Un siglo marcando la diferencia. Aurora (Hernández) Vásquez cumple 100 años el 5 de noviembre

0
808
Young Aurora
Advertisements

Por Stephen Elliott, Hola America

Hay momentos en la historia de los que habla Aurora (Hernández) Vásquez, momentos de casi un siglo de vida en los Quad-Cities.

Algunos de sus recuerdos son haber crecido en un vagón de carga, haber criado a 11 hijos, haber participado en actos comunitarios y recaudaciones de fondos y, en una ocasión, haber cocinado una comida para uno de los activistas por los derechos sociales y civiles más destacados del siglo XX.

Advertisements

Vásquez, uno de los primeros miembros de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC) – Concilio 10, Davenport, cumplirá 100 años el 5 de noviembre. El 4 de noviembre tendrá lugar una celebración con su familia en el Iowa Masonic Health Facilities de Bettendorf, donde reside.

La historia de Vásquez se entrelaza con la historia de los Estados Unidos del siglo XX, donde los movimientos políticos y sociales se convirtieron en parte del tejido de la nación. A través de sus ojos, Vásquez vio y experimentó la pobreza, la discriminación, los logros y la validación, y vivió con el firme propósito de que tanto las generaciones de su familia como su comunidad alcanzaran la excelencia.

Esta noche, Vásquez habla desde su habitación de sus logros, así como de algunos de los retos y alegrías diarios que le ha ofrecido la vida. Nació en LaSalle, Illinois. A los dos años se trasladó con su familia a los Quad-Cities de Iowa.

Advertisements

“Éramos 17 hermanos y hermanas, todos juntos”, dice Vásquez. “Todos ya se nos fueron excepto seis de nosotros. Mi padre vino de México y mi madre de Texas. Eran Jesús García y Manuela Sánchez.

“Mi padre empezó como trabajador del cemento. Luego, pasó de una ciudad a otra buscando trabajo. Consiguió trabajo en el ferrocarril. Mi padre siempre encontraba trabajo, así que la Depresión que siguió nos complicó la vida, ya que viajaba a diferentes partes del país en busca de empleo.”

Mientras trabajaba para el ferrocarril, el padre de Vásquez pudo hacer que su familia se quedara a vivir gratis en un vagón cerca de Buffalo, Iowa, a orillas del río Misisipi.

Advertisements

“Yo no conocía otra cosa”, dice Vásquez. “No teníamos agua de la llave. Había una bomba de agua en la entrada. Usábamos el agua del río Misisipi para lavar la ropa”.

Una de las hijas de Vásquez, Marie Ptak, está con ella esta noche. Dice que más tarde, la familia vivió en Cook’s Point, un asentamiento predominantemente mexicano en Davenport, Iowa, al oeste del puente del ferrocarril Crescent que cruza el Mississippi.

De nuevo, sin agua corriente, la gente vivía en las pequeñas chozas que se construían en el terreno por poco alquiler. A pesar de las dificultades, la familia perseveró y encontró la alegría en las pequeñas cosas de la vida, recuerda Ptak.

Tenían huertos y Ptak recuerda que vendían nabos del huerto familiar a tres por 25 centavos en la taberna local. Su abuelo dejaba que los niños utilizaran parte de ese cambio para comprar dos botellas de Pepsi cola, rebajarlas con agua y ponerlas en una jarra para que se las bebieran como recompensa. 

“Yo tenía unos siete años”, cuenta Ptak. “Vivíamos ahí de manera muy económica. Las condiciones de vida no eran muy buenas. No había electricidad ni agua corriente. Vivías al lado de un basurero, en casuchas”.

La zona fue desalojada en 1952 para construir un polígono industrial en el sureste de la ciudad, según un reportaje de Associated Press de 1987. 

Más tarde, la familia se trasladó a un terreno de 2 acres en Buffalo, donde el marido y el padre de Vásquez compraron tierras para construir viviendas familiares. 

Advertisements

Durante décadas, Vásquez crió a 11 hijos con su primer marido, Barthol Hernández. Cuando éste falleció, ella se casó con John Vásquez. 

Su vida giraba en torno a la familia, afirma. Cuando se le pregunta de qué se siente más orgullosa, Vásquez dice que de “cuidar de mis hijos. Quería que mis nietos y bisnietos recibieran una educación superior, consiguieran buenos trabajos y trabajaran por sí mismos. Tengo muchos hijos. Tienen títulos universitarios. Tienen buenos trabajos”.

Aurora junto a su hija Benita J. Caldwell (quien falleció en junio 2023) y su nieta Assata Caldwell Worrell en la Fiesta LULAC 2014.
Foto por Tar Macias / Hola America Archives 2014

La vida de Vásquez dio un giro en 1960 cuando se unió al Concilio 10 de LULAC. El concilio de Davenport se fundó en 1959 con la ayuda del recién fallecido Henry Vargas. Vásquez asistía religiosamente a las reuniones y llevaba a sus hijos pequeños con ella. Jugaban con otros niños mientras ella trabajaba y ayudaba a recaudar fondos para la educación y otros objetivos del club.

Quería formar parte de la mejora de la comunidad, dice.

A lo largo de los años, Vásquez participó en el impulso de la justicia social en los Quad-Cities. Trabajó como voluntaria en bailes, recaudaciones de fondos y actos políticos, además de en las operaciones semanales de bingo. Cuando hubo un boicot nacional a las uvas de mesa de California a finales de los 60, el marido de Aurora Vásquez, John Vásquez, se reunió con uno de los líderes sindicales y activistas de los derechos civiles más destacados del siglo XX, César Chávez. 

En 1968, cuando el país era una mezcla de esperanza y caos, con la guerra de Vietnam, los asesinatos de Martin Luther King Jr. y Robert Kennedy, junto con disturbios y protestas en todo el país, se produjo un boicot nacional de la uva de mesa para apoyar a los trabajadores agrícolas y su difícil situación. El apoyo masivo en toda Norteamérica aterrizó en Davenport cuando Chávez llegó a los Quad Cities.

También significó que Aurora Vásquez, ama de casa ocupada y activista a su manera, conocería a Chávez.

“La gente se unió a las protestas aquí cuando Chávez vino a hablar de las uvas”, dice Vásquez. “Mi marido lo hizo. Trabajó con ellos. Salió a la calle. No compramos uvas durante mucho tiempo”.

Un día le pidieron a Vásquez que cocinara para Chávez, y así lo hizo.

“Henry Vargas lo estaba llevando por ahí, y dijo: ‘Voy a traer al señor Chávez. ¿Crees que puedes hacernos la cena?”.

Vásquez se ríe al recordarlo.

Advertisements

“Le dije que sí”, nos cuenta Aurora. “Así que le hice la cena al señor Chávez en nuestra casa de la calle 6 cuando vivíamos allí”.

Es sólo uno de los muchos momentos de su vida que Vásquez atesora. 

Aurora (Hernandez) Vásquez (a la derecha) fotografiada con algunos de los fundadores y miembros de toda la vida de LULAC Council 10 recibiendo la Medalla Presidencial de LULAC en 2012.
Foto de los Archivos de Hola America 2012

“Aurora Vásquez es miembro vitalicio de LULAC Council 10 Davenport. Como miembro vitalicio comprometido, ha dedicado su tiempo y energía a varias causas latinas dentro de nuestra comunidad”, dice Michael Reyes, administrador de LULAC Council 10. “Ella asistía religiosamente a las reuniones mensuales. Su visión sobre los temas que abordaba el concilio era inestimable, como la educación, la salud, el compromiso cívico, etc. Apreciamos sus contribuciones y las de su difunto esposo John a LULAC a lo largo de los años”.

Vásquez también trabajó para el Center for Active Seniors (CASI), llevando comidas a los ancianos y llevándolos a sus citas de doctor. El 4 de noviembre, hay una gran reunión familiar programada para darle las gracias en la celebración de su cumpleaños.

“Estoy orgullosa de todos los logros que nuestra familia, y los hispanos, han conseguido a lo largo de los años”, dice. “He animado a mis hijos, nietos y bisnietos a ampliar sus estudios y adquirir habilidades para toda la vida. Quería que se convirtieran en buenos administradores de su comunidad”.

Facebook Comments

Advertisements