Advertisements

Por Samantha Hernández, Des Moines Register

Hace dos años, los profesores de cuarto grado de la escuela primaria Andrew Jackson pidieron a sus alumnos que se plantearan si la escuela debía cambiar de nombre.

Esas tareas escritas iniciaron un movimiento que ni siquiera una pandemia mundial podría desbaratar. El martes, cinco miembros del equipo de líderes estudiantiles de la escuela presentaron sus argumentos para cambiar el nombre de la escuela al Consejo Escolar de Des Moines.

En los últimos años ha crecido el interés por cambiar el nombre de los edificios, reconocimientos y calles que llevan los apellidos de figuras históricas controvertidas, como el ex presidente Andrew Jackson.

En Iowa, los gobiernos locales han tratado de honrar a diferentes figuras históricas y los distritos escolares han cambiado las mascotas en un esfuerzo por ser más inclusivos y no perpetuar los estereotipos raciales.

El año pasado, por ejemplo, la Junta de Supervisores del condado de Johnson votó a favor de volver a bautizar el condado de Johnson con el nombre de la difunta historiadora y administradora universitaria Lulu Merle Johnson, natural de Gravity, Iowa. El nombre original del condado de Johnson era el del ex vicepresidente Richard Mentor Johnson. Este nativo de Kentucky fue propietario de esclavos durante toda su vida y se atribuyó el mérito de haber matado a un jefe shawnee durante una batalla en 1805.

El proyecto de cambio de nombre de la escuela primaria de Des Moines se vio interrumpido cuando las escuelas cerraron en marzo de 2020 debido a la pandemia de COVID-19. Sin embargo, tras el asesinato de George Floyd, un hombre afroamericano, a manos de un agente de policía blanco de Minneapolis en mayo de 2020, los profesores de la escuela primaria Jackson empezaron a debatir la posibilidad de seguir adelante con el cambio de nombre.

Bettina Bradley, intervencionista de lectura y matemáticas, abogó por dejar que los estudiantes lideraran el proyecto. Este año, el grupo de líderes estudiantiles de la escuela escribió una carta al Superintendente Tom Ahart para preguntar cuál es el proceso para cambiar el nombre de una escuela.

“A menudo, encargamos a los estudiantes cosas que no son aplicables en el mundo real”, dijo Bradley. “Y por eso, ver que son capaces de decir, ‘esto es lo que hemos trabajado. Esta es nuestra voz'” es gratificante.

Durante la reunión ordinaria del Consejo Escolar de Des Moines del martes, los estudiantes expusieron sus argumentos. Destacaron el hecho de que Andrew Jackson fuera propietario de personas esclavizadas y su firma de la Ley de Traslado de Indios, la ley de 1830 que autorizaba al presidente a negociar el traslado de los nativos americanos de sus tierras a tierras federales.

La ley tuvo como resultado que más de 46,000 nativos americanos se vieran obligados a abandonar sus hogares. Más de 4,000 murieron en el “Camino de las Lágrimas” por enfermedad, hambre y condiciones extremas.

Advertisements

“El apellido Jackson es importante para nuestra escuela y comunidad, ya que somos las estrellas”, dijo la estudiante Keren Moran, refiriéndose a la mascota de la escuela. “Por lo tanto, estamos pidiendo a la junta que cambie el nombre de Andrew Jackson por el de Mary Jackson Elementary, tal y como se indica en su visión: Las Escuelas Públicas de Des Moines se dedican a hacer que nuestros estudiantes, personal, voluntarios (y) padres se sientan bienvenidos y apoyados.”

Mary Jackson fue la primera ingeniera afroamericana de la NASA. Su historia se hizo famosa en el libro y la película de 2016 “Figuras ocultas”.

Los estudiantes también se centraron en el orgullo que sienten por la diversidad de su escuela.

La escuela primaria Jackson se encuentra entre las escuelas de mayor diversidad del distrito. De los casi 400 estudiantes, solo el 25% son blancos. Alrededor del 36% son hispanos y el 12% son afroamericanos, según datos del estado. Alrededor del 20% son asiáticos.

Advertisements

“Nuestra intención no es borrar el pasado, sino mirar hacia un futuro más brillante”, dijo la estudiante Nicole Hernández.

Si el consejo escolar aprueba el cambio, la renovación de la marca no debería ser una empresa enorme, dijo Cynthia Wissler, directora de la escuela.

El nombre completo de Andrew Jackson sólo aparece en la fachada de la escuela, dijo en la misma entrevista. No se sabe cuánto costará reemplazar la señalización si se aprueba el cambio.

La presidenta del Consejo Escolar, Dwana Bradley, dijo a los estudiantes que un comité para el cambio de nombre estudiará su petición.

Samantha Hernández cubre la educación para el Register. Puede contactar con ella en el (515) 851-0982 o en [email protected] Síguela en Twitter en @svhernandez o en Facebook en facebook.com/svhernandezreporter.

Facebook Comments

Advertisements