Marcha por la Reforma Migratoria 1 de mayo de 2006 en Davenport, IA. Photo Tar Macias / Hola America
Advertisements

Por Aron Solomon

 

Muchos de nosotros de cierta edad recordamos Schoolhouse Rock, en especial el famoso episodio “I’m Just a Bill” (Solo Soy Un Proyecto de Ley), con una canción que muchos recuerdan desde que salió en 1975.

En esta situación se encuentra hoy el presidente Biden, a las pocas semanas de su gobierno, tratando de dar rápidamente a un proyecto de ley la fuerza necesaria para convertirse en ley.

Advertisements

Un comentario premonitorio en el vídeo de Schoolhouse Rock resume el reto del presidente Biden con la reforma migratoria. 

 

 

En términos prácticos, con un Senado 50-50, los demócratas necesitarían conseguir 10 republicanos para evitar un filibusterismo republicano, que puede retrasar o incluso bloquear la votación de la ley. En cuanto a la Cámara de Representantes, aunque sigue controlada por los demócratas, el margen se ha reducido desde las elecciones de noviembre. 

Incluso antes de la toma de posesión del presidente Biden, el senador Tom Cotton (R-AR) tuiteó lo que podría ser la posición mayoritaria entre los miembros republicanos del Congreso.

Advertisements

 

Esta es la realidad en la que se encuentra hoy el presidente Biden:

Dos semanas después de anunciar su proyecto de ley de reforma migratoria, los principales demócratas de la Cámara de Representantes y del Senado están admitiendo que lo que realmente se logrará puede ser significativamente más modesto. Mientras que los defensores de la reforma migratoria de todo el país que apoyan a los demócratas que libran una gran batalla en materia de inmigración señalan que el nuevo control de los demócratas sobre la Casa Blanca y el Congreso supone una gran ventaja, sólo tres días después de que se anunciara el proyecto de ley ya han admitido que puede que tengan que aceptar menos que una victoria total. Gran parte de las declaraciones que salen de Washington en este momento consideran que la ciudadanía para los 11 millones de inmigrantes que se encuentran ilegalmente en Estados Unidos es un objetivo final que quizá deba alcanzarse por etapas, en lugar de dar un salto de gigante.

Para muchos de los que trabajan a diario en el ámbito de la ley de inmigración, el tiempo de los pasos de bebé ya ha pasado.

Adriana González, socia del bufete de abogados de Florida Gonzalez & Cartwright, P.A., se hace eco de las opiniones de millones de defensores de la inmigración en todo Estados Unidos en la actualidad:

La reforma migratoria integral con una vía a la ciudadanía está muy atrasada.  Los Dreamers no deberían tener que vivir con el miedo constante de que podrían perder todo en un instante sin importar lo duro que trabajen.  Los niños no deberían tener que ir a la escuela preocupados por si ese es el día en que sus padres serán detenidos en una redada de inmigración en el trabajo.  Los padres no deberían tener que preocuparse de ser deportados por haber llevado a su hijo enfermo al médico. El hecho es que se trata de familias estadounidenses, e independientemente de su situación migratoria, son la columna vertebral de Estados Unidos.  Son nuestros profesores, médicos, científicos, empresarios, trabajadores de la construcción, agricultores y, como hemos visto durante esta pandemia, nuestros trabajadores esenciales de primera línea.  

Advertisements

El segundo demócrata más poderoso del Senado, Richard Durbin (Ill.), dijo durante una entrevista esta semana que el primer paso más factible en la reforma migratoria sería un camino claro hacia la ciudadanía para los ” Dreamers ” – los más de 1 millón de inmigrantes que fueron traídos a los Estados Unidos ilegalmente cuando eran niños, pero que han pasado toda su vida aquí desde que llegaron.

Aunque son de importancia crítica, los “dreamers” son una pequeña pieza de un gran y complejo rompecabezas que debe construirse rápidamente. Esto se debe al papel central que tantos inmigrantes -tanto documentados como indocumentados- desempeñan en la economía estadounidense hoy en día y que tendrán que desempeñar cuando la nación se recupere de los profundos efectos del COVID-19.

La abogada González comenta:

Nuestra economía no podría salir adelante sin ellos y es hora de corresponder a lo que han dado a este país, y de celebrar que somos la mejor nación del mundo porque somos una nación de inmigrantes.  Como inmigrante colombiana y ciudadana estadounidense naturalizada, me siento muy afortunada de haber podido realizar mi propio sueño americano de convertirme en abogada y defensora de la justicia, y es nuestra responsabilidad ayudar a mantener vivo el sueño americano para otros.  

Justo ayer, el presidente Biden firmó órdenes ejecutivas de inmigración destinadas a crear un grupo de trabajo para reunificar a los niños que fueron separados de sus padres bajo la política de tolerancia cero del ex presidente Trump. Las órdenes ejecutivas también fueron diseñadas para arreglar los problemas de proceso en la inmigración que permitieron que ocurrieran estas separaciones familiares.

Sin embargo, los críticos de las órdenes ejecutivas de ayer dan la bienvenida al nuevo tono que viene de la Casa Blanca, pero argumentan que las órdenes de ayer no ofrecen ningún alivio real para muchas familias que esperan en México mientras sus casos avanzan lentamente en los tribunales de inmigración de Estados Unidos.

De cara al futuro, para mantener vivo el sueño en materia de inmigración, el presidente Biden tendrá que ser sumamente hábil en su trabajo con el Senado y no hay razón para sugerir que el presidente más experimentado de la historia -en cuanto a su trabajo y permanencia en el Senado- no lo sea. Pero un reparto al 50 por ciento es muy tenue, especialmente con la oportunidad de tanta ganancia (y pérdida) política potencial en el poder de aquellos senadores que podrían convertirse en creadores de reyes.

Las próximas semanas revelarán mucho acerca de lo que la administración Biden en su primer año con la inmigración, pero también lo inteligente que es la nueva administración en el necesario matiz político que tanto ha faltado en los últimos cuatro años.

 

Sobre Aron Solomon

Advertisements

Aron Solomon es el estratega digital principal de NextLevel.com y profesor adjunto de gestión empresarial en la Facultad de Administración Desautels de la Universidad McGill.

Facebook Comments

Advertisements