Un día en la vida de Maggie Reyes. La directora de Adopta una Familia lleva la alegría a muchos

0
194
Advertisements

Por Dolores Cullen, The Storm Lake Times

 

Es la reina de Upper Des Moines Opportunity en Storm Lake, y su corona es una diadema de cuernos de reno.

Hace siete años, cuando Joan Spooner se retiró del cargo de directora de la agencia, la gente se preguntaba si alguien podría desempeñar el papel de cuidador principal de la población necesitada del condado de Buena Vista.

Advertisements

Maggie Reyes dio un paso al frente, con su propio estilo. Ha atraído a un ejército de voluntarios, a los que elogia profusamente. Aparecen en selfies con ella. Los llama “Mi bella” y “BFF”.

Cada temporada navideña dirige el programa “Adopta una familia”, y este año se está atendiendo a 200 familias y personas discapacitadas y a 50 ancianos. Su elección se basa en los ingresos.

El lunes, la UDMO era un hervidero de actividad, un torbellino de regalos que llegaban, que serán recogidos en los próximos días por los agradecidos destinatarios.

Advertisements

Para todos los que entregan los paquetes envueltos, Maggie tiene abrazos, selfies, cumplidos y “te quiero”.

“Cada año lo hace de forma increíble”, dijo Ashley Ronk, al dejar los regalos. Se dirigió a Maggie: “¡Llevas muchos sombreros!”.

“Estaríamos perdidos sin Maggie”, dijo Alisa Schlief, jefa de Maggie, directora de servicios familiares y comunitarios del área de seis condados a la que pertenece Buena Vista.

Advertisements

Alisa pasó el lunes en la oficina de Storm Lake para ayudar con las entregas. “La generosidad de esta comunidad es increíble”, dijo Alisa. “No todos los condados tienen esta suerte”.

Advertisements

Un remolque lleno de bicicletas llegó el lunes por cortesía de Bikes for Tykes, con sede en Fort Dodge. Voluntarios de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ayudaron a descargarlas.

Maggie nació en 1977 en Chicago. En 1986 sus padres, procedentes de México, obtuvieron la ciudadanía gracias a un programa de amnistía instituido por el entonces presidente Ronald Reagan.

La familia regresó a México y su padre comenzó su propio negocio de construcción. Maggie tenía entonces nueve años.

A los 24 años regresó a Estados Unidos siguiendo sus propios sueños. “Me dijo que amara y respetara este hermoso país”, recuerda.

Y Maggie dice que está viviendo el trabajo de sus sueños en UDMO. Está con los más vulnerables, que luchan por conseguir incluso lo más básico. Conoce a más de una docena de personas locales que han sucumbido a la pandemia.

Advertisements

También ha visto la alegría que experimentan los que son atendidos por su agencia. En cuanto a los ancianos que incluyó en la lista de “Adopta una familia”: “No querían solicitarlo, pero no tienen familia. Quería que tuvieran regalos para pasar una bonita Navidad”.

Y: “No creen que haya extraños que nos den regalos”.

El pastor Ryan Brandenberger trae los regalos que su iglesia ha seleccionado, comprado y envuelto cuidadosamente para tres familias. Maggie los califica de hermosos y los apila en un almacén, listos para ser recogidos.

¿Cuántas veces ha dicho la palabra hermoso en un solo día?

“Aprendí mucho sobre cómo ayudar a otras personas”, dice Ryan, “de Maggie”.

 

 

 

Facebook Comments

Advertisements