Advertisements

Cómo latino de primera generación, de bajos ingresos y de un hogar monoparental, Jesús Lizarraga-Estrada puede identificarse con las batallas de los estudiantes subrepresentados.

 

Ahora como director asociado de reclutamiento y acceso de estudiantes de primer año en la UNI (Universidad del Norte de Iowa), Lizarraga-Estrada está trabajando para romper las barreras que impiden a las poblaciones minoritarias acceder a la educación superior y tener éxito en el campus, y su trabajo lo colocó en la lista de “20 Under 40” (20 más jóvenes de 40) del Waterloo Courier en 2020.

 

Lizarraga-Estrada creció en un hogar de bajos ingresos. Su madre ganaba menos de 20,000 dólares al año como operadora de maquinaria en una fábrica de Mt. Pleasant, pero se empeñó en que Lizarraga-Estrada, su único hijo, asistiera a la universidad.

Advertisements

 

“Siempre cultivó la idea de que ir a la universidad no era una opción; yo iba a ir a la universidad”, dijo Lizarraga-Estrada. “Simplemente no sabíamos cómo llegar allí.”

 

Pero llegó allí, y prosperó. Lizarraga-Estrada se inscribió en el Muscatine Community College antes de transferirse a la UNI después de conocer la universidad por Paul Sapp, director asociado de reclutamiento de transferencias de la UNI, en una feria universitaria. Lizarraga-Estrada se graduó de UNI en 2013 con una licenciatura en gestión empresarial y obtuvo un máster en 2017 en asuntos estudiantiles. La experiencia sembró un profundo compromiso para ayudar a los estudiantes de bajos ingresos y de baja representación a tener éxito en la educación superior.

Advertisements

 

“Mi pasión se basa en la identificación de las barreras que vi cuando estaba pasando por el proceso universitario”, dijo Lizarraga-Estrada. “Lo que pienso ahora es cómo puedo ser recíproco y ayudar a eliminar esas barreras para los que vienen después de mí”.

 

Lizarraga-Estrada también señaló a uno de sus mentores que ayudó a iniciar su carrera en la educación superior – Juanita Wright, que trabajó en admisiones y ayuda financiera en la UNI durante más de 40 años.

 

Las barreras para la educación superior son sistémicas e institucionales, dijo Lizarraga-Estrada. Muchas universidades utilizan las puntuaciones del ACT y el SAT para los requisitos de admisión y becas, y los estudios han demostrado que los estudiantes minoritarios obtienen una puntuación más baja en esos exámenes. El idioma también puede ser una barrera si los documentos de admisión de la universidad y los correos electrónicos están sólo en inglés.

 

Lizarraga-Estrada está ayudando a implementar cambios para ayudar a la UNI a superar esas barreras después de unirse al equipo de admisiones en 2019. El director de admisiones Terri Crumley dijo que sus contribuciones a la universidad han sido muy valiosas. 

 

“Estoy muy emocionada de que Jesús esté recibiendo merecidos elogios por su trabajo en UNI”, dijo. “Él es bien conocido en todo el estado por ser un firme y eficaz defensor de nuestros estudiantes subrepresentados”. Es una persona y un profesional increíble, y me siento realmente honrada de trabajar con él”.

 

La UNI eliminó los requisitos de la ACT y el SAT y está usando el promedio de notas para determinar la elegibilidad para las becas, incluyendo la beca UNI-T.E.D., que ofrece hasta 2,000 dólares al año a los estudiantes de poblaciones subrepresentadas. En el sitio web de la UNI hay enlaces para traducir las páginas de admisión al español a fin de mejorar la accesibilidad. Lizarraga-Estrada también ha contratado a propósito un equipo diverso de consejeros de admisión.

 

“Mi actual equipo es el más diverso que hemos tenido”, dijo Lizarraga-Estrada. “Tenemos gente que habla diferentes idiomas, lo que realmente refleja la creciente población que vemos no sólo en Iowa, sino también en el país”. 

 

Además de su trabajo en el equipo de admisiones, Lizarraga-Estrada también forma parte del Consejo Presidencial para la Inclusión, la Justicia Social Transformadora y la Defensa, antes conocido como el comité de Diversidad, Equidad e Inclusión. Allí, Lizarraga-Estrada espera escuchar a los estudiantes, profesores y personal de las comunidades BIPOC (Gente afroamericana, indigena y de color) históricamente marginadas.

 

“Estoy allí para desafiar un sistema que se ha establecido con la intención de beneficiar a un grupo de personas y excluir a otros”, dijo Lizarraga-Estrada. “Estoy allí para derribar, re-imaginar, reconstruir sistemas y cambiar paradigmas”.

 

Pero el trabajo de Lizarraga-Estrada nunca termina. La verdadera igualdad es un ideal que probablemente nunca se alcanzará, pero es algo que la UNI siempre debe buscar, dijo.

 

“Estamos haciendo muchas cosas grandes, y podemos esforzarnos por progresar, pero si un estudiante viniera a mí hoy y me dijera ‘no estás haciendo lo suficiente’, yo le diría, ‘tienes razón'”, dijo Lizarraga-Estrada. “El trabajo es siempre continuo. Son años y años de opresión sistémica que estamos tratando de derrocar, y no va a suceder de la noche a la mañana.”

 

Artículo cortesía de UNI News Service 

 

Facebook Comments

Advertisements