Cambiado para siempre, recuerda Postville

El servicio religioso marca los 10 años desde la redada masiva de inmigración

Por Alison Gowans

Cortesía de The Gazette

 

POSTVILLE – El santuario de la Iglesia Católica St. Bridget en Postville se abarrotó el pasado viernes 11 de mayo cuando los miembros de la comunidad y los grupos de fe se reunieron para conmemorar el décimo aniversario del día en que 389 residentes fueron arrestados en una redada de inmigración.

Con la campana tañendo para indicar la hora de la mañana cuando comenzó la redada, las bancas atiborradas de la iglesia eran un eco de las escenas vistas allí mismo hace una década, cuando las familias que esperaban noticias de sus seres queridos inundaron la iglesia, donde los voluntarios trajeron comidas calientes, asesoría legal y solidaridad para niños y adultos por igual.

La incursión de parte de la oficina de aduanas e inmigración a la planta empacadora de carne kosher Agriprocessors el 12 de mayo de 2008, impactó en todo aspecto de la vida en Postville, un pueblo del noreste de Iowa de menos de 3,000 habitantes. Muchos de los que quedaron se mudaron a otras partes. Las empresas cerraron, las aulas se vaciaron y los apartamentos y las casas quedaron solas.

Pero el servicio religioso del viernes, en lugar de ser un evento triste, fue esperanzador, ya que los oradores y los feligreses dijeron que estaban viendo hacia el futuro, listos para aprender de las lecciones y las cicatrices del pasado como impulso para el futuro.

Pedro López tenía solo 13 años cuando su madre fue una de las 389 personas detenidas y finalmente deportada por el ICE el 12 de mayo de 2008 en Postville. Gracias a los esfuerzos de la abogada de inmigración Sonia Parras, pudo obtener la visa U de la familia de Pedro y su madre pudo regresar a los Estados Unidos.
Pedro se graduó el año pasado de Luther College y quiere convertirse en abogado.
Los padres de Pedro todavía trabajan en la ahora planta de Agri Star

La hermana Mary McCauley, que estuvo en St. Bridget ayudando con la respuesta al inicio de la redada, regresó a Postville para ayudar a organizar el servicio religioso.

“No quería que la historia de Postville y la terrible redada de inmigración fuera solo una nota a pie de página en la historia”, dijo. “Quería que fuera una llamada al cambio, especialmente un llamado a cambiar  nuestra ley de inmigración. Tiene que ser una convocatoria y una llamada”.

Ella y otros, incluido el arzobispo Michael O. Jackels de la Arquidiócesis de Dubuque, el rabino Morris Allen de la Congregación Beth Jacob y el imán Abdullah Ugas de la Sociedad Islámica de Postville, hicieron un llamamiento a los presentes para impulsar la reforma de la ley de inmigración.

Los oradores hicieron referencia a recientes redadas de inmigración, incluido el arresto de 97 trabajadores en una planta de procesamiento de carne el 5 de abril en Bean Station, Tenn., y el arresto el miércoles de 32 personas en la fábrica de concreto MPC Enterprises en Mount Pleasant.

La abogada de inmigración Sonia Parras fue parte de la respuesta en Postville y también ha estado trabajando en Mount Pleasant. Dijo que las experiencias en Postville ayudaron a dar forma a cómo los defensores respondieron en Mount Pleasant, donde grupos como el American Friends Service Committee, la University of Iowa Legal Clinic, Catholic Charities y Justice for Our Neighbors han trabajado juntos para brindar asistencia legal y asistencia social a los arrestados y sus familias.

“Pudimos reactivar nuestro equipo de respuesta rápida. De inmediato sabíamos qué hacer y en qué orden “, dijo. “Estamos bastante unidos, a diferencia de  aquel tiempo que estábamos bastante dispersos”.

Parras ayudó a muchos en Postville a conseguir las “visas U”, que proporcionan un estatus legal para las víctimas de delitos y sus familias. Algunos de los arrestados en la redada y deportados más tarde regresaron con visas U para testificar contra los gerentes de la planta.

El director ejecutivo de Agriprocessors, Sholom Rubashkin, fue condenado en 2009 por 86 cargos federales de fraude bancario, postal y de telecomunicaciones, lavado de dinero y falta de pago oportuno a los proveedores de ganado. El 20 de diciembre de 2017, el presidente Donald Trump le conmutó sus 27 años de prisión.

En los años posteriores al ataque, Agriprocessors cerró, luego vendió y volvió a abrir con un nuevo nombre, Agri Star. El número de trabajadores es más pequeño, pero la fábrica ha atraído a nuevos residentes, muchos de Somalia. Desde entonces, se han reabierto otras empresas y las aulas se han vuelto a llenar; la comunidad se ha reconstruido.

La residente de Postville y miembro de la iglesia Mary Koopma ayudó a organizar el servicio religioso de recuerdo.

Postville se ha recuperado en su mayoría, dijo ella, pero nunca volverá a ser la misma.

“Hemos cambiado. No podemos volver a ser lo que fuimos”, dijo. “Pero diría que la ciudad está mucho más viva de lo que estaba después de la redada. La gente está comprando casas de nuevo. Realmente veo tantas cosas buenas ahora”.

Durante el servicio religioso, el orador Pedro López recibió una gran ovación cuando se paró frente a la iglesia. Él recuerda vívidamente cómo su madre fue arrestada en el ataque y deportada. Más tarde pudo regresar con una visa de trabajo.

Compartió la historia de cómo sus padres dejaron sus hogares en México, buscando la manera de mantener a su familia, y criaron a tres hijos en los Estados Unidos antes de la redada de Postville.

Sí, se puede”, sí, podemos”. Con esas palabras y mucha fe, mis padres se fueron de casa. … Entonces ocurrió la redada y todo se detuvo “, dijo López a la congregación. “Es gracias a la gente de aquí que recuperé la capacidad de decir, ‘Sí, se puede'”.

Él espera ir a la escuela de leyes, después de haberse graduado el año pasado de Luther College en Decorah.

“No ha cambiado mucho (la ley de inmigración) en diez años”, dijo a la audiencia. “Pero yo creo que, ‘Sí, se puede'”.

Comentarios: (319) 398-8339; alison.gowans@thegazette.com

Facebook Comments