Toda una vida de los hermanos Pérez en Sylvan

Por Jack Cullen

Cortesía de QC Times

 

Su sonrisa lo decía todo.

Con la ayuda de su familia, Jesse Pérez, de 93 años, viajó en silla de ruedas por primera vez el mes pasado a través del nuevo puente a Sylvan Island. El miembro fundador de Sylvan Island Dreamers estaba en casa.

Cuando eran niños, Jesse, sus hermanos menores y sus amigos pasaron los veranos acampando y haciendo senderismo en la isla; pescando y nadando en los alrededores. Ya de adulto, participó en dirigir los grandes esfuerzos que convirtieron la isla en un parque para la ciudad.

“Lo tuvimos aquí en nuestro propio patio”, dijo Pérez, quien ahora vive en un centro de atención de la memoria en Moline. “Es una joya”.

Jesse y su hermano, Seferino “Don” Pérez, de 86 años, visitaron la isla con motivo de la instalación de un banca especial, honrándolos a ellos y a su difunto hermano, Rufus “Buck” Perez.

“Eran los Dreamers originales”, dijo Gloria Pérez-Loy, sosteniendo una fotografía enmarcada de su padre, Buck, que murió hace un año a los 83 años. “Papá solía llevarnos aquí y nos hacía recoger palos”.

Pérez-Loy tuvo la idea de honrar a su padre y sus hermanos con la banca después de la inauguración del nuevo puente.

Contactó a su prima Francisca (Franki) Cunningham, la hija de Jesse, quien se acercó a la ciudad de Moline con la idea. Varios miembros de la familia, incluida la hermana de Pérez Loy, Sundra Driscoll, y la hija de Don, Benita DeLoach, contribuyeron con un total de $ 2,000 para pagar los accesorios, incluida una placa.

Pérez-Loy sintió la presencia de su padre a finales de febrero cuando cruzó el puente por primera vez.

“Su sueño era construir el nuevo puente, pero falleció antes de que sucediera”, dijo. “A él le encantaba este lugar”.

El padre de los hermanos Pérez, José, trabajó en la planta de Republic Steel en Sylvan Island hasta que cerró en 1956.

“Fue el último hombre en irse”, dijo Jesse, quien recuerda haberle dado el almuerzo a su padre. Su madre, Francisca, murió a los 30 años, por lo que  fue José quien realmente crió a sus tres hijos y tres hijas.

Jesse sirvió en la Marina de los EE. UU. y trabajó en el Arsenal de Rock Island. Don sirvió en el ejército de EE. UU. Y trabajó para Deere & Co. Buck, también sirvió en la Marina y trabajó en la planta de Oscar Mayer en Davenport. Jesse dirigió a los Dreamers, y Buck hizo gran parte del trabajo manual.

Don lo llamó nuestro “País de las Maravillas”. Él y Jesse se sentaron en su banca después de que los miembros de la familia ayudaron al personal de Moline Parks a colocarla en su lugar. Juntos, sostuvieron una foto de Buck de pie en la costa de Moline cerca de la entrada del viejo puente.

Antes de irse, la familia de Jesse lo ayudó a llegar al muelle del lado oeste del puente para tener una mejor vista del nuevo tramo.

“No es eso una buena razón”, dijo. “Este es un buen lugar para relajarse y refrescarse”.

Si hubieran podido, Jesse y Don habrían pasado la noche en la isla, solo por los viejos tiempos.

 

Foto:

Seferino “Don” Pérez y su hermano Jesse esperan juntos a la instalación de una banca en honor a ellos y su difunto hermano Rufus “Buck” Pérez en la Isleta Sylvan en Moline el mes pasado.

Foto por Andy Abeyta, QUAD-CITY TIMES

Facebook Comments