55 años después el legado del club de boxeo Peña sigue vivo a través de la familia

0
1168
Up until his health allowed him, Alvino Peña would attend amateur boxing shows to support the young talent. Photo by Jose Murillo / Hola America Archives 2013
Advertisements

Por Stephen Elliott, Hola America

El ex campeón mundial de peso medio y supermedio Michael Nunn recuerda las formas directas y rígidas del difunto Alvino Peña tanto dentro del gimnasio de boxeo como fuera, en los barrios de Davenport, donde imponía respeto.

Este año se celebra el 55 aniversario del Peña’s Boxing Club. Alvino Peña fundó su club en 1968.

Advertisements

A lo largo de las décadas, cientos, si no miles de jóvenes boxeadores, tanto aficionados como profesionales, boxearon bajo la tutela de Peña, incluidos campeones como Nunn y el recién fallecido Antwun Echols.

Con el paso de los años, el trabajo de Peña fue ganando reputación y, con ello, más tracción en los barrios de Davenport y más allá. 

Alvino Peña en la esquina de un joven boxeador en sus tempranos años como entrenador.

A mediados de los 70, Nunn era un niño delgado de 12 años, curioso por ver lo que ocurría en el gimnasio de Alvino Peña. Observó a los boxeadores, el entrenamiento, y se puso un par de guantes de boxeo. 

Advertisements

Peña vio algo.

“¡Nunn, vas a ser campeón del mundo!”, le dijo el entrenador al muchacho. Nunn creyó en su entrenador y creyó en sí mismo, y pronto ganó combates contra chicos con mucha más experiencia. Su carrera empezó a florecer, con las semillas del éxito plantadas por el entrenador Peña.

Advertisements

“Y Alvino era duro. Era un tipo duro. Me preparó para lo que hice después en el boxeo”, dice hoy Nunn. “Confiaba en mi capacidad. Y ahora, les digo a los chicos jóvenes que se esfuercen. Hay que estar preparado. Si no trabajas, no recibes recompensa”.

Es una historia que repiten a menudo quienes vivieron un tiempo con Alvino Peña, que fue incluido en el Salón Nacional de la Fama de los Guantes de Oro y en el Salón de la Fama del Deporte de los Quad Cities. 

Advertisements

Alvino Peña murió en 2014, pero el buen trabajo que hizo en toda la zona y más allá sigue vivo a través de su familia, que sigue atrayendo a jóvenes a sus propios gimnasios para entrenar.

Familiares y amigos se unieron a Alvino Peña (camisa verde) en la Caminata para acabar con el Alzheimer el 28 de septiembre de 2013 en Moline, Illinois.
Foto de José Murillo / Hola America Archives

Su hijo, Pat Peña, tuvo más de 350 peleas amateur y dos combates profesionales. Comprendió mejor que la mayoría por lo que pasó su padre, ya que viajó durante los años 70 y principios de los 80, junto con su hermano Mike Peña, a torneos por todo el país.

Pat observa a los jóvenes, tanto aficionados como profesionales, en el Club de Boxeo Peñas Davenport, situado en el TMBC de The Lincoln Resource Center, la antigua escuela Lincoln, en East Seventh Street. Boxeadores, como el profesional Pachino Hill, practican boxeo durante esta tarde de verano. Otros chicos y chicas golpean sacos de boxeo, boxeo de sombra, rutinas que Pat ha seguido la mayor parte de su vida.

Con ojo perspicaz, Pat Peña puede detectar si un joven está golpeando con el pie equivocado o dejando el jab demasiado tiempo fuera, abalanzándose sobre un oponente.  

Lleva 12 años dirigiendo su club. 

Pat Peña, el hijo de Alvino, ha mantenido vivo su legado durante los últimos 12 años como entrenador en Peñas Davenport Boxing Club.
Foto de Tar Macías / Hola America Archives 2015

“Él (Alvino) siempre decía: ‘Lo hago por los niños’. Eso se me quedó grabado en la cabeza”, dice Pat.

Pat confirma que su padre era estricto, pero era una labor de amor.

“Si te fastidiaba, es que le agradabas”, dice Pat con una sonrisa. “Sólo tenías que acostumbrarte. Nadie le contestaba”.

Pat se enorgullece mientras hojea un viejo álbum lleno de recortes de periódicos a lo largo de las décadas de los púgiles del Peña Boxing Club. 

“Todos eran como una familia”, dice Pat.

Nile Peña, sobrino de Pat y nieto de Alvino, ha estado dirigiendo su propio club, Nile Peña Boxing, en Moline, Ill. Al igual que Pat, ha trabajado con jóvenes desde novatos hasta profesionales, viajando a torneos y ofreciendo sus habilidades a chicos que aspiran a superarse.

“Esto forma parte de nuestra tradición familiar”, dice Nile Peña sobre el boxeo. “Todo el mundo sentía respeto por él (Alvino). Cuando la gente dice que Alvino era la cabeza de familia, no es mentira. Él tenía la última palabra. Era estricto. No se andaba con tonterías. Ahora sé por qué era así.

Pat, Nile y Matt con el boxeador profesional Gilbert Venegas, Jr.
Foto Jose Murillo / Hola America Archivos

 

“Voy a seguir entrenando e intentando formar a estos chicos. Seguiré haciendo lo que hizo mi abuelo. Quería un lugar al que los niños pudieran ir, para sacarlos de la calle, un lugar en el que se sintieran seguros”.

El nieto de Alvino, Pepe Peña, dirige Peña’s Boxing – Des Moines, Iowa. Sus boxeadores aficionados viajan por todo el Medio Oeste.

“Definitivamente soy un entrenador disciplinado”, dice Pepe. “Mi abuelo lo era. Es una de las cosas que hablo con los padres. Si no quieren que discipline a sus hijos, tienen que irse a otro lugar”.

Pepe dice que la disciplina es parte del éxito de su club y de la familia de boxeo Peña. Actualmente tiene entre 30 y 35 boxeadores en su gimnasio de Des Moines.

“Una vez que empiezo a ver esa disciplina, entonces, está bien, empiezan a darse cuenta”, dice Pepe. “Les digo que se den cuenta, y lo hacen”.

Pepe dice que es un trabajo a tiempo completo, voluntario, que le gusta y con el que espera marcar la diferencia.

En Utah, el hermano de Pepe, Matt, ahora no entrena a boxeadores. A lo largo de los años ha entrenado tanto a boxeadores como a peleadores de artes marciales mixtas. 

“Me inicié en el boxeo a través de mi abuelo Alvino”, dice Matt. “Hizo entrenar a todos los chicos Peña desde el momento en que podían sostener un par de guantes. Siempre recordaré lo serio que era con todo. Nunca lo entendí mucho cuando éramos jóvenes. Mi abuelo era ante todo un purista. No quería boxeadores locos en su gimnasio. Así que los echaba.

“Entonces, yo salía y les decía que regresaran. Mi abuelo siempre se aseguraba de que la gente quisiera estar en el gimnasio”.

Matt afirma que la influencia de su abuelo en los peleadores de MMA es incuestionable. La leyenda de las MMA Pat Miletich estuvo bajo la tutela de Alvino cuando era niño.

Matt empezó a entrenar a peleadores con Miletich Fighting Systems (MFS). 

“Pat Miletich había sido mi compañero de equipo en el club de boxeo cuando era niño”, dice Matt. “Así que decir que mi abuelo tuvo una influencia en las MMA a través de Pat y de mí mismo, creo que es una suposición bastante segura.

“Yo diría que tengo un estilo de entrenamiento diferente al de mi abuelo, pero su influencia está presente en mi forma de entrenar. Si quieres ver la influencia de Alvino Peña en un combate, ve al final del cuarto asalto de Robbie Lawler-Rory McDonald II. Ve al quinto asalto de Lawler-Johny Hendricks. Ahí se verá la influencia de Alvino Peña. 

 

“De todos mis púgiles, con quien más tiempo pasé fue con Robbie, por eso creo que es la mayor representación del boxeo Peña en el deporte de las MMA”.

El legado continúa en la familia Peña boxing. Pat empezó cuando tenía 5 años viendo trabajar a su padre. Dedica tiempo, como su padre, como sus sobrinos, y dice que la recompensa es ver a los niños triunfar en la vida, o al menos, darles una oportunidad.

Matt Peña está de acuerdo.

“El apellido Peña debería ser sinónimo de algunas otras cosas”, dice Matt. “El apellido Peña debería ser sinónimo de tener unos buenos vecinos que trabajan para empoderar a la gente de su comunidad. Mis abuelos han cedido habitaciones de su casa y comida de sus mesas para ayudar a otros a que se esfuercen por hacerlo mejor”. 

“Estas son las razones por las que la gente debería recordar el apellido Peña, y por las que estoy tan orgulloso de todos los miembros de mi familia que continúan con la labor de mi abuelo”.

Facebook Comments

Advertisements