La investigación con células madre de la ISU podría permitir un nuevo tratamiento para los enfermos de la sangre

0
44
Iowa State University researchers have identified an important piece in the process of making blood stem cells. (Photo by Perry Beeman/Iowa Capital Dispatch) / Investigadores de la Universidad Estatal de Iowa han identificado una pieza importante en el proceso de fabricación de células madre sanguíneas. (Foto de Perry Beeman/Iowa Capital Dispatch)
Advertisements

Por Brooklyn Draisey, Iowa Capital Dispatch

Los hallazgos de un grupo de investigadores de la Universidad Estatal de Iowa podrían conducir a la creación de nuevas células madre sanguíneas a partir de la propia sangre del paciente, lo que posiblemente eliminaría la necesidad de trasplantes de médula ósea.

La profesora adjunta de genética, desarrollo y biología celular de la ISU Raquel Espín Palazón y su equipo descubrieron que un sensor microbiano que ayuda a detectar infecciones bacterianas, conocido como Nod1, también desempeña un papel clave en la creación de células madre sanguíneas.

Advertisements

Conocer esta información y averiguar en qué parte del proceso tiene lugar permitirá a los investigadores avanzar en la producción de células madre sanguíneas funcionales in vitro, algo que, según Espín Palazón, no puede hacerse actualmente.

“No podemos producir células madre sanguíneas que puedan trasplantarse y curar enfermedades, leucemia y anemia”, explicó Espín Palazón. “Así que realmente estamos tratando de encontrar qué interruptores tocar en esos protocolos in vitro para hacer esas células madre sanguíneas, y este Nod1 es un interruptor muy importante y crítico”.

Antes incluso de que el corazón de un embrión empiece a latir, algunas de las células endoteliales que forman su sistema vascular se convierten en células madre sanguíneas. Antes del nacimiento se crearán células madre sanguíneas para toda la vida. Según Espín Palazón, descubrieron que el receptor microbiano Nod1 debe activarse antes de que esas células endoteliales se transformen en células madre sanguíneas.

Advertisements

Si Nod1 puede activarse en células madre inmaduras extraídas de un paciente, podrán crearse células madre sanguíneas para tratarlo.

Para algunos pacientes diagnosticados de enfermedades y trastornos sanguíneos, el único tratamiento disponible es un trasplante de médula ósea o de sangre de cordón umbilical. Según la Administración de Recursos y Servicios Sanitarios, unas 18,000 personas son diagnosticadas de enfermedades potencialmente mortales en las que estos trasplantes son la única opción.

Advertisements

Encontrar donantes compatibles para estos trasplantes puede ser muy difícil, afirma Espín Palazón. Incluso si se encuentra un donante compatible y el trasplante tiene éxito, el receptor tiene más del 50% de posibilidades de desarrollar la enfermedad injerto contra huésped, en la que el sistema inmunitario del organismo identifica las nuevas células madre sanguíneas como cuerpos extraños y las ataca, lo que puede ser mortal. Tener la capacidad de crear células madre sanguíneas que no corran el riesgo de ser atacadas como entidades extrañas reduciría enormemente los riesgos que tienen que asumir los afectados al recibir un trasplante.

“Si pudiéramos generar células madre sanguíneas específicas del paciente en el laboratorio… entonces no tendríamos que encontrar donantes y no tendríamos la enfermedad de injerto contra huésped”, dijo Espín Palazón. “Así se curaría a mucha gente”.

Advertisements

Con estos hallazgos, la investigadora dijo que hay muchas posibilidades de que llegue a ver nuevas células madre sanguíneas creadas a partir de pacientes durante su vida, quizá incluso en los próximos 20 años.

Espín Palazón dijo que su camino hacia estos hallazgos fue fortuito, ya que fue su interés por el sistema inmunitario, y no por el desarrollo de células sanguíneas, lo que la condujo hasta aquí. La profesora estaba realizando su doctorado en España, su país natal, a finales de la década de 2000 y estudiaba el sistema inmunitario cuando descubrió que los embriones no se desarrollaban con normalidad si se eliminaban señales inflamatorias como Nod1.

Intentando encontrar bibliografía sobre el impacto que tienen estos factores en el desarrollo embrionario no tuvo éxito, ya que los científicos no se habían ocupado mayoritariamente del tema, por lo que centró su investigación en este tema.

“Llevo básicamente toda mi vida como investigadora estudiando este campo que antes estaba totalmente descuidado”, dijo Espín Palazón. “Así que ser capaz de tener esta contribución a la comunidad científica y la humanidad con estas señales importantes que son fundamentales para hacer la propia sangre, ha sido simplemente increíble.”

Facebook Comments

Advertisements