Advertisements

Por Andrea May Sahouri, Des Moines Register

Estas jóvenes activistas tienen una visión de justicia y equidad racial. Así es como están trabajando para hacerla realidad.

Kai Brown respiró profundamente y se agarró el abdomen.

“Hay cosas de las que estoy segura: los chicos afroamericanos se ven azules a la luz de la luna. Labios cenicientos, cuello retorcido, jadeante”, leyó Brown en voz alta, recitando un poema que escribieron sobre la violencia de la brutalidad policial.

“Las manos azules los tocan como Dios. Pídanles que entren en los ataúdes, llamen a las balas un bautismo”.

Con cada palabra que leía Brown, su voz se hacía más potente mientras una multitud frente al Departamento de Policía de Des Moines se hacía más silenciosa. Era el 29 de mayo de 2020. George Floyd había sido asesinado por un policía de Minneapolis cuatro días antes. La nación estaba conmocionada.

Brown, de 18 años, estudiante de último curso en el instituto Roosevelt, forma parte de una nueva generación de activistas afroamericanos que trabajan por el cambio en sus escuelas y comunidades. Para Brown, eso significa manifestarse. Significa abrazar las intersecciones entre el arte y el activismo, y enseñar a los futuros líderes a hacer lo mismo.

Advertisements

También significa hacer que los que están en el poder rindan cuentas.

“Estamos haciendo que DMPS rinda cuentas, en todo lo que hacemos”, dijo Brown al Des Moines Register.

Brown y otros estudiantes eran líderes y activistas dentro de las Escuelas Públicas de Des Moines antes del asesinato de Floyd, pero cuando el Superintendente Tom Ahart prometió en junio de 2020 que su distrito se volvería “activamente antirracista”, los líderes estudiantiles dicen que sabían que tenían influencia para crear cambios de política.

Y lo hicieron.

Advertisements

Para el Mes de la Historia Afroamericana, el Des Moines Register escuchó a cuatro líderes estudiantiles y activistas afroamericanos sobre el trabajo que ya han hecho, sus visiones para el futuro y por qué siguen luchando.

Roaa Kordeir

La lucha contra la desigualdad desde Sudán hasta Des Moines

 

La primera protesta que organizó Roaa Kordeir fue durante el verano de 2019.

En diciembre de 2018, comenzó la revolución sudanesa. Miles de personas salieron a la calle en Sudán para protestar por el deterioro de la economía de ese país y el alto coste de la vida bajo el mandato del entonces presidente Omar al-Bashir.

“Siempre veía las noticias de Sudán, me informaba de mis padres y familiares. Ver el impacto en mis padres… todo en las redes sociales sudanesas… era horrendo”, dijo Kordeir, de 18 años, estudiante de último año de la escuela secundaria Roosevelt, que forma parte de la diáspora sudanesa.

“Este asunto es importante para nosotros, queríamos informar a la gente; como sudanés, tengo mi propio deber, especialmente viviendo en Estados Unidos. “, dijo Kordeir.

Ella continuó el impulso de la revolución desde Sudán hasta Des Moines con una protesta en el Capitolio del Estado de Iowa ese verano. Más de un centenar de personas acudieron a la cita, dijo.

Después de eso, Kordeir comenzó a abogar por sí misma. En las competencias de debate, hablaba de temas como el colorismo y las microagresiones.

“Eso realmente sentó las bases para reaprender mi historia, reaprender quién soy”, dijo Kordeir.

El trabajo le permitió convertirse en la activista que es hoy, dijo. Cuando Floyd fue asesinado, salió a la calle y organizó una protesta en el centro de Des Moines.

Se convirtió en miembro del Equipo de Equidad y Justicia Racial de DMPS y se ha reunido con los administradores del distrito sobre los planes de estudio equitativos.

“La forma en que nuestro sistema está construido, no nos está preparando para la vida”, dijo Kordeir.

“La razón por la que lucho, por la que hago el trabajo que hago, es porque he visto el impacto (de la desigualdad y el racismo) en mí misma y en la gente que me rodea. Las condiciones en las que vivimos no están bien”.

Y, según Kordeir, seguirá luchando por las generaciones futuras “para que no tengan que hacer un trabajo extra para volar”.

Lyric Sellers

En busca de cambios políticos

El año pasado, Lyric Sellers y Endí Montalvo-Martinez, estudiantes de la East High School, propusieron que el distrito retirara a los agentes de recursos escolares de las escuelas y emprendiera un examen en todo el distrito para determinar si los agentes contribuyen al conducto que va de la escuela a la cárcel y a la criminalización desproporcionada de los estudiantes afroamericanos y morenos. También propusieron cambios en el plan de estudios para incluir la historia de los afroamericanos y los estudios étnicos y la eliminación de la mascota escarlata de East.

Desde entonces, se eliminaron los SRO, poniendo fin a un acuerdo de 22 años y 1,5 millones de dólares entre las escuelas de Des Moines y el departamento de policía de la ciudad. Se implementaron planes de estudio diversos y multiétnicos. Se formó un Equipo de Equidad y Justicia Racial de DMPS dirigido por estudiantes. Y el verano pasado se celebró un retiro para enseñar a los estudiantes de las escuelas de Des Moines a organizar y construir movimientos sostenibles.

“Siempre estaremos comprometidos con nuestra comunidad”, dijo Sellers al Register. “Eso no se detendrá nunca”.

Sellers, de 17 años, dijo que su trabajo refleja lo que los estudiantes están pidiendo. Eso incluyó la eliminación de los SRO, que ella aprendió de la celebración de conversaciones de la comunidad, el envío de una encuesta en línea y la recopilación de datos del Departamento de Derechos Humanos de Iowa, dijo.

“Mi trabajo se centra en la liberación y la voz de los estudiantes”, dijo Sellers.

“Quiero que (las futuras generaciones) se sientan empoderadas y liberadas, que puedan decir lo que piensan”.

Como parte del trabajo de Sellers con el Equipo de Equidad y Justicia Racial de DMPS -que formó junto a la ex alumna de East High School Montalvo-Martínez- ha organizado protestas.

En abril de 2021, Sellers ayudó a organizar un paro estudiantil en East contra el Archivo 813 de la Cámara, que amplía la capacidad de Iowa para crear escuelas charter, y el Archivo 802 de la Cámara, que limita lo que se puede enseñar durante los planes de estudio en el aula y los entrenamientos de diversidad. Ambos proyectos se convirtieron en ley el año pasado.

En enero, Sellers fue galardonada con el premio Robert Mannheim Youth Advocacy Award de la ACLU de Iowa por su activismo y liderazgo estudiantil, junto con Montalvo-Martínez.

“Siempre he sentido pasión por la justicia social, y una vez que me permití dar un paso hacia mi don… ha sido la experiencia más reveladora y poderosa”, dijo.

“Quiero mostrar a las generaciones futuras que podemos participar en la mejora de las cosas”, dijo Sellers. “Quiero que se sientan capacitados y liberados, que puedan decir lo que piensan”.

Y eso significa invertir en la comunidad y desafiar los sistemas existentes, dijo.

“Estoy hecha para ello, me debo a mi gente”, dijo.

Kai Brown

Llevar la poesía y la educación a otros estudiantes

Brown lleva mucho tiempo en la lucha, dijo al Register.

“Desde que soy joven, he sentido un fuego. Soy protectora de lo que soy. Protejo mi identidad”, dijo Brown.

“Al estar rodeada de gente blanca todo el tiempo, al estar rodeada de gente que no se parece a mí, aprendí rápidamente que todos sabían que yo era diferente antes de que yo supiera que era diferente”.

Al igual que Sellers, Brown organizó una huelga contra la violencia armada cuando estaban en la escuela secundaria. Y una vez que Brown comenzó la escuela secundaria en Roosevelt, se hizo más presente.

“DMPS tiene esta actitud, como, ‘Por supuesto, no somos racistas’. Pero hay muchas políticas que perjudican a la gente afroamericana y morena”, dijo Brown, quien también es miembro del Equipo de Equidad y Justicia Racial de DMPS. “Y hay estudiantes que no luchan contra ellas, que no tienen la capacidad de hacerlo. Pero yo sí, así que lucho”.

Brown es activista estudiantil, poeta de Say y mentor. Con Say, una organización de arte, activismo y liderazgo urbano dentro de DMPS, Brown enseña a los estudiantes de primaria el poder del arte y el activismo.

“La poesía les ayuda a procesar lo que ocurre en sus palabras, en el mundo en general y en el mundo de sus sueños”, dice Brown. Y “les muestra lo que significa vivir libremente”.

Y Brown también es miembro de la Comunidad de Equidad Racial de DMPS, una organización dirigida por estudiantes que fomenta el liderazgo y el avance educativo de los estudiantes de color.

Brown espera que Des Moines se convierta en una comunidad con conciencia racial arraigada en la justicia y la equidad, y que las aulas puedan convertirse en un lugar más seguro para los estudiantes afroamericanos y marrones.

“En nuestra comunidad hay algo que proteger; tenemos que recordarlo”, dijo Brown.

Na’Ila Clarkson

Alimentar a los hambrientos y abrigar a los que no tienen hogar

Todos los sábados por la mañana, Na’Ila Clarkson se une a otros voluntarios de los grupos de ayuda mutua de Des Moines en el parque Edna Griffin para continuar con una tradición que comenzó con los Panteras Negras de Des Moines a finales de la década de 1960: proporcionar desayuno y comida gratis.

Y todos los domingos por la mañana, Clarkson, de 17 años y estudiante de último curso en el instituto Roosevelt, se une a los grupos de ayuda mutua para repartir tanques de propano por todo Des Moines a los campamentos de personas sin hogar. Los miércoles por la tarde también reparte tanques de propano con Edna Griffin Mutual Aid.

Dice que empezó a ser voluntaria para conocer de primera mano el estado de las personas sin hogar en Des Moines.

“Si no te involucras en ello, entonces realmente no lo entiendes. Quería entender cómo trata Des Moines a su gente”, dijo Clarkson.

“La gente se olvida de que son personas”, continuó. “Por ejemplo, hay un hombre llamado Tyler. Nos sentamos y hablamos durante horas. Es el tipo más dulce. ”

El trabajo de Clarkson también incluye la recaudación de dinero para la ayuda al alquiler y los fondos de fianza. Ha trabajado para apoyar a las comunidades indígenas a través de la Great Plains Action Society y enseña a leer después de la escuela a jóvenes estudiantes de color a través de Sisters 4 Success.

Advertisements

Cuando Clarkson era más joven, dijo que su activismo se desarrollaba más bien entre bastidores.

Cuando creció, se involucró más en la lucha contra los estigmas en torno a la salud mental y la falta de vivienda y en la defensa de la justicia racial. Dijo que, al igual que muchos otros estudiantes activistas, salió a la calle tras el asesinato de George Floyd.

Clarkson dijo que le motiva “la creencia de que la gente como yo, y la gente que venga después de mí, no tendrá que sentarse sobre cargas que no ha pedido. No tienen que cambiar lo que son por el bien de otras personas”.

Sobre la reportera

Andrea Sahouri cubre la justicia social para el Des Moines Register. Se puede contactar con ella en [email protected], en Twitter @andreamsahouri, o en el teléfono 515-284-8247.

 

 

 

 

Facebook Comments

Advertisements