El Voto Latino en Iowa

Por Maria Curi  

Cortesía de The Daily Iowan

 

En West Liberty, a sólo 15 minutos al este de Iowa City, la gente caminando por la calle se reconoce y se saludan unos a otros.

Esta pequeña ciudad rural de alrededor de 4,000 personas, en un día regular, esta tranquila. Pero en el día de la segunda Fiesta Latina de West Liberty, los gritos profundos del guitarrista del Mariachi Guadalajara resonaron por todo el centro de la ciudad.

En este día de otoño, la gente que conducían sus coches y camionetas no pudo pasar ya que un tramo de East Third Street del centro de la ciudad estaba bloqueado. La calle de ladrillo estaba ocupada por mujeres que bailaban con sus largas faldas amarillas, azules y rojas de lado a lado con el sonar de la trompeta y la suavidad del violín – sonidos icónicos en la música folclórica mexicana. Los puestos de comida se alinearon en la calle ofreciendo de todo desde filetes de pavo, salchichas en cerveza, y corn dogs, hasta tacos, tostadas y piñas locas.

La Fiesta Latina, patrocinada por la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos de Iowa (LULAC), una organización con la misión de movilizar a los votantes latinos, pone el enfoque en la armonía diaria entre las diferentes culturas en West Liberty. Este es un lugar convertido por los latinos en la primera ciudad donde las minorías son la mayoría de habitantes en este estado de Iowa que es 91 por ciento blanco.

Las filas de edificios de dos pisos albergan a pequeñas empresas propiedad de hispanos y no hispanos en igual número; La ferretería de Fred’s Feed and Supply aquí, Tienda La Paz allí.

Esta colección heterogénea de negocios de propiedad local sirve como un símbolo sólido de una tendencia estatal y nacional en la que la población latina y sus votantes elegibles están creciendo entre una mayoría blanca cada vez menor – y con ese crecimiento viene cada vez mayor influencia política.

 

 

El proyecto de datos de Pew Research Center dice que en el año 2065, el actual 62 por ciento mayoría étnica de los estadounidenses blancos se reducirá a un 46 por ciento, mientras que los latinos llegarán en segundo lugar con un 24 por ciento. También proyecta un récord de 27.3 millones de latinos a través de los Estados Unidos será elegible para emitir votos este 8 de noviembre. Según el Centro Estatal de Datos de Iowa, el actual 5.7 por ciento de población latina en Iowa aumentará a 12.9 por ciento en el 2050. Esa población está creciendo en Iowa, la investigación conducida por el Daily Iowan concluyó que los votantes elegibles en la población de Latina en Iowa están votando en números perceptiblemente más bajos que sus homólogos anglo-americanos.

graph

 

María Bribriesco es la tataranieta de un hombre mexicano que vivía en el valle del Bajo Río Grande en 1790 cuando el río cambió y su ciudad más tarde se convirtió en parte del territorio de los Estados Unidos.

En la Fiesta Latina, la residente de Bettendorf estaba junto a una camioneta blanca de LULAC con las palabras “¡Su voz es su voto!” pintadas en el lado en grandes letras azules. Ese día, igualando el entusiasmo del trabajo de pintura, Bribriesco trabajó para movilizar a los votantes Latinos como lo ha estado haciendo en todo el estado.

“Estoy tratando de motivar a los latinos a votar porque quiero que este país sepa que estamos creciendo en número, y vamos a ser una fuerza a tener en cuenta”, dijo Bribriesco.

Aunque LULAC es una organización no partidista, y Bribriesco moviliza al electorado de Latinos, independientemente de la afiliación partidista, en su opinión, una presidencia de Donald Trump conduciría a la nación hacia un camino de discriminación y segregación.

“Esta elección determinará qué tipo de personas somos”, dijo Bribriesco. “Aquí es donde hacemos el stand. ¿Vamos a tener en cuenta que somos estadounidenses y somos de todo tipo de nacionalidades y antecedentes, o vamos a empezar a tratar a las personas de manera diferente porque son latinos o tienen un apellido en español? “

Los votantes Latinos han favorecido al partido Demócrata sobre el partido Republicano en cada elección presidencial desde por lo menos los años 80, según el centro de investigación de Pew.

 

Maria Bribriesco de LULAC Iowa en un Cafecito Informativo de como votar en Iowa City
Maria Bribriesco de LULAC Iowa en un Cafecito Informativo de como votar en Iowa City ►Foto por José Murillo

 

Bribriesco, una demócrata, se sentó con su amigo republicano John Ortega para discutir el clima de las elecciones de 2016 y la importancia del voto latino.

A principios de los años 1900, el padre de Ortega escapó de las volátiles secuelas de la Revolución Mexicana y cruzó la frontera a Estados Unidos, donde conoció a la mujer que se convirtió en madre de Ortega y plantó raíces.

John Ortega de Bettendorf, IA en un Latino Republicano que piensa votar por Donald Trump
John Ortega de Bettendorf, IA en un Latino Republicano que piensa votar por Donald Trump ► Foto por Tar Macias

También de Bettendorf, Ortega trabaja para el Partido Republicano de Iowa y moviliza a los votantes para una presidencia de Trump. Para algunos Latinos como Ortega, el conservatismo religioso se satisface mejor con la agenda republicana.

“No creo que el matrimonio sea entre dos hombres o dos mujeres. Es entre un hombre y una mujer, como Dios lo creó “, dijo Ortega. “Eso es parte del problema; Ellos [los demócratas] están sacando la religión del gobierno”.

En el sonido de las voces de Ortega y de Bribriesco, se ocultaban risas amistosas mientras cada uno defendía sus puntos de vista.

“¿Por qué Donald Trump? Porque el no es un político “, dijo Ortega. “Los políticos que hemos tenido en el pasado en ambos lados, demócratas y republicanos, han sido políticos… ellos han hecho por su propio bien, no por el bien de nosotros, y creo que Donald Trump hará para todos los ciudadanos de los Estados Unidos, incluyendo a los mexicanos”.

 

Lo que es más importante de como los votantes Latinos emitirán sus votos en estas elecciones son las relaciones, subrayó Sal Alaniz, las relaciones son esenciales para fomentar la inclusión vista en West Liberty. Alaniz es nieto de inmigrantes que llegaron a Estados Unidos desde La Piedad, México, en la década de 1920.

El nació en un barrio de Chicago inmerso en una plétora de culturas de afroamericanos a griegos a italianos. Esto le enseñó a una edad temprana la importancia de fomentar comunidades armoniosas.

Ahora, Sal es un propietario de una pequeña empresa y residente de Mount Pleasant, Iowa, a una hora al sur de Iowa City. También es el fundador del Centro de Iniciativas Culturales, una organización con la misión de promover las relaciones entre la mayoría y las minorías.

“Podemos tener nuestras diferencias en fe, género, color de nuestra piel, o tradición, pero creo que todos somos un solo pueblo”, dijo Alaniz. “Para que haya menos disparidad y comunidades más acogedoras, necesitamos tener una buena relación”.

Sal Alaniz junto con mas miembros de LULAC Iowa en el West Liberty Fiesta
Sal Alaniz junto con mas miembros de LULAC Iowa en el West Liberty Fiesta

 

De acuerdo con el Censo del 2010 5.3 por ciento de las personas en Iowa City son Latinos.

Noe Tellez, un gerente de restaurante en Iowa City, cruzó la frontera de México-Estados Unidos sin autorización cuando tenía tan solo 19 años de edad. Ahora tiene 37 años y es un residente permanente autorizado.

Según Pew Research Center, había 11.1 millones de inmigrantes no autorizados en los Estados Unidos en el 2014; 52 por ciento originarios de México.

En el discurso que lanzó su campaña, el candidato republicano a la presidencia Trump dijo: “Cuando México envía a su gente, no están enviando lo mejor… Están trayendo drogas. Traen delincuencia. Son violadores. Y algunos, supongo, son buenas personas.”

Sentado en el sofá de su casa móvil, de manera humilde y práctica, Téllez relató su viaje a través de la frontera mexicano-estadounidense. De vez en cuando miraba su televisor, donde las fotografías de su hija se desvanecían dentro y fuera de la pantalla. No había otros rastros de familia en su casa.

Con una voz baja y firme, dijo que migrar era simplemente una cuestión de trabajar duro para los sueños de uno. No había tonos de queja o dolor en su comentario.

Tellez creció en Venustiano Carranza, una ciudad rural en México con poca oportunidad. Su padre era campesino, trabajaba en el campo.

A los 17 años, Tellez salió de Carranza y se fue a la ciudad de México, donde encontró trabajo jalando en un diablito mil libras de bolsas de plástico de almacén a tiendas por toda la Ciudad de México, lo que se refiere en México como obra de “Diableros”. Después de dos años y medio pasó de ser un diablero a un vendedor, pero la mala calidad de vida en México persistió y Tellez tomo la decisión de venirse a los EE.UU.

Téllez atravesó por el Río Grande en un bote inflable atado con cuerda alrededor de la cintura de un hombre mexicano nadador. La hierba alta junto a la costa estadounidense del río ocultó a Téllez de la patrulla fronteriza durante ocho horas esa noche de julio. A las 3 de la mañana, una persona desconocida en una camioneta se detuvo.

Tellez y otros 10 hombres se metieron en el vehículo y fueron dejados en el tiradero – el basurero. Allí, la caminata de 28 horas a través del desierto de Texas comenzó.

“Tenía en mi mente que llegaría a los Estados Unidos”, dijo Tellez. “Tenía en mi mente que iba a trabajar duro y finalmente ver los resultados y eso me mantuvo lo suficientemente fuerte como para seguir caminando”.

Hambriento, sediento y sucio después de cinco días de no bañarse, Tellez llegó a la casa del coyote -que estaba a cargo de supervisar el paso de personas- en Houston. Diez días más tarde, él estaba en Iowa, y finalmente su nueva vida en América había comenzado.

Para Cara Calvin McFerren, la primera consejera latina de West Liberty, los inmigrantes y los latinoamericanos son una fuerza social y económica positiva en los Estados Unidos.

La edad mediana de la población latina de Iowa es de 22 años en comparación con el resto del estado con 38 años de edad mediana, según el Centro de Datos del Estado de Iowa. Los jóvenes inmigrantes latinos impulsaron a las economías que morían de ciudades como West Liberty hacia la prosperidad.

Como bisnieta de inmigrantes que dejaron Guanajuato, México en 1908, y después de la construcción de la línea de Rock Island Railroad, se dirigieron a West Liberty, McFerren no es la primera de su familia en hacer historia. Su abuelo se graduó con la clase de West Liberty High de 1933 y fue la primera persona latina en recibir un diploma de escuela secundaria en la ciudad.

McFerren, propietaria de una pequeña empresa, dijo que el carácter personal y acogedor  de West Liberty y su sistema escolar han permitido que se construyan vínculos y que se superen las diferencias, especialmente entre los niños.

“Los jóvenes de esta comunidad que han crecido juntos, sean nuevos inmigrantes o minorías de primera, segunda o tercera generación, tienen algo en común, y ese es el sistema escolar aquí”, dijo McFerren. “Eso realmente ayudó a cerrar la brecha”.

En las aulas de las escuelas de West Liberty, la fusión de la cultura local y la latinoamericana es sorprendente. En el otoño de 1998, West Liberty se convirtió en el primer sistema escolar del estado en implementar un programa de doble lenguaje. Desde el pre-K hasta el último año de la escuela secundaria, los estudiantes tienen la opción de aprender en inglés por la mañana, cambiar al español por la tarde y graduarse como adultos bilingües y biculturales.

En la Universidad de Iowa, las iniciativas de la Universidad de Iowa tomadas por el Centro para la Diversidad y el Enriquecimiento han creado oportunidades para el multiculturalismo, incluyendo programas tales como becas diseñadas para estudiantes latinos. En la UI, el 6.2 por ciento del cuerpo estudiantil es Latino.

Maideli García es hija de inmigrantes mexicanos y maestra de quinto grado en la Escuela Primaria West Liberty y vive en Iowa City.

Sus padres dejaron Guanajuato, México y cruzaron a los Estados Unidos en los años 80.

Al enseñar, García dijo que se guía por la misión de inspirar a sus estudiantes de la misma manera en que se inspiró hace años y dijo que el programa en dos lenguas es una herramienta valiosa para tener en esa búsqueda.

“Les ayuda a ser mejores estudiantes, y pensar mejor”, dijo García. “Abre puertas para ellos y los hace más competentes en la economía global. Les permite tener esas relaciones que tal vez no puedan tener si no hablan otro idioma”.

Otros líderes de la ciudad alrededor del estado y de la nación pueden mirar a West Liberty cuando modelen los cambios demográficos que vendrán seguramente en sus propias comunidades.

Después de las elecciones, los miembros latinoamericanos de los partidos demócrata y republicano se verán afectados por las políticas que el nuevo líder del mundo libre aplique -en particular en materia de inmigración.

“Iowa es un estado swing (puede ir demócrata o republicano) y primero en los caucuses. Los ojos del país están sobre nosotros, así que esta es una oportunidad para que los votantes hispanos hagan escuchar sus voces “, dijo Bribriesco. “Como escoja Iowa, así escogerá la nación.”

 

Artículo publicado originalmente en  The Daily Iowan

Maria Curi es la escritora y el analista de la gráfica informática fue Ryan Larson

Facebook Comments