norma1

Norma Dorado-Robles corresponde el apoyo que ella recibió con los jóvenes de Marshalltown High School

 

Norma Dorado-Robles se apresura a agradecer al personal de la escuela preparatoria Marshalltown  y a sus compañeros de clase, por ayudarla en la escuela cuando, en ese momento, tenía  habilidades limitadas en el idioma inglés.

Su mejor manera de agradecerles ahora, es inspirando a los estudiantes actuales.

Dorado-Robles se graduó en 2009 de la preparatoria Marshalltown y se tituló del Colegio Comunitario de Marshalltown y de la Universidad Buena Vista.  Ahora trabaja como especialista en programas juveniles 4-H (Las cuatro H se refieren a Head, Heart, Hands, and Health = Cabeza -entendimiento-, Corazón, Manos y Salud) con la Extensión de la Universidad Estatal de Iowa para los condados de Marshall, Tama y Benton.

Al llegar a Marshalltown con su familia, procedente de Guadalajara, México en 2005, Dorado-Robles era una estudiante de nuevo ingreso de 15 años de edad, en la preparatoria Marshalltown, que se frustraba porque no podía expresarse de la manera que deseaba, debido a sus limitadas habilidades en inglés. Ella agradece al personal actual de la preparatoria Marshalltown, Deb Holsapple y Dan Terrones y al ex miembro del personal April Bryant, quienes en conjunto no le permitieron que utilizara esto como una excusa.

“Vieron mi potencial y siempre estaban empujándome para retarme a mí misma”, dijo Norma.

Holsapple, quien es la directora asociada de la preparatoria Marshalltown, dijo que fue la dedicación de Norma lo que la llevó al éxito.

“Norma era una jovencita divertida y alegre, que vino a MHS sin hablar inglés”, dijo Holsapple. “Ella sabía que iba a hacer de Marshalltown su hogar, lo que significaba que para que tuviera éxito, tenía que aprender inglés e ir a la universidad. Ella era una fuerte autodidacta que asumió la responsabilidad de sí misma y se preparó para el éxito en el futuro “.

Dorado-Robles ahora trabaja en las escuelas de varias maneras a través de su trabajo y esfuerzos voluntarios, incluyendo el Club  4-H en MHS, Club  STEM en la escuela secundaria de Woodbury  y Junior Achievement. Ella también trabajó con el grupo “Al Éxito” en MHS hace años.

El Club  4-H en MHS ofrece actividades a estudiantes similares a ella cuando estaba en la escuela.

“Creo que los niños menos representados en la escuela necesitan ser escuchados y necesitan estar expuestos a diferentes oportunidades”, dijo Dorado-Robles.

Sabiendo de primera mano el impacto de la tutoría, es importante para ella devolver ahora y  guiar a los jóvenes en nuestra comunidad.

“Si tienes un tutor y sabes que hay personas que se preocupan por tí, tendrás éxito”, dijo Dorado-Robles.

El Tutor principal de Norma hace años fue una ex miembro de la comunidad Joan Jaimes. Cuando Dorado-Robles le preguntó a Jaimes cómo podía pagarle por su ayuda, Jaimes le dio algunos consejos importantes.

“Dijo que podía devolverle el favor regresando a mi comunidad y haciendo lo mismo que ella hizo por mí”, dijo Dorado-Robles. “Y eso es lo que hice”.

 

Artículo cortesía del Distrito Escolar de la Comunidad de Marshalltown

Facebook Comments