Rocío Hermosillo, Mariana Hernandez, and Maria Rocha are the co-founders of Ellla Co. a Real Estate company in Iowa.
Advertisements

Habiendo crecido en Des Moines, Iowa, Rocío Hermosillo, de 30 años, Mariana Hernández, de 31, y María Rocha, de 29, nunca imaginaron que un día se convertirían en propietarias de negocio. Antes de conocerse y lanzar Ellla Co. en mayo de 2022, estas tres vigorosas latinas eran sólo compañeras en la industria inmobiliaria. Todo eso cambió una vez que se conocieron y decidieron crear algo que fuera parte de cada una de ellas.

Mariana Hernández se mudó a los Estados Unidos desde Ecatepec, México, con su familia cuando tenía solo 2 años. Asistió a la Harding Middle School y se graduó de la North High School en 2009. “No seguí la ruta de la universidad y fue algo que honestamente puedo decir que simplemente no era para mí”, explica Hernández. No sabía lo que quería hacer con su vida, pero una cosa era segura, ser una inmigrante sin estatus legal significaba que tenía muy pocas oportunidades profesionales después de la escuela preparatoria.

Procedente de una familia de cinco hermanos, Hernández recuerda a sus padres trabajando duro para mantenerlos. Empezó a hacer trabajos esporádicos a los 14 años para contribuir a los ingresos de la familia. “Tomaba trabajos donde podía para ganar mi propio dinero y aliviar el estrés de mis padres. Siempre estaré agradecida por la ética de trabajo que me inculcaron”, dice Hernández.

Al enterarse de que la universidad no era algo que pudiera hacer dada la incertidumbre de su estatus legal, Hernández se dio cuenta desde una edad temprana de que tendría que trabajar más duro que los que tienen la ciudadanía para lograr sus sueños y metas. “No sabía que tenía que trabajar cuatro veces más en lo que quería lograr por mi condición y por ser mujer”, recuerda Hernández.

Una clase de la preparatoria en la que aprendió sobre inversiones e ingresos pasivos despertó su interés por el sector inmobiliario, pero aún no estaba preparada para seguir una carrera en el sector. Después de graduarse en el instituto, Hernández siguió trabajando en cualquier empleo que pudiera encontrar y que contratara a gente joven. En 2012, la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) entró en vigor en todo el país y finalmente le abrió algunas puertas de oportunidades. DACA es el programa de aplazamiento de la deportación creado por la administración del presidente Obama que proporciona un remedio temporal a la deportación y autorización de trabajo a los jóvenes inmigrantes indocumentados, también conocidos como DREAMers, que fueron traídos a Estados Unidos cuando eran niños. El programa comenzó a aceptar solicitudes el 15 de agosto de 2012, y Hernández estuvo entre los solicitantes iniciales. “Cuando DACA nació hace casi 10 años, vi una luz al final del túnel y me dije que es hora de empezar a hacer las cosas que quiero para un mejor futuro para mi familia mientras tengo este respiro temporal. Las oportunidades eran y siguen siendo un poco diferentes”. 

Mariana Hernandez

DACA cambió su vida y Hernández compró su propia casa a los 25 años. La compra le dio la confianza para seguir una carrera en bienes raíces porque sin ahorros y con un nuevo bebé que mantener, no estaba satisfecha trabajando para alguien más.  Decidió arriesgarse y apuntarse a las clases para convertirse en una agente autorizada. Después de meses de estudio y con el apoyo de su familia y su pareja, Hernández aprobó los exámenes de licencia y estaba lista para empezar a hacerse un nombre en el sector inmobiliario. “A través de esta travesía, descubrí mi porqué: romper las cadenas generacionales para dar paso a mejores legados”, dice con orgullo.

Hernández trabajó en el sector inmobiliario durante cinco años antes de reunirse con Rocío Hermosillo y María Rocha para forjar un nuevo camino en esta industria como parte de su asociación.

Advertisements

“Conocí a María al principio y me enseñó todo lo que sé sobre cómo ser un agente por arriba de la media. Siempre he admirado a Rocío incluso antes de conocerla a través de las cosas que hacía en la comunidad y en el fútbol, pero no fue hasta que obtuve la licencia que conocí a Rocío en la industria también”, comparte acerca de conocer a las otras cofundadoras de su empresa, Ellla Co. c/ Keller Williams Greater Des Moines.

Al igual que Hernández, María Rocha proviene de una familia numerosa. ¡Sólo que la familia de Rocha es el doble de grande! “Vengo de una familia de 10 – ¡sí, 10 hermanos! Tengo 7 hermanos y 2 hermanas, soy la segunda más joven”, dice.

Originaria de Guanajuato, México, su familia se trasladó a Des Moines cuando ella tenía 3 años. Rocha se graduó de la escuela secundaria Lincoln en 2011 y comenzó a asistir a la universidad, pero pronto se dio cuenta de que la universidad no era lo más adecuado para ella. “Empecé en DMAAC. La universidad no me fue muy bien; terminé por dejarla y buscar en Google una carrera en la que pudiera ayudar a la gente y ganar buen dinero”, recuerda Rocha. Así comenzó su búsqueda de una nueva carrera.

“El último año de escuela que terminaron mis padres fue el tercero, y mis hermanos mayores no fueron a la universidad, así que Google era mi único recurso en ese momento”, dice sobre cómo se puso a buscar algo que le gustara hacer como carrera. “Me resultaba difícil saber y entender qué me apasionaba si no sabía qué preguntas hacer o a quién acudir”.

Advertisements

Maria Rocha

Mientras trabajaba en una empresa donde empezó desde abajo y ascendió hasta un puesto en la oficina corporativa, siguió buscando un trabajo que la hiciera feliz. Durante su búsqueda, encontró información sobre la carrera de agente inmobiliario. Rocha se dio cuenta de que era algo que podía hacer el resto de su vida. Combinaba su pasión por ayudar a los demás y su deseo de tener su propio negocio. “Ahora he estado en bienes raíces un poco más de 5 años. Obtuve la licencia a finales de 2016 y desde entonces he podido ayudar a más de 200 familias a comprar o vender inmuebles.”

Ser agente inmobiliaria es algo que disfruta enormemente. “Viniendo de una familia numerosa y viendo a mis padres trabajar en dos empleos para proporcionarnos una vida mejor, sabía que necesitaba darle un giro y buscar otras opciones que no solo tuvieran sentido financiero sino que me ayudaran a disfrutar más de mi trabajo. Eso es exactamente lo que me gusta del sector inmobiliario”, explica Rocha. Añade que este trabajo en particular le permite conocer a gente estupenda y se enorgullece de tratar a los clientes como si fueran de la familia. “El setenta por ciento de mi negocio es con la comunidad latina, y los trato como si fueran mi propia familia”, dice Rocha con gran emoción. “Todos ellos me recuerdan a cuando mis padres compraron una casa. No les explicaron nada, sólo firmaron en la línea de puntos, y sabían que al final de toda la firma recibirían una casa.”

Antes de lanzar Ellla Co., Rocha conocía y admiraba a Rocío Hermosillo desde hace quince años. Las dos mujeres solían jugar al fútbol y asistían juntas a las clases de catecismo. “Siempre la he admirado y me hizo mucha ilusión cuando me comunicó por primera vez que estaba interesada en dedicarse a la inmobiliaria”, comparte Rocha sobre su actual amistad con Rocío Hermosillo, cofundadora.  “Desde entonces trabajamos juntas”.

Rocha conoció a Hernández cuando obtuvo su licencia inmobiliaria. “[Hernández] acababa de comprar su primera casa y pensé que era tremenda”, recuerda Rocha con una risa y un toque de admiración. “Compró una casa por su cuenta a una edad temprana y además sabía montar en moto. ¡Es una intrépida! Conecté con ella y me enteré de que también estaba obteniendo la licencia inmobiliaria”.

Rocío Hermosillo, la otra cofundadora de Ellla Co, y su actual Directora de Ventas, no se planteó la inmobiliaria como carrera tras obtener su licenciatura en Administración de Empresas y Finanzas por la Universidad de Grand View. “El sector inmobiliario no era algo que hubiera considerado como una carrera o un negocio. Estaba decidida a ser una ejecutiva de recursos humanos en el mundo corporativo. Pero todo cambió rápidamente cuando quise más de la vida y me sentí insatisfecha”, explica Hermosillo.

Hermosillo nació en El Paso, Texas. “Mis padres, hermanas y hermano nacieron en Aldama, Chihuahua, México. Yo era demasiado pequeña para recordarlo, pero vivimos en un pequeño rancho llamado El Porvenir durante unos años antes de que mis padres tomaran la dura decisión de venir a Estados Unidos en busca de una mejor calidad de vida.” En busca de oportunidades laborales, sus padres se dirigieron al norte, a Des Moines, hace más de 20 años, donde Hermosillo creció y se formó. “Todo esto fue posible gracias a los riesgos y sacrificios que hicieron mis padres junto con la comunidad que teníamos a nuestro alrededor y que creyó en mí y en mi familia”, dice Hermosillo con mucha gratitud. “Es por esto que creo profundamente en retribuir, pagar y hacerlo mejor para los que vienen detrás de mí”.

Hermosillo se convirtió en una agente inmobiliaria con licencia en la primavera de 2019, y aunque no era su plan previsto después de la universidad, resultó ser una de las mejores decisiones que ha tomado. “El sector inmobiliario no solo ha cambiado mi vida, sino también la de mi familia. Me ha permitido hacer cosas que nunca imaginé que haría o que tendría la capacidad de hacer por otros. En última instancia, las conexiones de la vida real y ayudar a otros a seguir alcanzando sus mayores objetivos en la vida es lo que más me gusta.”

Rocío Hermosillo

Hermosillo conocía a Rocha desde hace muchos años. Fue algo natural juntar sus talentos para fundar Ellla Co. “María y yo nos conocimos probablemente cuando éramos bebés, ya que nuestras familias se conocen desde que llegamos a Des Moines, pero mi memoria sólo me permite recordar que jugábamos al fútbol juntas”, recuerda Hermosillo. Conoció a Hernández varios años más tarde, cuando se metió en el sector inmobiliario. La conexión entre las dos mujeres fue instantánea y rápidamente se hicieron amigas. “Le pregunto todo el tiempo dónde ha estado toda mi vida porque la sentí como una amiga a la que conocía desde hace tantos años aunque nos acabáramos de conocer”, cuenta Hermosillo con efusividad sobre lo mucho que atesora la nueva amistad.

El vínculo que nació entre estas tres mujeres fue instantáneo y profundo. De su amistad surgió la idea de montar un negocio juntas. Fue una decisión que no tuvieron que pensar mucho. Tenían visiones similares para la empresa y se lanzaron hacia adelante. “Descubrimos que nos adaptábamos muy bien en cuanto a nuestros valores, lo que queríamos en nuestro negocio y cómo queríamos hacerlo diferente. Tras innumerables llamadas telefónicas, reuniones, continuas trasnochadas y un par de meses, decidimos que uniríamos nuestras fuerzas y se creó Ellla Co”, dice Hermosillo. “Fue una obviedad que juntas formáramos una potencia energética, ya que cada una tiene diferentes habilidades, relaciones y fortalezas. También cubrimos las debilidades de cada una y simplemente nos ayudamos y cuidamos”, añade Hernández.

El nombre de Ellla Co. fue una decisión fácil para las tres, comparte Rocha. “Había una clase llamada “Ella” que consistía en poderosos líderes latinos de bienes raíces y me di la vuelta y miré a Mariana y fue como, ya sé cuál es nuestro nombre”.

Advertisements

Las tres cofundadoras de Ellla Co. se preocupan realmente por sus clientes. “Nos preocupamos, hacemos las cosas bien a la primera y capacitamos a nuestros clientes. Estamos orgullosas de ello. Cuando trabajamos con los clientes, escuchamos para entender, no solo para oír. Les damos nuestra opinión profesional, les mostramos todas las opciones y al final del día, el cliente decide lo que es mejor para ellos”, comparte Rocha sobre lo que hace que Ellla Co. sea la mejor opción para aquellos que buscan comprar o vender su casa. “En lo personal, trato de no compararme con la “competencia” porque sólo hay una Mariana, Rocío y María”, explica Hernández enfatizando cómo cada una de las tres cofundadoras es única a su manera. ¡”Nos rodeamos de personas afines y hemos creado una cultura en la que hay abundancia para todos! Si me preguntan por qué estoy tan orgullosa de Ellla Co. es porque realmente nos importa y hacemos lo que es correcto primero. Aquellos a los que tenemos la oportunidad de ayudar también se sienten así con nosotros”. 

Ellla Co. se esfuerza por añadir valor a aquellos que buscan servicios especializados cuando se trata de comprar o vender una casa. “Si nos preguntan si tiene sentido vender, a veces la respuesta será que no. Todo depende realmente de los objetivos de la persona.  También hablamos español y todo nuestro equipo es bilingüe. También somos entrenadores inmobiliarios, así que si eres agente o quieres serlo, ¡también podemos ayudarte!” dice Hermosillo.

Hace unos años, las carreras inmobiliarias no estaban en la mente de Hernández, Rocha y Hermosillo, pero la vida da muchas vueltas y se desvía y de alguna manera el destino unió a estas tres mujeres. De su profunda y rápida amistad nació un negocio en un campo que aman, en el que consiguen servir a su comunidad e impactar a otros a través de su trabajo. Ellla Co. puede ser el nuevo niño de la cuadra en la industria de bienes raíces, pero el negocio seguramente crecerá porque está dirigido por latinas fuertes, inteligentes, cuidadosas y dedicadas con una pasión por ayudar a las familias como la suya a comprar y vender casas.

Siga a Ellla Co. en Facebook o visite su sitio web en www.elllaco.com para ver sus listados y los anuncios de los próximos eventos y capacitaciones de bienes raíces.

También puede contactar con Ellla Co. en el teléfono (515) 417-1059. Su oficina se encuentra en 4001 Westown Parkway en Des Moines, IA.

Facebook Comments

Advertisements