Estudiante de ingeniería mecánica recibe el Premio de Alliant Energy/Erroll B. Davis Jr.

0
430
Advertisements

Raúl Hernández, estudiante de último año de ingeniería mecánica, no siempre supo que esperar para su futuro. Él nació y vivió los primeros años de su vida en México. Hernández llegó a los Estados Unidos en el año 2001 y junto con su familia se instaló en Rock Island, IL. Hernández es el mayor de tres hermanos que siguió estudiando en la Universidad – su hermano un estudiante de la preparatoria y su hermana asiste al colegio comunitario.
RaulCuando llegó el momento para decidir que iba a hacer él al terminar la preparatoria, Hernández pidió consejo a sus papas, quienes no terminaron más que la escuela primaria. Ellos le aconsejaron que hiciera lo que él considera mejor para su futuro porque ellos no tuvieron la misma oportunidad. Ellos también mencionaron que lo iban a apoyar en lo que sea que él decidiera hacer y entonces Hernández fue a buscar otro consejo sabiendo que había más gente que le podía ayudar. Hernández habló con sus primos quienes estaban asistiendo al colegio comunitario y sus experiencias lo empujaron a escoger a ir ahí.
A los principios del 2010 Hernández fue al Colegio Black Hawk con las intenciones de recibir su título en ciencias prácticas. Aquel entonces él no pensaba en transferirse a la universidad pero la clase de ingeniería mecánica lo hizo pensar que tal vez esto sería una buena idea.
Hernández habló con Kim Armstrong, decano asistente de servicios para estudiantes en el Black Hawk, pidiéndole dirección y consejo. Pronto él estaba aplicando a las Universidades de Iowa State e Illinois.
Él explica que ambas universidades tienen programas de ingeniería de calidad, pero tan pronto que él fue a visitar a la universidad de Iowa State él supo que esta era la escuela indicada para él.
“El campus era hermoso, la visita era informativa y el proceso de transición era fácil,” Hernández recuerda.
Él admite que las primeras semanas en la Universidad de Iowa State no fueron fáciles. Él estaba luchando con la difícil transición mental de estar lejos de la familia que tanto lo apoya. Él participó en la Sociedad de Ingenieros Profesionales Hispanos, Programa de Embajadores de Admisiones Transferidas y programa de Servicios de Apoyo para Estudiantes y él también fue mentor para Mujeres en Ciencias e Ingeniería (WiSE por siglas en inglés). Él dice que su fraternidad, Sigma Lambda Beta, lo impactó más.
“Todos nosotros estábamos enfrentando los mismos retos, tenemos raíces similares, todos estamos buscando el mejorar nuestras vidas y comunidades y todos nosotros queremos graduarnos,” Hernández dijo.
Recientemente, Hernández recibió el Premio de Logro Alliant Energy/Erroll B. Davis Jr. El premio fue creado en honor de Erroll B.Davis Jr. y sus 30 años de servicio en la industria y se presenta a los estudiantes del último año de negocios e ingeniería que demuestran liderazgo en el campus y en las organizaciones comunitarias y quienes tienen potencial futuro para carreras exitosas.
Cuando Hernández supo que él fue el ganador del premio, él no supo como reaccionar.
“Bueno, dije a mis papas que me dieron una beca y ellos estaban felices por mí, pero ellos no sabían que tan grande era el premio, yo tampoco lo sabía,” Hernández dijo.
No fue hasta que él estaba trabajando en su trabajo como mentor con WiSE que él entendió de que tan grande era la beca.
“Cuando concebí que el premio era tan prestigioso entonces me puse muy contento porque supe que mi último año en la Universidad de Iowa estaría pagado y sentí un alivio,” Hernández dijo.
Junto con el premio Hernández también recibió el Premio de Mentor Ejemplar.
Hernández va a servir como co-op para el próximo semestre y también planea ver donde lo llevaran sus estudios después de graduarse.
Articulo cortesía del Colegio de Ingeniería de la Universidad de Iowa State

Facebook Comments

Advertisements