Por Dawn Neuses

Eva Savala siempre ha utilizado su voz para ayudar a los demás: como esposa y madre de cinco hijos; como representante sindical a escala local, estatal e internacional; como partidaria de la educación y del voto latino; como organizadora de base y simpatizante de candidatos en campaña a nivel local, estatal y federal.
Esta mujer, originaria de East Moline, ha educado a grupos de trabajadores alrededor de los EE.UU. sobre sus derechos; ha sido delegada en tres instancias de la Convención Nacional Demócrata; estuvo presente en dos tomas de posesión presidenciales; tocó puertas en Illinois para educar a las familias sobre los asuntos que estaban afectando sus vidas y ha sido reconocida con un sinnúmero de premios por su liderazgo y su servicio a la comunidad.
Ya jubilada, esta mujer de 79 años de edad cree que sí ha marcado la diferencia. De hecho, Savala cree que cualquier persona puede causar tal impacto, con tal de que se pongan en acción.
“Necesitamos que la gente se inscriba para votar y también necesitamos ir a votar. Es más, necesitamos conocer los temas que nos afectan y ponernos en contacto con los legisladores para lograr que nuestra voz se escuche. La única forma de lograr que te escuchen es estar activo en el proceso político,” dijo.
“Creo que la razón por la cual la gente no se involucra es porque suponen que las cosas no van a cambiar. Las cosas son como son y se dicen, ¿para qué molestarse? Nuestras voces no cuentan,” dijo.
“Pero sí cuentan. Nuestras voces cuentan,” dijo Savala.

Entrando en acción

Eva Savala con la lider de derechos civiles para los trabajadores agricolas Dolores Huerta
Eva Savala junto con la líder de derechos civiles para los trabajadores agrícolas Dolores Huerta

Savala dijo que durante toda su vida había notado las injusticias y pensaba: “Esto no está bien. No está bien para nada.”
Savala comenzó a ponerse en acción en el año 1973, tres meses después de haber sido contratada por McLaughlin Body Company. No tenía ninguna experiencia trabajando en una planta, pero quería trabajar porque deseaba una vida mejor para su familia.
El trabajo no era nada fácil y el acoso sexual que enfrentaba de parte de sus compañeros de trabajo empeoraba la situación. Había veces en que el acoso era tan cruel que la hacía llorar, dijo.
Savala se hartó y reportó el acoso sexual al enlace sindical del sindicato (o unión) UAW Local 1414.
Él simplemente se rió, dijo Savala.
Un poco después, un compañero de trabajo le aseguró a Savala que no todos los hombres en la planta eran com o quienes la acosaban. Ella dijo que no iba a renunciar, aunque su esposo quería que sí. Le preguntó al compañero de trabajo qué podía hacer. Él le sugirió que se lanzara como candidata a enlace sindical, una elección que en ese entonces se llevaría a cabo en una semana.
Así lo hizo y ganó, convirtiéndose en la primera mujer en ser electa a un puesto sindical. “Hay un momento en tu vida donde tienes que decir, ya basta,” Savala dijo.
A los dos años, ya formaba parte de la junta ejecutiva del sindicato, además de la junta ejecutiva del comité de mujeres del sindicato UAW en las Quad Cities. Se unió al comité directivo de la región 4 para la educación laboral bilingüe y asistió como delegada a la convención nacional de UAW en 1983.
El sindicato UAW observó la importante participación de Savala en la comunidad. En 1987 la contrataron como representante de la internacional sindicalista para la región 4, convirtiéndose así en la primera mujer hispana en tener tal posición. Un año después, fue transferida al equipo de altos organizadores sindicalistas de UAW y en 1992, comenzó a trabajar en el equipo nacional de acción y contratos, viajando alrededor de los EE.UU. para organizar a grupos familiares de apoyo para las sucursales de la UAW.

Eva Savala in 1980 with Senator Edward Kennedy
Eva Savala (sentada a la izquierda) fue delegada alterna para el senador Edward Kennedy en 1980 cuando el corrió para la candidatura a presidente.

Al mismo tiempo, su participación política también se iba profundizando. En 1977, Savala fue una de las miembros fundadoras en el condado Rock Island de la sucursal del consejo laboral para el Avance de los Latinoamericanos (LCLAA, por sus siglas en inglés), el grupo de apoyo hispano para todos los sindicatos que ofrecen educación a los votantes e impulsan las iniciativas para inscribir a la gente en el registro de votación. Dos años más tarde, fue electa a la junta ejecutiva nacional de la LCLAA y luego como presidenta de la sucursal de LCLAA en el condado Rock Island.
En 1981, se unió al partido demócrata de Illinois y fue co-fundadora del comité directivo hispano del condado Rock Island. Después de dos años, ella fue una de las co-patrocinadoras y partidarias para la emisión de una boleta de votación bilingüe, haciendo así que el condado Rock Island fuera el primero en el estado en obtener boletas de votación en inglés y en español.
Savala fue miembro del comité para elegir a Lane Evans en 1982; se unió al Proyecto de inscripción de votantes en el área del Midwest y fue miembro de uno de los comités apoyados por los sindicatos para elegir a Walter Mondale y a Paul Simon.
En 1984,ella fue delegada a favor de Mondale. Ocho años después fue delegada a favor del Presidente Bill Clinton. En el 2004, fue delegada a favor del Senador John Edwards.
Savala también se involucró mucho en las campañas locales, ayudando en las elecciones de jueces, alguaciles, concejales y otros cargos estatales y federales.

Presenciando historia

Savala dijo que uno de sus momentos más emocionantes en la política fue durante la Convención Nacional Demócrata en 1984, cuando se anunció que la congresista Geraldine Ferraro, de Nueva York, sería la compañera de boleta de Mondale. Fue la primera mujer en haber sido nominada como vicepresidente.
“Para mí, eso fue histórico, igual como lo es hoy,” Savala dijo. “Comencé a llorar. Dije, ‘Al fin. Una de nosotras,’” dijo.
Savala se unió al comité para elegir a Hillary Clinton en el 2008 y su apoyo por la virtual candidata a la presidencia por el partido demócrata nunca ha flaqueado.
“Creo que desde hace tiempo ya teníamos que haber visto a Hillary como candidata presidencial. Sin embargo, no fue algo que se diera de la noche a la mañana tampoco. Sucedió por el trabajo de millones de mujeres quienes desde los años 20 lucharon por el derecho al voto y por el trabajo de otras mujeres que han seguido luchando a lo largo de los años,” Savala dijo.
Dijo que el punto más destacado de su carrera política hubiera sido ir a la Convención Nacional Demócrada en Philadelphia más tarde este mes para presenciar la esperada nominación de Clinton como candidata presidencial. Sin embargo, ese sueño quedó fuera de su alcance.
Savala quería que se involucrara más gente joven en el proceso político y por eso no se lanzó para ser delegada a la convención este año. Ahora las habitaciones de hotel están costando $800 la noche.
Savala dijo que seguirá involucrada en la forma que pueda y anima a los demás a que también lo hagan. Dijo que siempre habrá la necesidad de seguir educando e inscribiendo a la gente para que voten y para que participen en la vida política.

Cómo tener una voz

Porter McNeil, activista político veterano, describe a Eva como “el alma y corazón de la comunidad.” McNeil dijo que los valores que Eva sostiene, como la familia, la fe y la comunidad, están profundamente arraigados a su trabajo sindical, su participación política y su ímpetu por crear más oportunidades para la comunidad hispana a nivel local.
“Es algo natural que ella esté tan involucrada con la base,” dijo McNeil. “No es una persona que buscara ni necesitara atención. Es una persona trabajadora con un gran corazón, que siempre está trabajando tras bastidores, ayudando a los candidatos y a sus causas,” McNeil dijo.

Eva Savala junto con el lider de derechos civiles para los trabajadores agrícolas Cesar Chavez
Eva Savala junto con el líder de derechos civiles para los trabajadores agrícolas Cesar Chavez

Savala dijo que su meta era siempre ayudar y educar a la comunidad y cree que tuvo éxito haciéndolo. “Cuando la gente está sufriendo y los ayudas a encontrar su voz y su dignidad en el trabajo, realmente marca una diferencia para ellos,” dijo Savala.
Su trabajo fue duro. Savala viajaba mucho y se perdió de muchas reuniones familiares. Había momentos en que la seguía la policía y fue arrestada dos veces mientras trataba de educar a los trabajadores sobre sus derechos. “Pero se hace lo que se tiene que hacer,” dijo, añadiendo que su esposo e hijos siempre la apoyaron mucho.
“Ha sido una batalla larga, pero siento que ésta realmente fue mi vida. No era mi sueño, pero fue mi papel en la vida,” dijo.
Savala dice que aprendió una gran lección a finales de los 70, durante el boicot nacional de la lechuga, liderado por United Farm Workers y César Chávez. “Tan sólo marchar no trae nada bueno. Tan sólo gritar no trae nada bueno. Tienes que marcar la diferencia y la única forma en que puedes hacerlo es a través del voto,” dijo.
“Tienes que tener una voz y no solamente tienes que hacerlo afuera. Tienes que tener una voz donde cuenta. Por eso fue que decidí empezar a involucrarme,” dijo.

Facebook Comments