquí en Des Moines. Todavía tengo aquí las medallitas que ganamos. Estuvimos dos años en esas ligas y sí ganamos… también había formado una liga de boliche de puras latinas en Val Lanes… la tuvimos por alrededor de cinco años. Después de eso, siempre estaba organizando en la comunidad.

 

En 1957, Ila fue la primera presidenta y miembro fundador del Consejo femenino 306 de la Liga de Ciudadanos Latino Americanos Unidos (LULAC, por sus siglas en inglés) en Des Moines. En 1986, fue electa como directora estatal de LULAC en Iowa, siendo así la primera mujer en ejercer tal cargo.  El año siguiente, fue electa como vicepresidenta de la región Midwest de LULAC a nivel nacional.  Mientras estuvo en ese cargo, lideró y coordinó varios esfuerzos regionales de LULAC en toda la región, compuesta por 12 estados. Utilizó sus conexiones con LULAC para establecer a Midwest Education, una organización que ofrecía clases gratis a la comunidad latina. Fue secretaria del grupo de trabajo hispanohablante en del gobernador de Iowa, Robert Ray. Su informe final “Conóceme en Iowa”, llevó a la formación de la Comisión de personas hispanohablantes en Iowa, luego conocida como la Comisión para asuntos latinos en Iowa. Ila reflexionó sobre todo el servicio público que realizó durante su vida:

“He sido parte de muchas comisiones. He sido parte de muchas juntas directivas. Creo que a lo largo de mi vida aquí en Iowa y en Des Moines, nosotros — y digo nosotros porque no podría haber hecho nada de esto yo sola– en LULAC, en Midwest Education, hemos logrado ciertos cambios. Y creo que fueron buenos… Mi vida ha sido una aventura y me ha encantado vivir cada minuto de ella.”

 

(La entrevista de historia hablada con Ila Plasencia fue realizada por Rachel Garza Carreón en el 2006 para el proyecto Mujeres Latinas)

 

MigrationIsBeautifulPosters_18x24_hi_res_Este artículo es cortesía del nuevo sitio web llamado “La migración es bella”.

Este sitio web fue desarrollado por el Proyecto Mujeres Latinas que se inició en el 2005 en los Archivos de la Mujer de Iowa para reunir y conservar materiales de fuentes primarias sobre la historia de las latinas y sus familias en Iowa.

Visita esta nueva página web y vea la historia de la migración de los latinos en Iowa a partir de 1850.

http://migration.lib.uiowa.edu/

Facebook Comments

Advertisements