Advertisements

Por Kassidy Arena Radio Pública de Iowa

El profesor de la banda de la escuela preparatoria de Ottumwa, Troy Gerleman, abrió las puertas de la sala de ensayo después de que sonara la campana un martes por la tarde. Estaba a punto de celebrar una reunión con los estudiantes para ver si había interés en crear una banda de mariachis en la escuela.

 

El mariachi es un género musical tradicional de México. Y un poco más de una cuarta parte del distrito se identifica como hispano. Gerleman dijo que un día, se dio cuenta de que sólo alrededor del 6 por ciento de la banda de concierto era hispana, y quiere que la banda refleje la diversidad del distrito.

 

“Así que me di cuenta de que: ¿cómo estamos perdiendo todos estos estudiantes cuando es una cultura musical tan rica? Así que podemos hacer una lluvia de ideas del tipo, ¿cómo podemos tratar de llegar a algunos de estos niños y llevarlos a la banda?” se preguntó Gerleman.

 

Así que se reunió con otros miembros del personal, incluso con la oficina del superintendente, que estuvieron de acuerdo en que la nueva opción beneficiaría a los estudiantes.

 

Gerleman esperaba que se presentaran unos cinco estudiantes. En cambio, acudieron 20.

 

“Cuando tuvimos la reunión, los chicos entraron, me quedé realmente sorprendido de lo orgullosos que están de su herencia. Les hice preguntas sobre algunos ejercicios vocales que hacen”, recuerda Gerleman. “No tuve que entrenarles ni rogarles que lo intentaran. Simplemente me hicieron una demostración, y están muy orgullosos de mostrar lo que son algunas de las técnicas del mariachi”.

Advertisements

 

Gerleman explicó que la curva de aprendizaje para él con el mariachi será bastante pronunciada, pero que cuenta con el apoyo de los alumnos, los padres y otros profesores. El profesor de la orquesta y el director del coro ayudarán a Gerleman a preparar y entrenar a los alumnos. El mariachi incluye instrumentos de cuerda y voz, a diferencia de la banda de concierto tradicional.

 

“Tuve profesores que respondieron como: ‘Esta es una gran, gran idea, una idea necesaria desde hace mucho tiempo’. Así que hubo mucho apoyo por parte de nuestro personal docente para poner esto en marcha también”, dijo.

 

Para Gerleman, este nuevo programa de banda es más que una nueva clase en su horario, se trata de ofrecer una educación equitativa en las bellas artes. Citó una investigación que demostró que los niños que participan en la música, y en cualquier otra asignatura de las artes, tienen mejores resultados en los exámenes e incluso mejores “habilidades sociales”, como la gestión del tiempo y la disciplina.

Advertisements

 

“Enseña todas esas habilidades sociales que buscan los empleadores hoy en día. Así que sí, soy un firme creyente de que los niños realmente necesitan estar involucrados en una actividad, y más aún en una actividad de bellas artes”, dijo Gerleman.

Advertisements

 

Dijo que desea que las medidas adoptadas por la preparatoria de Ottumwa inspiren a las escuelas y programas comunitarios de los alrededores.

 

“Tenemos una gran cantidad de poblaciones hispanas en nuestras comunidades circundantes que creo que realmente se beneficiarían de esto, porque hay un gran número de estudiantes que tienen una herencia musical, rica herencia, que es triste pensar que no están, ya sabes, explorando eso”, concluyó.

 

El distrito ha acordado apoyar financieramente el nuevo programa, por lo que la participación de los estudiantes no tiene ningún coste. Y Gerleman dijo que tiene la esperanza de que los estudiantes puedan estar preparados para su primera actuación en marzo, y posiblemente participar en un festival de música en mayo. Aunque los alumnos aún no han tenido su primer ensayo, la gente está solicitando conciertos y actuaciones en las redes sociales y a través de Gerleman.

 

Por ahora, esas peticiones están en espera. La nueva banda tiene previsto recibir sus instrumentos y su nueva literatura musical en una semana aproximadamente, y el primer ensayo tendrá lugar poco después.

Facebook Comments

Advertisements