65 años de LULAC en Iowa

0
536
LULAC Davenport at one of the meetings prior to officially organizing the LULAC Council 10 in Davenport, IA in 1959.
Advertisements

La Liga Nacional de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC) fue fundada en Corpus Christie, Texas, en febrero de 1929 para abogar por los derechos civiles de los latinos en los Estados Unidos. Durante sus primeros años, LULAC construyó una base sólida de concilios en Texas a través de los cuales luchó contra la discriminación en la educación, la vivienda y el empleo al negociar con líderes y políticos locales y al presentar casos legales. En el famoso caso Méndez vs. Westminster en 1946, LULAC desafió con éxito la segregación de los estudiantes mexicoamericanos en el sistema educativo de California.

En la década de 1950, bajo el liderazgo del presidente nacional Félix Tijerina, LULAC se expandió al Medio Oeste. Se sabe relativamente poco acerca de estos concilios de LULAC del medio oeste, muchos de los cuales fueron de corta duración. En Iowa, un puñado no solo sobrevivió, sino que se desarrolló como fuertes organizaciones de defensa que asumieron un papel de liderazgo en el movimiento de derechos civiles a nivel estatal y local en las décadas de 1960 y 1970.

En estos días, la membresía de LULAC Iowa está compuesta por 607 miembros, 19 concilios en total, 3 de ellos son Concilios Colegiales y 3 de ellos Concilios Juveniles.

Advertisements

Esta es la historia de los primeros concilios de LULAC en Iowa

 

Por Janet Weaver

Advertisements
Advertisements

El primer concilio de LULAC en el Medio Oeste se fundó en Chicago en 1956, al que siguieron concilios en Indiana y Wisconsin. Al año siguiente, el presidente nacional de LULAC, Félix Tijerina, se puso en contacto con Jesse Mosqueda, un contador de Des Moines que había crecido en Fort Madison, para ampliar la presencia de LULAC en el Medio Oeste a Iowa. Jesse se puso en contacto con Chai Vasquez en Fort Madison y, en febrero de 1957, los mexicano-americanos de Fort Madison organizaron el primer concilio de LULAC en Iowa, constituido como Concilio 304 de LULAC.

Advertisements
LULAC 304’s first elected officers.
Back row from left: Sebastian Alvarez, Felix Sanchez, Father Adrian Kempker, Jesse Guzman, Benito Ramirez, & Johnny Mendez.
Front row from left: Ernestine (Tinnie) Mendez, Lupe Reyes, Susana Pavon, Eleanor Guzman, & Francis Ramirez.

En los meses siguientes, Mosqueda ayudó a organizar dos concilios en Des Moines.  El 16 de junio de 1957, el Concilio LULAC 306 y el Concilio de Damas 308 fueron inaugurados oficialmente durante un banquete y baile de instalación celebrado en el Hotel Fort Des Moines, al que asistieron Félix Tejerina, el secretario nacional de LULAC, Alfred Hernández, y el coordinador nacional de LULAC, Tony Campos, para presentar los estatutos e instalar a los funcionarios. Carlos Barahona fue el primer presidente del Concilio 306; Ila Plasencia fue la primera presidenta del Concilio de Damas 308 y Mary Campos fue la tesorera. Los funcionarios nacionales de LULAC inauguraron a Jesse Mosqueda como gobernador regional de Iowa y a William Rocha como gobernador de distrito.

Durante los dos años siguientes, LULAC amplió su presencia en Iowa cuando los mexicano-americanos de Mason City y Davenport formaron concilios. El Concilio 319 de LULAC en Mason City recibió su carta constitutiva en 1958, seguido por el Concilio 10 de LULAC en Davenport el 16 de febrero de 1959, que eligió a Henry Vargas como su primer presidente. La formación de un concilio juvenil en Des Moines, el Concilio LULAC Junior 18, elevó a seis el número total de concilios LULAC en Iowa.

Iowa LULAC councils, labor unions, and migrant agencies marched in Des Moines to press for passage of migrant worker bills pending in the Iowa legislature, 19169. 1,500 activists marched in Des Moines in February, 1969. This type of collective action pressured legislators to pass the migrant housing and migrant child labor bills and was an effective strategy for raising awareness in Iowa of the needs of Mexican American workers within its own borders.

A través de estos seis concilios, los mexicano-americanos de Iowa sentaron las bases para el activismo por los derechos civiles que sería el sello de LULAC en Iowa en la década de 1960. Subrayaron la importancia de la participación en la política como medio para lograr la paridad social y económica y participaron activamente en el Partido Demócrata, formando y liderando los clubes “Viva Kennedy” en la campaña presidencial de 1960. La pertenencia a una organización nacional dio a los concilios de LULAC de Iowa la credibilidad necesaria para participar en el gobierno local y obtener una voz para presionar por el cambio en cuestiones de vivienda justa y derechos laborales. Los líderes de LULAC de Iowa formaron parte regularmente de las primeras comisiones de relaciones humanas de sus ciudades a principios de la década de 1960 y de las juntas ejecutivas de organizaciones de derechos civiles como el Concilio Interracial Católico de Davenport.

Advertisements

10th Annual LULAC Convention, Hotel Blackhawk, Davenport, Iowa, June 3, 1967
Photo Courtesy Iowa Women’s Archives Migration is Beautiful

Las mujeres solían formar la columna vertebral de estos primeros concilios. A través del programa de becas para la educación de LULAC, organizaban bailes, picnics, cenas picantes y venta de boletos de rifa para apoyar las fiestas anuales y los concursos de reinas para recaudar dinero para las becas de educación. A menudo excluidas de las asociaciones de padres y madres y de otras organizaciones de voluntarios blancos de clase media, las mujeres mexicoamericanas de Iowa utilizaron las redes y los recursos de LULAC para defender sus derechos mientras se movían hábilmente entre la familia y la comunidad. Al hacerlo, alimentaron y transmitieron a sus hijos una conciencia activista firmemente arraigada en su herencia cultural e identidad.

 

Facebook Comments

Advertisements