La letra cursiva vuelve -por ley- a las escuelas públicas

0
184
Anabelle Chao works on a cursive writing exercise after having finished remote learning for the day, Thursday, Oct. 1, 2020, at her home in North Miami Beach, Fla. Rather than wait to see how the Miami-Dade school system would handle instruction this fall, Erica Chao enrolled her two daughters in a private school that seemed better positioned to provide remote learning than their public elementary school was when the coronavirus first reached Florida. Photo by Wilfredo Lee.
Advertisements

Por Elaine S. Povich ǀ Stateline, Iowa Capital Dispatch

En 2016, la asambleísta demócrata del estado de California Sharon Quirk-Silva se sentó con el entonces gobernador de California Jerry Brown en un acto en el que firmó tarjetas de béisbol con la imagen de su perro, Colusa.

Pero muchos de los destinatarios de las tarjetas no podían leer su firma en cursiva, recuerda Quirk-Silva, para consternación del gobernador demócrata. “El gobernador me preguntó a qué me dedicaba” antes de ser legisladora, recordó. “Le dije que era profesora y me contestó: ‘Tienes que recuperar la escritura cursiva'”.

Advertisements

Tras siete años intentándolo, por fin lo consiguió.

El mes pasado, la legislatura de California aprobó por unanimidad y el gobernador demócrata Gavin Newsom firmó una ley que exige la enseñanza de la escritura cursiva o “cursiva unida” en los grados primero a sexto.

Aunque a muchos jóvenes les venga a la mente la letra manuscrita de los abuelos en las tarjetas de cumpleaños o en las preciadas recetas familiares, algunos educadores creen que es una habilidad que merece la pena recuperar incluso -o quizá especialmente- en una época en la que la mayoría de los niños pasan horas al día con sus teléfonos inteligentes. Pero otros piensan que los alumnos ya tienen demasiadas asignaturas que dominar y que sus dedos deben estar en los teclados.

Advertisements

Algunos profesores de California ya enseñan la letra cursiva, pero no suelen hacerlo en escuelas con pocos recursos, dijo Quirk-Silva en una entrevista.

Argumentó que la cursiva es valiosa para leer documentos históricos, aumenta la velocidad de escritura y se ha convertido en una forma popular para que los profesores se aseguren de que los estudiantes no están utilizando la inteligencia artificial para elaborar sus trabajos escritos.

Advertisements

La enseñanza de la cursiva en las escuelas públicas disminuyó después de que las normas básicas comunes, que la mayoría de los estados adoptaron, no incluyeran la cursiva en el plan de estudios recomendado. Los detractores de la letra cursiva afirman que el tiempo que se dedica en las aulas podría emplearse mejor en nuevas destrezas, como la codificación y el uso del teclado. Y Quirk-Silva recuerda que algunos legisladores más jóvenes califican el estilo de escritura en forma de lazo de “anticuado”.

Los partidarios de la letra cursiva han logrado recuperarla recientemente, aludiendo a estudios que demuestran la relación entre este estilo de escritura y las capacidades cognitivas, incluida la ayuda en casos de discapacidades de lectura y escritura como la dislexia y la disgrafía.

Advertisements

En mayo, el gobernador republicano de New Hampshire, Chris Sununu, firmó un proyecto de ley que obliga a las escuelas a enseñar la letra cursiva y las tablas de multiplicar.

Según Connie Slone, fundadora de MyCursive.com, una empresa que proporciona materiales de aprendizaje de la letra cursiva a profesores y escuelas, más de 20 estados han puesto en marcha directivas estatales para enseñar la letra cursiva en la última década.

Otras pocas no exigen la cursiva, sino que la fomentan sin mandatos específicos, según la empresa Zaner-Bloser, otro proveedor de material didáctico para la enseñanza de la cursiva.

Pero los detractores de la enseñanza de la cursiva siguen mostrándose escépticos. No hay “muchas pruebas de que la cursiva sea importante”, afirma Morgan Polikoff, profesor asociado de educación en la Universidad del Sur de California.

“Si se va a dedicar tiempo a algún tipo de comunicación escrita, las destrezas con el teclado son más importantes”, afirma Polikoff. “En el esquema de las políticas educativas, no estoy seguro de que haya un solo tema que me preocupe menos. Nos hemos quedado atrás en el COVID, nos enfrentamos al absentismo crónico, la salud mental de los alumnos está en crisis, ¿y dedicamos tiempo a la letra cursiva? ¿Eso es lo que estamos ordenando?”.

La legislatura y el gobernador de Indiana han modificado este año un proyecto de ley que habría exigido el uso de la letra cursiva, modificándolo para que ahora sólo exija un estudio sobre el uso de la letra cursiva en las escuelas públicas. El informe del Departamento de Educación debe presentarse el 1 de diciembre.

En los últimos años, se han presentado proyectos de ley sobre el uso de la letra cursiva en varios estados, como Colorado, Minnesota y Washington, pero no se han aprobado.

En 2022 se presentó un proyecto de ley en el Senado de Iowa que exigía que los alumnos fueran “competentes” en lectura y escritura cursiva al final del tercer curso. El expediente del Senado 2351 fue aprobado por el Comité de Educación del Senado, pero no pasó al pleno del Senado.

Este borrador original de la Declaración de Independencia, escrito a mano por Thomas Jefferson, es el tipo de documento histórico que algunos profesores dicen que los jóvenes deberían saber leer. Foto cortesía de la Biblioteca del Congreso.

Todos los documentos constitutivos están escritos en cursiva. ¿Dónde está nuestra historia si no sabemos leerla? ¿Estamos privando a las generaciones futuras de nuestra historia?

– Brenda Carter, diputada demócrata por Michigan

El fallecido William Klemm, profesor de neurociencia de la Universidad A&M de Texas, es ampliamente citado por los defensores de la escritura cursiva por su artículo de hace una década en Psychology Today en el que sostenía que aprender cursiva “es una herramienta importante para el desarrollo cognitivo”. La letra cursiva ayuda a entrenar “el cerebro para aprender la ‘especialización funcional’, es decir, la capacidad de eficiencia óptima”, escribió.

Un estudio de 2019 publicado por PLOS One y listado en la Biblioteca Nacional de Medicina, encontró que “hay cada vez más pruebas de que el dominio de las habilidades de escritura a mano juegan un papel importante en el rendimiento académico.”

Y un estudio de 2020 de investigadores de Noruega hizo la conexión directa entre la “escritura a mano” y la “actividad sincronizada” en una parte particular del cerebro “importante para la memoria y para la codificación de nueva información y, por lo tanto, proporciona al cerebro las condiciones óptimas para el aprendizaje.” El estudio recomendaba que se enseñaran todas las formas de escritura -impresa, cursiva y mecanografiada- para reforzar “tanto el desarrollo cognitivo como la eficacia del aprendizaje.”

Suzanne McLeod, coordinadora de liderazgo educativo en la Universidad de Binghamton, una universidad estatal de Nueva York, dijo que la cursiva se desarrolló en un amplio uso durante la era de la pluma y la tinta antes del siglo XIX. Esto se debió en gran parte a que las plumas tendían a borrarse cuando se levantaban de la página, explicó. Eso significa que siglos de documentos históricos están escritos en cursiva, y los historiadores tienen que saber leerla para hacer investigaciones originales.

“No tener una base en cursiva básica en la que se conecten las letras significaría que se necesitaría una corrección en esa área”, dijo. “Te resultaría absolutamente inabordable”.

En Michigan, la diputada estatal demócrata Brenda Carter consiguió este año que la Cámara de Representantes aprobara un proyecto de ley que fomentaba -aunque no exigía- la enseñanza de la cursiva. Prácticamente no hubo oposición, dijo. Sin embargo, el Senado no llegó a tratar el proyecto antes de levantar la sesión.

Carter, que debe dejar la Cámara después de 2024 debido a los límites del mandato, dijo que está buscando el respaldo del Partido Republicano para la medida y se siente alentada porque el Departamento de Educación del estado lo apoya.

“Nuestros jóvenes se están perdiendo muchas cosas”, dijo. “Todos los documentos constitutivos están escritos en cursiva. ¿Dónde está nuestra historia si no sabemos leerla? ¿Estamos privando a las generaciones futuras de nuestra historia?”.

Facebook Comments

Advertisements