El boxeador profesional Joe Pérez regresa a casa para la pelea estelar del 10 de febrero

0
468
Smokin' Joe Perez in 2022. Photo by Jose Murillo / Hola America
Advertisements

Joe Pérez, originario de East Moline, reflexiona sobre el ocaso de su carrera de boxeo profesional.

Pérez encabezará la cartelera del 10 de febrero contra Mike “Maverick” Conway de Pittsburgh

Por Stephen Elliott, Hola America

Advertisements

Probablemente no habrá ningún misterio cuando Joe Pérez suba al ring el próximo 10 de febrero en el RiverCenter en Davenport, Iowa, para el combate principal contra Mike “Maverick” Conway de Pittsburgh.

Pérez, de 34 años, que creció en East Moline, Illinois, y hasta hace poco vivía en San Diego, California, es todo consistencia tanto dentro como fuera del ring. 

Buen jab de izquierda, cruzado de derecha, gancho de izquierda, buen movimiento. Hay que añadir corazón y determinación. Pérez tiene un estilo que carece de dramatismo, basado en el arduo trabajo y en una sólida formación.

Advertisements

Pérez ha tenido una carrera en las filas profesionales mezclada con decepciones y éxitos. Pérez de joven se destaco en las eliminatorias olímpicas de Estados Unidos y comenzó su carrera profesional en 2012.

Tal vez una o dos victorias podrían haberlo movido hacia el estatus de contendiente. Hoy, es filosófico e introspectivo sobre su carrera.

Advertisements

“Sabes, siempre he tenido un plan”, dice Pérez. “El objetivo era ganar un título mundial. He tenido algunas derrotas. Sin mánager. Sin promotor. Es un camino difícil. No quiero acabar convirtiéndome en un journeyman que pelea solo para cobrar.

“Estoy considerando tal vez dos peleas más. Me gusta pelear en casa, aquí en los Quad Cities. Estoy motivado. Mi mujer y mis hijas son mis mayores apoyos. Quiero dar un buen espectáculo, especialmente cuando peleo en casa frente a los aficionados. Ellos me motivan. Pagan su dinero duramente ganado para ver buenas peleas”.

Advertisements

Muchos boxeadores profesionales como Pérez tienen un trabajo a tiempo completo, crían una familia y entrenan después del trabajo. 

“Mi esposa Hannah comparte los mismos sueños que yo”, dice Pérez. “Estoy fuera la mayor parte del día. Me voy a entrenar antes de que las niñas se despierten. Luego, me voy a trabajar. Después entreno. A veces estoy en casa cuando se preparan para ir a la cama.  Les ayuda a prepararse para la escuela, les da de comer, les ayuda con los deberes”.

El entrenador de Pérez en San Diego era Basheer Abdullah, cuatro veces entrenador de boxeo olímpico de Estados Unidos y entrenador principal en 2012. El veterano del Ejército de Estados Unidos, con 20 años de experiencia, fue también entrenador principal del Programa de Atletas de Clase Mundial del Ejército y entrenador principal de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos.

Pérez fue el primer peleador profesional de Abdullah.

“Llegamos aquí trabajando duro juntos sin ningún apoyo”, dice Abdullah. “Joe es un pionero para el resto de mis peleadores. Tomó el camino difícil, se arriesgó. Ojalá tuviera las conexiones que tengo hoy. Creo que su carrera habría sido totalmente diferente”.

“Joe Pérez establece muchos estándares para mis atletas en lo que respecta a la ética de trabajo y la disciplina”, dice Abdullah. “Ellos entienden su trayectoria”.

Abdullah dice que le gusta lo que está viendo en Pérez. Un poco mayor, un poco más sabio, Pérez ha sido probado en la batalla. No ha perdido su motivación, dice Abdullah.

“Joe parece estar revitalizado”, dice. 

Hace cuatro meses, Pérez y su familia se mudaron de regreso a Illinois, a Wonder Lake, Illinois, para ser precisos. Durante los días de semana, entrena solo en un gimnasio local y, los fines de semana, viaja a los Quad Cities para entrenar con el entrenador de su infancia, Steve VanDeWalle.

Steve VanDeWalle, que fue campeón de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos en 1998 y uno de los mejores boxeadores amateurs de la década de 1990, fue el primer entrenador de Pérez. VandeWalle, que sirvió en el ejército y se retiró del ring en 1999, fue entrenado por Abdullah en el Programa de Atletas de Clase Mundial del Ejército en Fort Carson, Colorado.

Cuando dejó el ejército, VanDeWalle empezó a trabajar con jóvenes en los Quad-Cities. Pérez fue su primer púgil a la edad de 9 años. VanDeWalle trabajará en su esquina para la pelea del 10 de febrero.

Joe Perez aún tenía cara de niño en sus años de pruebas olímpicas de EE. UU. en el 2010 con el entrenador Steve VanDeWalle y Abel Zertuche Jr.
Foto por Tar Macias / Hola America Archives

“Joe ha hecho cosas magníficas en el boxeo”, dice VanDeWalle. “Es un boxeador muy inteligente. Más que nada, estoy orgulloso de él como hombre, padre y esposo. Es un hombre de familia muy dedicado. Estoy feliz de haber sido parte en ese desarrollo personal”.

Pérez lanzó su primer jab antes de cumplir los 10 años. A los 34, sigue lanzando cuero y lo hace bien. Puede que una voz interior le diga que tiene que terminar en algún momento, pero no ahora. No el 10 de febrero.

“No me arrepiento de nada”, dice Pérez. “Gané lo que gané. Perdí lo que perdí. Sigo adelante. Ahora mismo, sigo siendo capaz de hacer lo que me gusta. Para mí, esa es la parte buena del boxeo”.

Facebook Comments

Advertisements