The West Liberty City Council from left to right: Jose Zacarias, Dana Dominguez, Mayor Katherine McCullough, Omar Martinez and Cara McFerren. (City council member Diane Beranek not pictured.) Photo by Tar Macias / Hola Iowa
Advertisements

Por Kassidy Arena, Radio Pública de Iowa

Cuando la gente entra en la primera ciudad de mayoría latina de Iowa, lo primero que ve es un edificio con un enorme mural. En él se lee “Tú perteneces aquí”, en inglés, a la izquierda. Tú perteneces aquí”, en español, a la derecha.

José Zacarías, concejal durante dos periodos, se encuentra con su viejo amigo Tar Macías a una manzana de distancia. Charlan sobre la historia de la ciudad mientras suben por la calle ataviados con gorros, chaquetas y guantes. Macías lleva unos 20 años repartiendo su periódico bilingüe Hola America / Hola Iowa en la ciudad.

Advertisements

“Bien, esta es la calle principal”, dice Zacarías señalando el largo camino de negocios.

Macías señala un edificio: “La cafetería en la que estuvimos, corrígeme si me equivoco, ¿esto solía ser una farmacia?”.

Zacarías contesta que sí sin demora.

Hablan del mercado de trabajo y de cómo otros negocios de la ciudad han cambiado con el tiempo, hasta que llegan al colorido mural. Está en el lateral de un edificio que es propiedad de Zacarías. Un día, una profesora y sus alumnos le preguntaron si podían pintar algo en la pared en su tiempo libre. De nuevo, sin demora, dijo que sí.

Advertisements

“Y el mensaje es el adecuado. Está en inglés, está en español. Esto es lo que somos, ¿sabes? Ahora la gente anglosajona habla de que ya no somos dos comunidades que viven en el mismo lugar, sino que nos estamos convirtiendo en una sola”, explica Zacarías.

José Zacarías (izquierda) le muestra a su viejo amigo Tar Macias el mural en el costado de su edificio. Macías lleva unos 20 años entregando su periódico bilingüe al pueblo. Los dos hombres hablan sobre cómo ha cambiado la ciudad durante ese tiempo.
Foto de Kassidy Arena / IPR News

Hace unos diez años, West Liberty se convirtió en la primera ciudad mayoritariamente hispana de Iowa. Esta ciudad del este de Iowa es una de las miles de comunidades rurales mayoritariamente minoritarias de Estados Unidos. No es el primer desafío al concepto de una América rural blanca y homogénea; de hecho, en 2020, casi una cuarta parte de los estadounidenses de zonas rurales eran personas de color, y las cifras van en aumento.

Pero en Iowa, West Liberty, con 4,000 residentes, es la única ciudad que ahora tiene un concejo municipal mayoritariamente latino.

“He visto cambiar mucho la diversidad en West Liberty. Uno: cuando se convirtió en una ciudad de mayoría latina, por supuesto, fue un gran cambio. Pero también ves a gente de otros lugares como Centroamérica, como de Puerto Rico, haciendo de West Liberty su hogar. Así que también se ha visto esa diversidad entre la comunidad latina”, dice Macías.

Advertisements

Este es exactamente el tipo de ciudad en el que se ha centrado el Centro de Innovación Rural (CORI). Esta organización sin fines de lucro promueve el bienestar económico y la diversidad de liderazgo en las zonas rurales de Estados Unidos. Su director ejecutivo, Matt Dunne, dice que ha visto el progreso de la América rural en todo el país, tanto en representación como en desarrollo económico. Destaca que ambos conceptos deben existir para que un pueblo pequeño tenga éxito.

“Una de las cosas a las que hemos dedicado mucho tiempo en los últimos años es asegurarnos de que el país sepa que la América rural no es la América blanca, que la diversidad de la gente en los sitios rurales es parte de su vitalidad y su potencial”, dice. “Lo que creo que también demuestra es que cualquiera que piense que la América rural va a seguir exactamente igual tiene otra cosa que hacer. El cambio está ocurriendo, lo estamos viendo en todo el país”.

CORI empezó con un pueblo en su red, y está trabajando para tener 50 para el año que viene.

Y el cambio político suele comenzar con un cambio cultural, según el padre Guillermo Treviño. Comenzó su ministerio en West Liberty hace poco más de un año y medio. Dice que a medida que la ciudad acepta más la cultura latina, es un buen modelo para que los latinos se involucren.

“Creo que eso ayuda mucho y creo que la aceptación de todas estas cosas, ya sabes, todos estos negocios de propiedad latina, ver a los latinos en posiciones de poder como el nuevo concejo de la ciudad que se juramentó… Así que todas esas cosas creo que reflejan a la comunidad y no es algo malo”, añade.

Advertisements
El Padre Guillermo Treviño presenta sermones tanto en español como en inglés, así como en la Iglesia Católica St. Joseph en West Liberty y en una iglesia en Columbus Junction.
Foto de Kassidy Arena / IPR News

José Zacarías lleva décadas en West Liberty tras emigrar de México. Llegó por primera vez para trabajar en la planta empacadora de carne de la ciudad. Con el tiempo, ha visto florecer a la comunidad latina: viendo cómo los residentes se convertían en ciudadanos, luego en votantes y finalmente en candidatos políticos. Pero no siempre ha sido una transición fácil.

“El trabajo que viene detrás de ser una minoría mayoritaria ahora, es la educación política. ¿Cómo se traducen esos números en acción política?”, se ha preguntado.

Explica que para algunos latinos es casi como tener que decidir entre dos identidades. Si eligen Estados Unidos en lugar de su país de origen, dice, es casi como una traición. Pero insta a los latinos a recordar que no es así. Dice que los latinos pueden combinar sus identidades.

“Parte de la razón, desde la perspectiva latina, es que estamos aquí para crear oportunidades para la gente que viene detrás de nosotros. Y para hacerla crecer con todos los demás, lo único que necesitamos es un campo de juego nivelado”, dice.

Zacarías dice que el éxito político llega con la organización de las bases. Durante años, ha animado a sus compañeros latinos a dar el siguiente paso para presentarse a las elecciones. Ahora, tras las elecciones de noviembre, cuatro de los cinco puestos del ayuntamiento están ocupados por residentes latinos.

El nuevo concejal Omar Martínez se presentó un poco antes de su primera reunión este mes. Decidió postularse como concejal después de que su padre se convirtiera en la primera persona de West Liberty en morir de COVID-19. Cree que su ciudad está empezando a unirse porque, dice, recibió votos de personas de todos los orígenes y etnias de la ciudad, no sólo de los hispanos.

“Y creo que eso les gusta. Les gusta ver nuestros antecedentes y lo que podemos hacer, y ya sabes, cuáles son nuestros pensamientos y planes para el futuro. No es sólo para nuestra gente latina, sino para toda la comunidad”, dice. “Hay que dar a conocer que cuanto más unidos estemos, mejor será para la ciudad y mejor será el crecimiento”.

El nuevo concejal Omar Martínez se presentó un poco antes de su primera reunión de este mes. Decidió postularse para el concejo municipal después de que su padre se convirtiera en la primera persona en West Liberty en morir de COVID-19.
Foto Tar Macias / Hola Iowa

A pesar de ver ese crecimiento en West Liberty, los latinos siguen estando poco representados en los gobiernos municipales de todo el país. En la Cámara de Representantes del Estado de Iowa, hay actualmente un representante latino, que es el primero en servir en el estado.

La recién elegida concejal de West Liberty, Dana Domínguez, no está sorprendida. Zacarías la animó a postularse, pero el compromiso político no es del todo nuevo para ella. Su tía fue una de las primeras latinas en el ayuntamiento de otra pequeña ciudad en Illinois. Y su padre fue el primer policía latino de West Liberty.

La familia de Domínguez llegó aquí desde México y dice que muchos inmigrantes encuentran obstáculos para conseguir el poder político. Muchos realizan trabajos físicos agotadores, tienen vidas familiares muy ocupadas y, en algunos casos, un estatus migratorio difícil.

“Tuve el privilegio de tener eso y no tener que pasar por ese viaje antes de ir al ayuntamiento, ya sabes, así que creo que hay muchas barreras en el camino, honestamente, pero me alegro de que estemos aquí ahora. Espero que esto anime a otras personas a postularse en el futuro”, dice.

Añade que le gustaría que el ayuntamiento de West Liberty hubiera reflejado antes la demografía de la ciudad.

Las escuelas de Iowa han estudiado a West Liberty como modelo de programas de doble idioma. Y el año pasado West Liberty puso en marcha una banda de mariachis en la preparatoria, y otras escuelas han seguido su ejemplo.

Tar Macias, que ha estado cubriendo las noticias de los latinos de West Liberty en español e inglés, dice que está esperando que la ciudad pueda inspirar a otros.

“Creo que West Liberty, y esto es mi propia opinión, podría ser un modelo a seguir para otras ciudades, en cómo abordar los cambios en la demografía. Creo que han acogido a la comunidad latina”, dice. “Creo que ese acercamiento, esa aceptación de la cultura, hace que la ciudad sea mucho más fuerte. Y les hace mucho más capaces de adaptarse a los cambios demográficos que se producirán en los próximos 15 o 20 años”.

Mientras el gobierno de West Liberty celebra su diversidad, otras pequeñas ciudades del país pueden ver en ella un modelo para promover un nuevo tipo de compromiso político.

 

 

Facebook Comments

Advertisements