Advertisements

Por Pat Rynard, cortesía de Iowa Starting Line 

 

El alcalde de Des Moines, Frank Cownie, respondió esta tarde a la frustrante noticia de que la policía arrestó y roció con gas pimienta a una reportera del Des Moines Register que cubría una protesta ayer, y disparó una bala de goma a un fotógrafo.

Advertisements

“Creo que cuando estamos en medio de una protesta, a veces, ya sabes, las fuerzas del orden se enfrentan ante una situación y desean mantener a todo el mundo a salvo”, dijo Cownie en una conferencia de prensa con la gobernadora Kim Reynolds y otros líderes estatales y locales a las afueras del Capitolio. “Mientras tratamos de alejar a la gente, a menudo es difícil distinguir a la prensa de los demás cuando hay disturbios, se rompen cristales y se pone en peligro la salud y la seguridad de la gente”.

Andrea Sahouri, del Register, fue arrestada por la policía durante la protesta y los disturbios cerca del centro comercial Merle Hay el domingo por la tarde. Acusada de no haberse alejado y de interferir con los actos oficiales, fue liberada de la cárcel del Condado de Polk esa madrugada, después de que se le dijera a los detenidos que pasarían la noche en la cárcel.

“Creo que la desafortunada situación… teníamos una reportera en medio de ella”, continuó Cownie. “No podemos verificar las credenciales de todos para ver quiénes son o qué hacen. El asunto es, ¿están obedeciendo las órdenes de nuestros agentes de seguridad pública, y cómo podemos evitar que todo el mundo esté en peligro y realizar lo correcto?”

Esa descripción no coincidía con lo que la periodista y otros dijeron que había pasado. Sahouri se identificó en repetidas ocasiones como periodista ante la policía. Dijo que un oficial le roció gas pimienta en la cara después de hacerlo.

Advertisements

Cownie básicamente culpó a la periodista.

” Por mi parte, nos disculpamos porque esta persona quedó dentro del grupo que fue arrestado, pero esperamos que todos comprendan el temor de nuestras fuerzas del orden, no queremos que nadie salga herido”, dijo Cownie. “Queremos que la gente se aparte del camino cuando estén pasando cosas malas”.

El incidente de Des Moines se produjo después de días de protestas y violencia en casi todas las grandes ciudades de los Estados Unidos, provocadas por el asesinato de George Floyd por la policía en Minneapolis. En varias de esas ciudades, la policía ha atacado a los reporteros con violencia.

La gobernadora Kim Reynolds trató de desviar la atención hacia los provocadores de las protestas pacíficas que han incitado al conflicto.

“Esa no es la intención”, dijo sobre el arresto. “Hay distractores que están aquí para provocar realmente el caos y aprovecharse de una terrible situación… La mayoría son manifestantes pacíficos que tienen un fuerte mensaje, y estamos tratando de hacer todo lo posible para darles la oportunidad de ser escuchados”. Pero cuando se tienen distractores e individuos – un pequeño número – que vienen, pueden realmente causar algún desorden.”

Después de terminar su respuesta, Cownie se dirigió a el jefe de policía de Des Moines, Dana Wingert, que estaba de pie junto a otros oradores en el Capitolio.

“No sé si el jefe tiene algo más”, dijo Cownie.

Wingert negó con la cabeza, y Cownie dejó el podio.

 

Facebook Comments