Patty Casas, Real Estate Consultant. Photos by Antonio Varela / Hola America Patty Casas, Consultora de bienes raíces.
Advertisements

Por Jason Alberty, Quad Cities Edition Real Producers

Patty Casas vio una necesidad en los Quad Cities. La escena inmobiliaria estaba en pleno apogeo, pero era difícil encontrar agentes de bienes raíces REALTORS® que dominaran el español.

“Estoy muy orgullosa de haber nacido en México”, dice Patty. “Mis padres nos trajeron a mí y a mis hermanos cuando tenía unos 5 años. Me hice ciudadana estadounidense a principios de los 80, asistí al Blackhawk College y trabajé como agente de viajes durante unos años.”

Después de trabajar para la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA), vio esa necesidad y decidió que era el camino correcto para ella. “Hablo español con fluidez y vi una necesidad de eso en la comunidad de QC y sus alrededores”.

Fue una buena transición, pero no sin las dificultades habituales. “Cuando empecé en el sector inmobiliario”, dice, “mi principal problema era que no sabía qué no sabía”. Pero su persistencia y el amor por ayudar a los clientes, sean o no de habla hispana, realmente ayudaron a suavizar esa curva de aprendizaje.

Patty Casas, Consultora de bienes raíces.
Fotos por Antonio Varela
Photos by Antonio Varela / Hola America

“Además, pensé que nunca podría tener una carrera en ventas porque era muy tímida y pensaba que nunca podría vender nada”, continúa Patty. “Luego comprendí que el sector inmobiliario no consiste en ‘vender’ algo; se trata más bien de construir una relación con ese cliente y proporcionarle la información para que pueda tomar una decisión informada.”

Los clientes que regresan y sus recomendaciones (o referencias) son un buen  indicador del éxito de un agente de bienes raíces. Y estos han ayudado mucho a Patty a evaluar su trabajo. Incluso a una clienta que le gustó tanto que quería que Patty la ayudara a vender su negocio en México. “Por supuesto”, dice Patty, “no podía hacer eso – por razones legales – pero le puse en contacto con un gran agente que manejó la transacción. Esa clienta sigue en contacto conmigo”.

Advertisements

Aprender los detalles del sector inmobiliario le ha dado algunos beneficios inesperados. “El sector inmobiliario me ha enseñado a invertir mejor mi dinero”, dice Patty. “Tener varias propiedades es lo mejor que he podido hacer por mi familia”.

Advertisements

El año pasado, ella y su hermana invirtieron en su primera propiedad en la Riviera Maya, cerca de Cancún, y el gusanillo de la inversión les ha picado de verdad. Ahora, Patty espera transmitir ese gusanillo a sus hijos, Gerry, paramédico del Departamento de Bomberos de Chicago, y Aleks, psicólogo.

“El éxito”, dice Patty, “es ver a mi marido y a mis hijos felices: asegurarme de que tengo un papel importante en ayudarles a vivir vidas plenas y felices”.

Y eso es lo que siente por sus clientes. “Me encanta ayudar a la gente a entrar en una casa cuando nunca pensaron que podrían convertirse en propietarios. Adoro formar parte de la realización del sueño de alguien”.

Advertisements

Antes de COVID, su trabajo con la Cámara de Comercio Hispana y la ELLA (Empowering Latina Leadership Alliance) le ayudaron realmente a centrarse en la creación de redes y la apertura de su base de clientes.

“Ser consultora de bienes raíces es realmente una cuestión de relaciones”, dice. “No importa el idioma que hable mi cliente. Hay que preocuparse por la gente, hacer que se sientan como en casa en la transacción. Por eso mi lema siempre ha sido: ‘Mi Casa es Su Casa'”.

Facebook Comments

Advertisements