LULAC Davenport celebra 65 años de empoderamiento de la comunidad latina de los Quad Cities y más allá.

0
236
Young Mexican-Americans of the Quad Cities in 1958 or 1959 at one of the planning meetings to organize a LULAC council in Davenport, Iowa. In the photo you can see the two founders who are still living, Mr. Ernest Rodriguez and Mr. Salvador Lopez .
Advertisements

Historia del Concilio 10 en Davenport, Iowa

En 1959 Henry Vargas concibió la idea de organizar a los mexicano-americanos locales de Davenport con la esperanza de lograr fuerza política con un frente unido. Su hermano Jesse convenció al grupo de unir fuerzas con un grupo al que ya estaba afiliado, los Jóvenes Demócratas del Condado de Scott.

Poco después, Chai Vasquez, originario de Fort Madison, informó al grupo sobre LULAC y su propósito de mejorar las condiciones sociales y económicas de los hispanos. En una reunión organizada por Vargas y Ernest Rodríguez, Vásquez presentó al grupo a Jesse Mosqueda, de Des Moines. Mosqueda era entonces el Director Regional de LULAC. Como resultado de esa reunión, el Concilio 10 de LULAC fue fundado el 16 de febrero de 1959.

Advertisements

En ese momento, había otros cuatro concilios de LULAC en el estado de Iowa: #304 en Fort Madison el primero del estado, #306 en Des Moines, Concilio de Damas #308 en West Des Moines, y #319 en Mason City.

La mayoría de los miembros originales del Concilio 10 eran mexicano-americanos de segunda y tercera generación cuyos padres llegaron a la zona para trabajar en el ferrocarril o en fundiciones como The Bettendorf Car Company. Algunos también fueron contratados en International Harvester o John Deere.

Tras su formación, el concilio tuvo un impacto inmediato en la comunidad, desde representar con éxito a Gilbert Fernández, un empresario local implicado en una controversia con la ciudad, hasta recaudar fondos para la Fundación del Corazón, pasando por participar activamente en el concilio municipal y en el distrito escolar de Davenport.

Advertisements

Al principio, el Concilio 10 se reunía donde podía: en la YMCA y en varias tabernas. En 1961, el concilio alquiló un local en Perry Street, en el centro de Davenport, y abrió un establecimiento conocido como The LULAC Club. Allí se celebraron reuniones, otros asuntos del concilio y muchos actos sociales hasta 1969.

Fue entonces cuando el concilio se trasladó a su ubicación actual en el extremo oeste de Davenport. Esta propiedad fue adquirida a través de un proceso de licitación del Distrito Escolar de Davenport a un costo de 12,500 dólares. A lo largo de los años, el edificio y los terrenos han visto muchas mejoras, bailes, recaudaciones de fondos, eventos políticos… y bingo. De hecho, el bingo ha sido el pilar de las instalaciones desde que el concilio se trasladó allí en 1969. El poder de permanencia del bingo semanal se debe en gran parte a Salvador López, quien, por cierto, fue uno de los miembros de la segunda generación que fundó este concilio en 1959.

A lo largo de las décadas de 1970 y 1980, el concilio defendió una y otra vez “La Causa de La Raza”, el grito de guerra de la época. El Grupo de Trabajo de Habla Hispana en 1974, el Concilio de Migrantes de Illinois y el Comité de Boicot a la Uva son sólo algunos de los desafíos en los que el Concilio 10 hizo sentir su presencia.

Advertisements
Advertisements

Historia reciente

Las últimas tres décadas del siglo XX fueron una época en la que los miembros del Concilio 10 tuvieron un impacto inconmensurable en la experiencia hispana en el área de los Quad Cities. Pero otro reto se cernía sobre el horizonte del concilio. En 2006, los guerreros que libraron tantas batallas en nombre de la justicia social para sus hermanos y hermanas latinos ye eran mayores y se estaban cansando. Y su número también disminuía. En 2008, el número de miembros se había reducido a 46.

Al año siguiente, Michael Reyes fue elegido presidente del concilio y las cosas empezaron a cambiar de inmediato. Comenzó la remontada del Concilio 10 buscando y recibiendo fondos muy necesarios para mejorar las instalaciones. Al mismo tiempo, Reyes mejoró radicalmente el emblemático programa de becas del concilio. La cantidad concedida a estudiantes universitarios merecedores ha aumentado en un 500% desde 2007. Hasta la fecha, el Concilio 10 de LULAC ha concedido más de 750,000 dólares en becas a unos 1,200 estudiantes.

Advertisements

A medida que mejoraba el dinamismo del concilio, también lo hacía su número de miembros. Para 2023, el Concilio 10 tenía 184 miembros activos que pagaban sus cuotas y se espera pasar los 200 miembros este año. El futuro del Concilio 10 de LULAC parece tan brillante como siempre lo ha sido en este momento.

En la cena de becas del año pasado, la Presidente de LULAC Council 10, Toni Robertson, tuvo un mensaje alentador para los becarios. 

“Necesitamos que se conviertan en líderes en sus comunidades y continúen construyendo sobre la base que fue establecida por aquellos que vinieron antes que ustedes. Con la ayuda de ustedes, LULAC seguirá creciendo y ayudando a todos los que vendrán después”, dijo Robertson. 

Con ese mensaje, encarna el lema nacional de LULAC “Uno para todos y todos para uno” (A.Dumas).

Los líderes del Concilio 10 de Davenport planean la celebración de su 65 aniversario para el 7 de septiembre y se llevará a cabo en el RiverCenter en Davenport, Iowa. Este pendiente para más detalles cerca de la fecha del evento.  Si usted quiere convertirse en miembro del Concilio 10 de LULAC de Davenport, Iowa, visite lulac10.org.

 

Facebook Comments

Advertisements